Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 24 - Zárate - 7.5° / 9.3°
    • Nublado
    • Presión 1023.16 hpa
    • Humedad 91%
  • Todos los caminos de acceso al Parque Industrial están deteriorados y son un verdadero peligro

    26/6/2019
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Cuando el agua bajó los funcionarios municipales y los industriales zarateños se dieron cuenta que Zárate no era una isla, un largo cordón umbilical lo conecta con localidades del Conurbano y así formaba parte de todo el entramado del sector a nivel provincial y nacional.
    En la última bajamar que arrastró a Dow Química a su cierre definitivo a principios del año pasado; hubo un sinceramiento al notar tal conexión, reconociendo que Zárate no tiene un parque industrial sino una zona industrial. Esto implica que en el Código de Planeamiento Urbano Municipal, que por otro lado es de principios de la década del noventa, se asignó una zona del Partido como “Industrial”, con parámetros determinados y alejada de la ciudad para evitar más contaminación. En cambio un parque industrial se relaciona con una infraestructura montada para tal fin y los beneficios fiscales que podrían surgir de su agrupamiento como así también la provisión de energía.
    Más allá de la coyuntura política y económica actual, la bajada del mar puso en evidencia que no existe una agenda productiva debajo de la superficie, y por consiguiente la falta de una política industrial consensuada entre el ámbito público y el privado.
    Cada empresa que busca radicarse en el Partido ya viene con varios documentos aprobados en las esferas nacionales y provinciales, por lo tanto sólo se acerca a preguntar al Municipio por la energía, las tasas municipales, los derechos de construcción y los accesos. Y éste último punto es crítico para que las ventajas comparativas de Zárate, como “puerta del Mercosur”, con otras zonas industriales del Conurbano y otros parques industriales del Interior de la provincia terminen borrándose. Zárate no es una isla en este sentido.
    FALTA DE MANTENIMIENTO DE LOS ACCESOS
    Todos los accesos a las empresas están seriamente deteriorados y por ende con una notoria falta de mantenimiento. Así lo reconocen desde la Unión Industrial local y lo padecen todos los trabajadores que viajan diariamente a las empresas radicadas en la zona.
    En realidad todas las arterias que cruzan al Partido también están en este estado. Por ejemplo en inmediaciones a la plana Toyota hay una obra inconclusa de Vialidad Nacional con un retome de la Ruta 193; la obra también planteaba mejorar el estado de las colectoras sobre Ruta 9 y también quedó a medio terminar. El acceso a las centrales nucleares y en general la mayoría de las calles de Lima se encuentran sin mantenimiento, con baches o pérdidas de agua en la localidad. El Camino 038 a Lima es intransitable ya que el municipio lo habilitó al tránsito sin la señalética correspondiente, la iluminación, una balanza pública para camiones y sin banquinas. Las colectoras de la Ruta 9 cercanas a las cerveceras están repletas de baches y no hay si quiera una garita para que los trabajadores aguarden el colectivo bajo la lluvia; esto fue lo que pidió el Concejo Deliberante en una reciente resolución.
    La obra del ensanche del tercer carril de la Panamericana, anunciado por el gobierno nacional nunca comenzó por la corrida cambiaria del dólar del año pasado.
    Según la Unión Industrial local, Monsanto ha presentado en los últimos días un proyecto al municipio para que arregle esos 500 metros que unen el hormigón de la Ruta 6 con la rotonda de acceso a nuestra ciudad, el cual se encuentra totalmente destruido.
    La empresa papelera Softys ha encarado con fondos propios arreglos menores en el parque industrial, en un tramo municipal llamado camino de Santa Ana, el cual debe ser mantenido por el Ejecutivo municipal.
    Y la gran zona industrial por excelencia de Zárate, el “Parque Industrial”, hoy resulta ser un territorio hostil, un verdadero safari nocturno cuando baja el sol.
    Cada bache, cada inmenso cráter, el paso a nivel con poca señalización, el desvío sin señales de ningún tipo al Camino 038, los huellones que dejan los camiones en ambas manos, la falta de iluminación, las inexistentes señales viales horizontales y verticales representan un verdadero safari. Es por otro lado, una muestra de cómo sucesivas gestiones nacionales, provinciales y municipales fallaron en la conformación de una agenda productiva con el sector privado y empresarial.

    El último gran vuelco de un camión con acoplado, cargado de limones tucumanos.

    AGENDAS CAMBIADAS
    Si hubiese un diálogo y una continuidad de reuniones, el acceso a una de las principales zonas industriales de la provincia, no estaría como se encuentra en la actualidad el “Camino del Parque Industrial de Zárate”.
    Las empresas aducen que ellas no pueden hacer nada respecto al mantenimiento, que no es su responsabilidad y que para ello pagan las tasas; y es por eso que accionan mediante el consorcio que las representa, la UIZ, la gestión de obras y la vinculación con el ámbito público.
    La UIZ se reunió con concejales por el camino de Santa Ana, de jurisdicción municipal, y ante la falta de respuestas la empresa men realiza arreglos menores, tapando baches y otras tareas de mantenimiento.
    La repavimentación fue licitado por el gobierno provincial a mediados del año pasado; del acto de apertura de sobres participaron funcionarios municipales y representantes de la Unión Industrial local que hoy siguen llamando a los teléfonos de La Plata y no los atienden, o funcionarios administrativos le comunican que “no hay novedades” cuando terminaron de confirmar que, en verdad, lo que no hay es financiamiento para que la obra comience este año. Por su parte, el gobierno nacional también licitó esta obra inexplicablemente en el marco de los Programas de Participación Público Privada, dentro del paquete de la construcción del tercer carril de la Panamericana.
    La UIZ redactó cartas a Vialidad Nacional y a las empresas concesionarias Cinco Vial y hoy Corredor Panamericano 1 SA; para que mejoren toda la autopista, las colectoras y los distribuidores que tengan que ver con el acceso a las empresas; pero no hubo respuestas de ningún tipo.
    La falta de mantenimiento en los accesos y las pocas respuestas oficiales hacia el sector industrial y, en definitiva, hacia los propios trabajadores que circulan diariamente por allí, ponen en evidencia que las agendas productivas no existen a nivel local y regional o que están cambiadas, con otras prioridades. El mar bajó, dejó en evidencia el arenal, a la espera de la próxima pleamar.

    A %d blogueros les gusta esto: