Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 17 - Zárate - 31.7° / 32°
    • Nublado
    • Presión 1010 hpa
    • Humedad 34%
  • Arrojaron un bloque de cemento contra un Volkswagen Gol

    12/8/2019
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    El joven conductor venía circulando en su Volkswagen Gol gris para ingresar al turno matutino de Siderca el sábado a la madrugada. Tenía a su madre internada, cuida junto a su compañera de dos niños pequeños pero no quería ausentarse de sus obligaciones laborales.
    Un adolescente, de unos 15 o 17 años de edad, se arriesga cruzando la ruta a plena madrugada y toma un bloque de concreto con mucho esfuerzo; un pedazo de cordón de la vereda que estaba oculto en el cantero central de la ruta 6, cerca de la pasarela peatonal que se ubica antes del ingreso al barrio San Cayetano.
    El adolescente toma el pedazo de cemento y lo que sucede a continuación se desarrolla en milésimas de segundos. El adolescente mira al conductor, el conductor cruza miradas con él. Abre más los ojos. Los dos abren más los ojos. El adolescente calcula, baja la mirada y mira al auto, vuelve a corregir sus cálculos y deja caer el cemento a la ruta.
    Un fuerte estruendo, ruidos sordos a rodamientos que se traban, chispas y metales que se retuercen. Luego un silencio; y el sonido de los neumáticos con la fricción del pavimento en plena madrugada, ruta abajo hasta la rotonda de acceso al viejo balneario de Campana.
    El Volkswagen Gol anduvo con el envión entre mil y mil seiscientos metros, con la correa de distribución cortada y todo el frente destruido, sólo por la inercia.
    El conductor no quería frenar ni bajarse. La adrenalina se apoderó sus sentidos, no sabía qué hacer. Quedó en shock. En fracción de segundos reaccionó. Se activó su instinto de supervivencia más primario. Vio luz en una casilla ubicada al lado de un local donde venden pallets de madera y no dudó en golpear a la puerta. Lo atendió un hombre que le ayudó a empujar el auto hacia ese lugar. Luego se comunicó con su esposa, quién le mandó un remis a la rotonda para dirigirse hacia la fábrica. No sabe cómo pudo completar parte de su jornada laboral hasta que su jefe le dijo que se volviera y que lo ayudaría a remolcar el coche.
    Sin presencia policial y en total oscuridad
    El Estado provincial nunca se hizo cargo de la autovía Nº6, está reparando algunos baches pero puso mayor actividad en concesionarle la ruta a la empresa AUBASA, y así comenzar a cobrar peaje.
    En el Tramo VIII, que une Zárate con Campana, no hay iluminación, no están las banquinas calzadas, nunca hubo presencia policial, hay profundos baches, pastizales altos y se encuentra en una desidia total.
    La piedra fue arrojada con fines de robo, por eso el conductor del automóvil no quiso frenar ni bajarse. Y no es la primera vez que pasa. El bloque de cemento, si llegaba a rebotar o era arrojado más arriba ingresaba al parabrisas y podía haber matado, literalmente, al joven conductor.
    En tanto los municipios tampoco disponen de móviles de DPU y del CiMoPu de Campana. Y pese a las gestiones realizadas en La Plata la situación no hace más que empeorar.

    El potente piedrazo rompió el tren delantero del auto.