Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 21 - Zárate - 9.9° / 11.6°
    • Despejado
    • Presión 1021.16 hpa
    • Humedad 55%
  • Femicidio: se complica la situación de detenidos

    25/8/2019
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Amelia Itatí Lezcano, de 53 años, llegó a la localidad de Lima algunos días posteriores al pasado 2 de agosto, cuando la joven Stella Maris Ramírez fue vista por última vez. La mujer vino de la localidad correntina de San Roque, directamente a la casa de su hijo, Carlos Entivero (36). Ambos, se encuentran detenidos en el marco de la causa que investiga el femicidio de la joven.
    El domicilio que Entivero compartía con Stella Maris y su hija de 5 años, está ubicado en calle 60, en el barrio Granja 8, y se encuentra compuesto por dos habitaciones pequeñas, una cocina-comedor y un baño. A su llegada, Amelia Lezcano y su hijo realizaron una limpieza profunda en el interior de la vivienda, y también realizaron la quema de distintos elementos. Lo que no pudieron ocultar, son al menos tres manchas hemáticas halladas por los peritos en un lavarropas, una pared y la caja de la camioneta Fiat Strada de Entivero. Esto pudo ser detectado gracias a las pericias con Luminol.
    Posteriormente, Lezcano, Entivero y la niña partieron en el vehículo hacia Corrientes y, horas más tarde, el esposo de la joven volvería solo hacia su casa. Un desgarrador detalle surge de los testimonios vertidos por el propio entorno de Stella Maris, quienes señalan que en ocasiones, la joven solía permanecer en su domicilio durante algunos días, dadas las marcas que su cuerpo presentaba por los golpes que le propinaba su agresor.
    El pasado jueves, en la morgue judicial de Campana, tuvo lugar en horas de la tarde la autopsia sobre el cuerpo hallado en el kilómetro 130 del Río Paraná, a unos tres kilómetros del Club de Pesca de Lima. En esa zona, el cauce de las aguas presenta varias curvas y remolinos, según comentan baqueanos del lugar. Si bien se confirmó que el cuerpo sería de Stella Maris, a raíz de una serie de tatuajes ubicados en el hombro izquierdo, las pericias de ADN y de huellas dactilares demorarán algunos días más.
    Dado el estado en el que se encontraba el cuerpo al momento de la necropsia, resultó imposible determinar los causales de muerte, así como tampoco se pudieron hallar rastros acerca de si fue colocado en otro sitio antes de ser arrojado al agua ¿Por qué pensar que pudo haber estado en otro sitio? Porque lo pudo establecer la autopsia, es que el cadáver fue arrojado al agua, estiman, el 6 de agosto. Cuatro días después de que los vecinos vieran por última vez a Stella Maris, y oyeran los golpes y gritos durante esa misma noche.
    Este detalle complica la situación de la madre del principal acusado, puesto que existe la posibilidad de que la mujer, haya arribado a Lima cuando la joven aún se encontraba con vida (tampoco se pudo determinar la fecha exacta de muerte) o bien, antes de que se intentara ocultar su cuerpo arrojándolo a las aguas del Paraná, lo que despierta la sospecha de su colaboración en el hecho.
    En el proceso de indagatoria que llevó a cabo el fiscal Dr. Alberto Gutiérres de la UFI Nro. 7, a través del cual el acusado tiene el derecho de ejercer su defensa, tanto Entivero primero, como Lezcano después, decidieron no declarar. Actualmente, ambos se encuentran detenidos en Escobar y Campana, respectivamente, acusados de ser coautores del hecho caratulado como “Homicidio doblemente agravado, por tratarse la víctima una persona con quien el autor mantenía una relación de pareja conviviente, y por ser cometido por un hombre contra una mujer mediando violencia de género (art. 80 inc. 1 y 11 del CP)”.
    Los peritos forenses, también intentarán determinar en próximos estudios, si las lesiones de decapitación, así como el profundo corte que presentaba en el abdomen, fueron realizados en vida o no. Si bien por el momento no hay confirmaciones al respecto, la principal hipótesis que siguen los investigadores, es que el cuerpo fue arrojado en las inmediaciones del puerto Delta Dock S.A, un lugar conocido por Carlos Entivero, quien trabajaba en la zona.

    La joven fue hallada por dos pescadores en aguas del Río Paraná, cerca de las 14 horas del pasado miércoles.

    El pueblo limeño movilizado

    Para Lima, el femicidio de Stella Maris Ramírez no fue un hecho más. Varios vecinos participaron de las jornadas de búsquedas junto al personal policial y la Brigada K9.
    La primera movilización en pedido de tuvo lugar el pasado martes, cuando en horas de la tarde, cientos de vecinos se acercaron a acompañar al padre de la víctima, Agustín Ramírez. La marcha partió desde la intersección de la avenida 11 y calle 8, y concluyó en la Comisaría 2da, donde los vecinos mantuvieron un intenso intercambio con el titular de la dependencia, Crio. Walter Villa, a quien le cuestionaron la falta de seguridad en Lima, y señalaron la falta de accionar en materia de género, dado que la situación que atravesaba Stella Maris ya había sido advertida en sede policial por una persona allegada a la joven, pero según señalaron, en la dependencia se negaron a tomar la denuncia.
    Otra movilización se produjo en la tarde del pasado jueves, pero esta vez, con otro escenario. El aberrante crimen de Stella Maris conmocionó a los limeños, que se volcaron a las calles en una marcha conducida por mujeres. Nuevamente, los reproches por la falta de seguridad recayeron sobre el comisario, que en horas del viernes, fue desplazado de su cargo por las autoridades superiores.
    Remueven al comisario
    La decisión se venía barajando durante las últimas horas, pero finalmente se concretó en la jornada de ayer. El titular de la Comisaría 2da de Lima, Walter Villa, fue relevado por la superioridad, luego de que los manifestantes limeños expresaran su descontento en la gestión. Previamente, los vecinos habían entregado petitorio al delegado municipal, José María Orlando, solicitando “urgentes medidas de seguridad”. Se trata de un documento con seis puntos, que apuntan a “contar con herramientas para garantizar la seguridad”. Entre ellos, está la implementación de una Comisaría de la Mujer y un equipo técnico que acompañe para la recepción de denuncias de mujeres en los casos de violencia de género; la incorporación de mayor cantidad de móviles a la patrulla de la Comisaría 2da; que las autoridades policiales tomen las denuncias pertinentes, ya que, señalan, “en muchas oportunidades, como en el caso de Stella Maris Ramírez, no fueron recepcionadas”; el refuerzo del patrullaje a diario y en forma permanente en las calles de la localidad como método de prevención; que la Fiscalía arbitre los medios necesarios para el esclarecimiento de los casos denunciados y, por último, el reemplazo del responsable de la Comisaría 2da Crio. Walter Villa. Autoridades tomaron el pedido, y accionaron desplazando a Villa, y nombrando a la Subcrio. Vallejos.

    Movilización frente a la Delegación de Lima.
    A %d blogueros les gusta esto: