Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 17 - Zárate - 6.7° / 7.7°
    • Despejado
    • Presión 1024.4 hpa
    • Humedad 86%
  • Vecina fue engañada, fue victima de mujeres delincuentes

    2/7/2019
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Alerta a todos los vecinos, los engaños con fines de robo, mal llamados “cuentos del tío”, no tiene límites en su ingenio malicioso y a veces peligroso para la integridad de las personas a quienes convierten en víctima de engaños para apropiarse de sus bienes.
    Con el cuento de que debe cambiar los dólares que tiene o el falso llamado de un familiar que está haciendo una operación bancaria y necesita que entregue dinero a un “conocido”, o el falso secuestro de un hijo, los delincuentes logran muchas veces su cometido ante la ingenuidad, o efecto sorpresa que producen en sus víctimas, en su mayoría personas mayores y de buena fe.
    Esta vez le tocó a una señora (que identificaremos como M.), solidaria, amable, comunicativa que volviendo a su casa con el changuito de las compras, en la calle Bolívar entre Andrade y Quirno, pleno Centro, y a las 11 de la mañana, la para una mujer joven con un aspecto de desvalida y algo extraviada, que le comienza a hablar confusamente diciéndole que quería tomar leche, le muestra unos dólares dentro de la cartera. Nuestra vecina M. le dice de llamar a la policía. Es entonces cuando aparece otra mujer, de unos 45 años, que le afirma que de ninguna manera llame a la Policía porque “ellos le roban”. Siguiendo sin entender la situación, la vecina la lleva hasta su casa. “Caminé cinco cuadras con ellas -contó a LA VOZ- todavía no sé como hice eso, creo que estaba obnubilada y que me tiraron ese polvo hipnótico que se llama burundanga, porque de otra manera no habría actuado así”, nos contó todavía conmovida M. Entraron a la casa, una de las mujeres quedó afuera. Ya allí M. no se acuerda qué pasó, si verificó después que le robaron dólares, “una cantidad que tenía para un viaje” y se le llevaron el manojo de llaves y la cartera con los documentos.
    Nuestra vecina fue entonces a la Comisaría para hacer la denuncia, pero no se la tomaron porque no había sistema, contó.
    LA INSEGURIDAD EN LA CIUDAD
    Como colorario, hay que decir que la inseguridad en las calles crece diariamente, no pasa una edición en que LA VOZ no informe y alerte sobre robos, algunos en zonas “más calientes” como el barrio Cap-Smithfield que dimos cuenta en la edición del viernes con los robos a alumnos del Colegio Nacional. Ni la Policía local da seguridad a la gente, ni en la Comisaría se tiene una actitud de combate al delito. La inseguridad es un reclamo permanente y prioritario de los vecinos, mientras no hay respuestas de solución, sólo el silencio que conlleva la impunidad para los delincuentes actúen libremente.

    Bolívar entre Andrade y Quirno, donde comenzó el engaño a la mujer.