Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 20 - Zárate - 3° / 6°
    • Nublado
    • Presión 1029.87 hpa
    • Humedad 83%
  • Elijo recordar y senir todo el amor que me dejó mi hijo

    20/7/2019
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Los padres de otros tiempos golpeaban la boca de sus hijos para indicarles, con violencia, que tenían que callar, en una sobremesa o en una reunión familiar. Enmudecerlos de la peor manera, a los golpes eran llamados a silencio.
    En muchos hogares este hábito continúa de la peor manera, y en Zárate no hace tanto, hace sólo diez años, una pequeña mano pudo acallar a toda una generación de zarateños, que acusó el doloroso golpe y que quedó temblorosa, sin saber qué hacer.
    Como respuesta, sucedió algo tan emotivo y fuerte que hoy en día es tan recordado como la propia marcha que clamaba justicia. Un silencio absoluto se apropió de la Plaza Mitre en el minuto de silencio convocado por familiares y amigos para recordar a Juan Cruz Marques, a los pocos días de su asesinato.
    Aquel no fue el único hecho grave de inseguridad; pero sí el primero de una larga y lamentable lista de víctimas jóvenes. El agravante, en este caso, fue que sucedió en el Centro, a la vista de todos y todas, y que quien apretó el gatillo fue un policía.
    De hecho un año antes otro grave hecho conmovió a toda la ciudad, cuando Juan Manuel Bordenave fue encontrado muerto en una celda no habilitada para albergar personas en la propia Comisaría.
    Juan “Luz”
    Diez años pasaron de la muerte de Juan Cruz Marques, Juan “Luz” Marques prefiere llamarlo hoy Vesna, su mamá. Ella hoy elige quedarse con la luz y el recuerdo de toda su “familia zarateña”, que incluye a los amigos de Juan, al resto de la familia propia y a las personas anónimas que se acercaron en aquel entonces. Vesna recuerda con mucha gratitud y afecto los meses posteriores al asesinato de Juan, ya que el cariño y el respeto de toda una ciudad lograron mantenerla en pie. La síntesis que encuentra es que “Zárate la abrazó”, literalmente.
    Muchos de los amigos de Juan para estas fechas la llaman, le mandan un mensaje y sin mencionar el tema le preguntan cómo está. Se genera así “un silencio cómplice” en el cual no hay mucho para decir ni recordar. Sólo mostrar la compañía, a la distancia, y que “ese” amor todavía está sobrevolando estos cielos, y más aún en estas fechas.
    “Cuando llegan estas fechas me parece mentira que haya sucedido ese hecho, y particularmente que hayan pasado ya diez años. Es una herida aún fresca, un hecho al cual todavía no encuentro respuestas”, confiesa Vesna Ravnik, madre de Juan Cruz.
    Su voz por momentos se entrecorta por la angustia, el tono parece elevarse, encuentra fuerzas y sigue hablando. La continuidad de su vida, en los últimos diez años, podría también asociarse a este caer, levantarse y seguir. “Pasé momentos muy malos de salud, atravesé momentos oscuros pero tuve compañía, asistencia y contención profesional, familiar y afectiva. Entonces decidí pasar a otra etapa; en la cual tomé la decisión de soltar. Juan Cruz hubiera querido que yo esté así, recordando y sintiendo todo lo bueno y el amor que dejó mi hijo y que me lo hace saber a través de sus amigos y de los recuerdos. Hoy estoy tranquila, en paz, y en esta etapa de soltar la oscuridad y todo lo malo. Hoy vivo el día a día”, relató Vesna.
    Pasados diez años, hoy lo recuerda a Juan “Luz” con una sonrisa tan entrañable que no se parece a ninguna otra sonrisa de madre. Lo mismo sucederá con la “familia zarateña” cada vez que se acerquen estas fechas y el recuerdo de Juan siga presente.

    Juan Cruz Vesna y su madre Vanesa.

    El caso tomó alcance nacional
    A poco más de un año del asesinato de Juan Cruz, el ex policía Matías Sanhueza, fue sentenciado por el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 1 de Zárate- Campana a la pena máxima tras encontrarlo culpable de Homicidio Calificado agravado por su condición de integrante de una fuerza policial. El Tribunal también consideró que actuó con alevosía.
    Se trató de un caso policial que adquirió trascendencia a nivel nacional, con informes en los principales canales y medios de comunicación.
    Actualmente Sanhueza está detenido en la Unidad 9 de La Plata. Recientemente se le denegaron todas las salidas transitorias que fue pidiendo su defensa.
    El hecho sucedió el 19 de julio de 2009, en vísperas a los festejos por el Día del Amigo, en la esquina de Rómulo Noya y 19 de Marzo. Sanhueza golpeó y luego disparó contra el joven en un hecho que sigue siendo inexplicable para toda la comunidad zarateña.

    A %d blogueros les gusta esto: