Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 16 - Zárate - 12.5° / 14°
    • Lluvia
    • Presión 1014.68 hpa
    • Humedad 81%
  • Asaltan a una vecina a mano armada

    3/7/2019
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    El relato que realizan comerciantes y transeúntes de la zona céntrica es preocupante y tristemente coincidente; al caer el sol, las calles periféricas de la principal zona comercial de la ciudad se convierten en “tierra de nadie”, donde los hechos delictivos se suceden con total naturalidad.
    Son robos espontáneos que rozan lo azaroso, que pueden ir desde un descuido de la víctima, hasta el infortunio de tomar la calle equivocada en el momento inadecuado. Pero estas, no son las únicas aristas que intervienen al contemplar de forma más general este fenómeno.
    Desde este medio se ha publicado numerosas veces sobre el creciente número de asaltos en el radio céntrico durante los últimos meses. Esto, claro, en función de los casos que cobran cierta relevancia y trascendencia, ya que desde hace tiempo la Secretaría de Seguridad ni las fuerzas de seguridad brindan información estadísticas sobre el mapa delictivo de la ciudad.
    En la tarde de ayer, alrededor de las 19.15 horas, una mujer se encontraba aguardando el colectivo en el cruce de Pinto y Alem. El constante paso de vehículos y peatones en ese horario, no daba a pensar que se tratara de una zona peligrosa; más aún, si se cuenta con la presencia de la sede de la Policía Local a pocos metros.
    Pero fue en el instante en que la mujer revisó su celular luego de sacarlo de su cartera, cuando un delincuente de mediana edad entró en escena y, portando un arma de fuego, le arrebató el móvil con gran impunidad ante la mirada absorta de una media docena de personas que se encontraban alrededor de la víctima. Inmutable y a la vez desafiante, el malviviente amedrentó a todos los presentes con el arma, para evitar que realicen alguna acción en su contra, y huyó sentido a Justa Lima hasta mezclarse con el resto de los transeúntes.
    Según advierten, las paradas de colectivos se fueron convirtiendo paulatinamente en el blanco de los ladrones, quienes interceptan a sus víctimas bajo amenazas y, en cuestión de segundos, desaparecen de la escena de manera casi desapercibida.

    A %d blogueros les gusta esto: