Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 18 - Zárate - 9.8° / 12.5°
    • Nublado
    • Presión 1017.67 hpa
    • Humedad 79%
  • “Pondremos en valor una calle que está deprimiéndose”

    25/6/2019
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    En la mañana de ayer, el intendente Osvaldo Cáffaro encabezó el inicio de obra en Justa Lima y Rómulo Noya, en el marco de la continuidad del proyecto denominado Centro Comercial a Cielo Abierto, que complementará los trabajos realizados entre Ituzaingó y Belgrano.
    La obra se encuentra a cargo de la empresa Jusa S.A, de la ciudad de Campana, y cuenta con un presupuesto de 34 millones de pesos y un plazo de ejecución total por las dos cuadras, de 6 meses según consta en el pliego de licitación, pero desde el Ejecutivo afirman que están todas las condiciones dadas para que pueda finalizarse en menos cuatro. De hecho, el intendente Cáffaro adelantó a la prensa que prevén la finalización de los trabajos para el 27 de septiembre.
    La primer etapa del proyecto, constó de solo cien metros que fueron construidos en alrededor de 16 meses. Esto despertó el malestar de los comerciantes, quienes manifestaron oportunamente las dificultades que percibían en sus actividades, dada la demora en la obra. Al respecto, Cáffaro señaló que para esta nueva etapa pusieron la lupa en estas cuestiones, y que “se están tomando todos los recaudos para no perjudicar a los comerciantes y frentistas”, y agregó: “Vamos a poner en valor una calle que año a año está deprimiéndose”.
    Consultado sobre cuáles serán las medidas que adoptarán respecto al soterramiento del cableado, algo que prevé el pliego de licitación y que quedó pendiente en la etapa anterior, el Jefe Comunal respondió que “en realidad, eso lo debería hacer nuestra concesión del servicio eléctrico, es la Cooperativa Eléctrica quien debería hacerlo. Tiene que ser un aporte para la comunidad”.
    Por su parte, la secretaria de Obras Públicas, Rosalía Zárate, detalló: “Estas dos cuadras, a diferencia de la primer cuadra, lleva un desagüe pluvial por el medio de la calle que se va a unir al pluvial de Rómulo Noya”. A su vez, agregó que el resto de los trabajos continuarán la misma línea estética y de infraestructura.
    “Los tiempos se van a acortar, tenemos previsto un cronograma de obra que vamos a ir siguiendo semana a semana, y también tenemos gente de nuestro equipo que va a estar en contacto con los comerciantes viendo sus necesidades y poniéndolos al tanto de todas las obras que vayamos haciendo. Se estudiaron todos los inconvenientes, es otra la empresa con muchísima más experiencia en este tipo de obras”, definió la funcionaria.
    Lo que la funcionaria destaca como una gran experiencia por parte de la constructora Jusa S.A, tiene que ver con que la empresa viene de realizar una serie de trabajos integrales en Campana, sobre la avenida Rocca, con una inversión millonaria (cerca de $40 millones) y con fondos nacionales y municipales.
    Respecto al proyecto de Justa Lima, el titular de la firma, Fernando Sajnin, comentó: “Lo mas importante para destacar es que vamos a privilegiar la circulación peatonal, de manera que tengan acceso lo más directo posible, sin interferencias y seguro”. Para eso, ya se colocó un importante vallado a lo largo de Justa Lima desde Rómulo Noya hasta Ituzaingó.
    “Vamos a trabajar simultáneamente con todos los rubros, no solo con el desagüe sino con el soterramiento eléctrico en vereda, y con eso vamos asegurar el plazo previsto. En nuestra experiencia en Campana logramos hacer una obra de cinco cuadras, con más amplitud que esta, en 11 meses”, agregó.
    Finalmente, detalló que en la primer semana de los trabajos, se contará con un staff de 10 trabajadores, aproximadamente, pero que durante los momentos de mayor intensidad, ascenderá a 30 personas. “Trataremos que esa superposición de personas no afecte la dinámica normal de la ciudad ni los plazos de obra. Puede haber momentos donde haya mucho pico de recursos humanos y momentos en que no, porque cambia el tipo de actividad”.

    A %d blogueros les gusta esto: