Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 16 - Zárate - 17.6° / 17.7°
    • Nublado
    • Presión 1011.35 hpa
    • Humedad 75%
  • Se celebra la Semana del Parto y Nacimiento Respetado: «El Poder de parir está con vos»

    19/5/2019
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    En la Semana Mundial del Parto y Nacimiento Respetado, la ciudad de Zárate también tendrá su encuentro gracias a muchos profesionales y personas que militan en la difusión del empoderamiento femenino. El lema de la semana es “El poder de parir está en vos”; como forma de comenzar a desnaturalizar todo tipo de violencias en contra de las mujeres y los niños y niñas que nacen.
    El ejercicio del derecho de toda mujer es poder reconocer, precisamente, el poder de dar a luz y el respeto que debe existir sobre sus cuerpos. Actualmente es moneda corriente que las mujeres embarazadas sean víctimas de violencia obstétrica, una violencia de género ejercida tanto por mujeres como por hombres; todos ellos profesionales de la salud. En un momento de tanta vulnerabilidad, como es el del parto, estas situaciones se vuelven imposibles de manejar; y más aún en una institución. Muchos profesionales de la salud, no todos, obligan a las mujeres moverse al momento de parir, a silenciarlas cuando gritan por las contracciones y reprenderlas.
    “Te vamos a dar un trapito, te lo vas a poner entre los dientes, y te vas a aguantar el dolor”, expresaba Lorena con su testimonio en el sitio Las Casildas (agrupación integrada por diversos profesionales que se encarga de visibilizar la violencia obstétrica y cuestiones de género), del mismo modo que lo hacía Laura, informando que “luego de parir estuve una hora sola en un pasillo”.
    Se trata de “microviolencias” habituales que muchas veces se dan en instituciones y que no solamente atañen a las mujeres sino también a sus acompañantes. “¿Con seguridad querés entrar a quirófano?” “¿No te vas a desmayar?”, preguntas que obviamente tiende a desmotivar la decisión.
    Asimismo, entre las actitudes que más atemorizan, es cuando se llevan al bebé o la beba sin aviso y sin dejar que el padre lo acompañe. Esto no siempre se realiza exclusivamente por la salud del bebe o la beba, sino que forma parte del protocolo médico de la generalidad de las instituciones. Si bien, no quiere decir que desde la institución se tenga la exclusiva voluntad de hacernos sufrir, también están obligados a respetar la voz de las mujeres; consultando si se pueden llevar al bebe o la beba y dar la posibilidad a quien acompaña a la parturienta de ir junto al bebe y el personal sanitario. “Otra situación que molesta mucho y que, nuevamente, nos hace sentir que `nosotras no sabemos´ es cuando nos manosean los pechos y nos indican cómo y de qué forma tenemos que amamantar. No es lo mismo cuando se trata de una enfermera o puericultora que se acerca dispuesta a ayudar y a orientar de manera respetuosa, escuchando las necesidades de la díada”, expresaron desde la agrupación Las Casildas.

    COMO SURGIÓ
    Esta iniciativa nació en 2004 gracias a la Asociación Francesa por el Parto Respetado (AFAR) y desde entonces se replica en distintos países con un objetivo principal de visibilizar el modo en que se atienden partos en todo el mundo y exigir el cumplimiento de derechos vinculados al nacimiento.
    En la Argentina, existe la Ley 25.929 sancionada y promulgada en 2004 y finalmente reglamentada en 2015 la cual defiende los derechos de las madres, los recién nacidos/as y sus familias al momento del trabajo de parto, parto y post parto, donde está detallado los distintos derechos que deben garantizarse a la mujer, el recién nacido/a y su familia.
    El término “parto respetado” o “parto humanizado” hace referencia el respeto a los derechos de las madres, los niños y niñas y sus familias en el momento del nacimiento. Promueve el respeto a las particularidades de cada familia – etnia, religión, nacionalidad – , acompañándola a través de la toma de decisiones seguras e informadas.
    El parto respetado implica generar un espacio familiar donde la mamá y el recién nacido/a sean los protagonistas y donde el nacimiento se desarrolle de la manera más natural posible.
    Cuando hablamos de parto respetado nos referimos que la mujer siga su propio pulso de parto evitando todo tipo de intervenciones innecesarias, así como a decidir la forma de controlar el dolor durante el parto.

    A %d blogueros les gusta esto: