Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 19 - Zárate - 12.9° / 15.7°
    • Despejado
    • Presión 1021.91 hpa
    • Humedad 72%
  • Siguen detenidos los sospechosos del femicidio de Lima

    27/8/2019
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Mañana se cumple una semana del escalofriante hallazgo del cuerpo de la joven Stella Maris Ramírez en las aguas del río Paraná, quien fuera asesinada por su pareja.
    Carlos Entivero, de 36 años, y principal sospechoso del femicidio, pasa sus días privado de su libertad en la ciudad de Escobar; su madre, Amelia Itatí Lezcano, de 53 años, también se encuentra en las mismas condiciones. Ambos, se negaron a declarar ante el fiscal de la UFI Nro. 7, Dr. Alberto Gutiérres, cuando el representante del Ministerio Público Fiscal abrió la instancia de indagatoria, tras identificarlos como autores del crimen de la joven de 26 años.
    Más de 700 kilómetros separan a la localidad de Lima, con San Roque en Corrientes. En circunstancias que aún no están claras –pues los únicos dos sospechosos se negaron a aportar información al respecto-, Lezcano tomó un micro el sábado 3 en la provincia mesopotámica para llegar hasta el domicilio de su hijo, ubicado en calle 60 Nro. 206, en el barrio Granja 8 de Lima. Un día después de que Stella Maris fuera vista por última vez.
    Según consta en el expediente en virtud de los testimonios recolectados por los investigadores, la mujer llegó a la vivienda que compartía la pareja y su niña de 5 años, y durante los días siguientes, junto a su hijo realizaron una profunda limpieza de la propiedad y llevaron a cabo la quema de distintos elementos.
    Luego, la mujer, su hijo y la niña, viajaron en la camioneta Fiat Strada blanca nuevamente a la ciudad de San Roque; pero de ese viaje, Entivero regresaría solo.
    Los resultados de la autopsia realizada el pasado jueves al cuerpo de hallado en el kilómetro 130 del río Paraná, indican que fue arrojado al agua el pasado 6 de agosto. Por el momento, el fiscal de la causa aguarda el resultado de nuevas pericias que puedan aportar mayores datos sobre cómo se pudo haber producido muerte de la joven, pero sobre todo, saber cuándo ocurrió, dada esa línea de tiempo presente entre la desaparición de Stella Maris y el momento en que fue arrojada al río, ya que existe la posibilidad de que la mujer solo haya limpiado la escena del crimen o que también haya colaborado de alguna manera en el homicidio.
    La causa, se encuentra caratulada como “Homicidio doblemente agravado, por tratarse la víctima una persona con quien el autor mantenía una relación de pareja conviviente, y por ser cometido por un hombre contra una mujer mediando violencia de género (art. 80 inc. 1 y 11 del CP)”.