Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 17 - Zárate - 18° / 18.6°
    • Lluvia
    • Presión 1013.39 hpa
    • Humedad 91%
  • Un icónico tranvía en la campaña bonaerense llegó a Zárate en 1888

    30/8/2019
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    (*) Damián Vidal
    [email protected]

    La Plata, 27 de Julio de 1888. «Resultando de lo informado por el departamento de Ingenieros que la línea entre Pilar y Zárate se encuentra en estado de prestar el servicio provisorio cuya autorización se solicita. El Poder Ejecutivo RESUELVE: Acordar al Señor D. Federico Lacroze, concesionario y propietario del Tramway Rural la autorización que solicita para efectuar entre la sección de Pilar á Zárate un servicio provisorio de cargas, bajo la condición de que debe colocar un guarda permanente en el cruce a nivel con la línea del F.C. al Rosario, á fin de evitar cualquier accidente. Comuníquese a quienes corresponde y archívese». Firman Máximo Paz y Manuel B. Gonnet, Gobernador de la Provincia de Buenos Aires y Ministro de Obras Públicas, respectivamente.
    Hace 131 años se decretaba oficialmente la autorización para el comienzo del servicio de un tranvía que conectaba al pequeño poblado de Zárate, de aproximadamente 7000 habitantes, con un empalme cercano al pueblo de Pilar y de allí a la Capital Federal, más precisamente a una estación llamada Once, situada en el barrio de Almagro (Rivadavia y Medrano). De esta forma un inédito servicio de tranvía impulsado a caballos, denominado Tramway Rural, se disponía a surcar la campaña norte bonaerense, superando los 100 km de distancia; llegando a ser referencia de estudio aún hoy por encontrarse entre los más extensos del mundo en tracción animal. Su propulsor: Federico Lacroze.
    Ya en los albores del riel en Argentina, y particularmente del tranvía en Buenos Aires en la década de 1860, Julio y Federico Lacroze fueron férreos impulsores de los mismos. En 1866 publican un texto titulado “Los ferrocarriles económicos y el porvenir de la Argentina” donde defienden la utilidad de los mismos fuera de la urbe porteña y como complemento -no como competencia- del pujante ferrocarril habitual. La apuesta es para las fincas y producciones livianas como frutas, verduras, aves, leche, etc., y por supuesto pasajeros. Pensando un servicio práctico, menos complejo, más barato y de distancias relativamente cortas. Inclusive por esos años proponen una línea de Luján a Salto, la cual no llega a concretarse.
    Zárate, entonces, ya era visto como una potencial zona de desarrollo para las líneas férreas, no sólo por su fuerte actividad agropecuaria y su naciente industria, sino por su puerto. Varios fueron los proyectos que se trabajaron de ramales y líneas que incluían a nuestra localidad, ubicada en una de las zonas más ricas y estratégicas del país; del mismo modo Campana, hacia donde inicialmente también concesionan a Lacroze el servicio de Tramway Rural, en 1884. Pero para entonces la zona portuaria de Campana ya está bajo el creciente y poderoso influjo del Ferrocarril en su etapa de expansión a Rosario. Así, pues, Lacroze se decide por arribar a Zárate redoblando la apuesta, proyecta -según nota presentada al Municipio local de entonces- “un mercado ó centro de depósito de frutos del país que hasta ahora esta monopolizado por el puerto de Campana”. ¿Dónde? en los terrenos linderos al puerto de Zárate; logrando inclusive la cesión de los mismos a su favor.
    Para 1885 llega a Zárate la primera de las líneas ferroviarias, el Ferrocarril Buenos Aires al Rosario, pero no conecta con el sector portuario local, sino que sigue hacia Baradero por la zona alta. Las obras del Tramway se ponen en marcha. Para 1887 arrancan los servicios provisorios a Pilar. Luego de allí la línea se abre en dos: la principal que seguirá para Giles con su continuación proyectada a Salto, Rojas, etc.; y el ramal a Zárate vía Capilla del Señor.
    Así, el 27 de Julio de 1888 se habilita provisoriamente y solo para cargas el servicio a Zárate. Los anuncios en los más importantes diarios de la Capital dicen: “Se recibe provisionalmente carga para Exaltación de la Cruz, Zárate y Ribera en la estación Once del Tramway Rural. El servicio de pasajeros se hará el 1° de setiembre próximo.”. Ahora bien, ¿a qué refiere el anuncio con “Ribera”? Este hallazgo nos lleva a pensar su uso como “gancho” comercial, pues efectivamente tenía llegada a la zona portuaria de Zárate, dado que luego de la estación homónima (ubicada originalmente antes del cruce con el Ferrocarril al Rosario, en el cuadro de lo que hoy sería Av. Mitre entre Pividal y Calle 4), el Tramway cruzaba a nivel el ferrocarril citado, seguía por la vera del viejo camino a Capilla del Señor (hoy Pellegrini) y se dirigía a la “bajada Casero” que ya para entonces existía como acceso hacia el Bajo, a fin de llevar la punta de riel a la zona portuaria como se ha dicho. De hecho se habían tendido vías en la otrora llamada calle Real (sería hoy la Aristóbulo del Valle) para poder transportar los materiales de la obra que llegaban por el acceso fluvial. Aparte, cómo se dijo anteriormente, Lacroze había logrado la cesión de terrenos en el Bajo para establecer un futuro mercado y depósito, por lo cual hasta allí direccionaba su tendido.
    Para Septiembre de 1888 se inaugura el servicio de pasajeros. Si bien era toda una novedad, aquellos iniciales servicios no fueron para nada alentadores. El influyente diario porteño El Nacional escribió: “Se quejan y con mucha razón del pésimo servicio de la línea del Tramway Rural de Buenos Aires a Capilla del Señor, inaugurada por el señor Lacroze recientemente. Un viaje de Buenos Aires a Capilla en Tramway es la vida perdurable. Hay que hacer testamento primero”. Claramente, un tranvía tirado a caballos que requerían cambio de los mismos cada cierta cantidad de kilómetros, que era los primeros coches diseñados para otro tipo de servicios y además, por crónicas de época, solían despacharse algunas veces la carga en los mismos coches de los pasajeros, era lógico que el viaje se tornase casi insoportable. Como para tener una idea, de Capital a Zárate se tardaba 6 horas y media. Para Zárate solo había un servicio diario ida y vuelta: partiendo a las 6.30 de la mañana desde Estación Once, combinando en Capilla, alcanza la Estación Zárate a las 12.50 del mediodía. Minutos más tarde ya emprendía la vuelta. A su vez, una vez por día un servicio corto hacía Zárate-Pesquería-Capilla en la mañana con regreso por la tarde, en un itinerario de hora y media para cubrir ese trayecto de 25km aprox.
    Es válido aclarar que la citada Estación Pesquería, no es ni más ni menos la que luego pasó a llamarse Escalada. Justamente toda esa zona era conocida como Pesquería, por el arroyo homónimo, de allí el nombre original. Luego vino la denominación Escalada por ubicarse la estación en terrenos perteneciente a la familia tal apellido.
    De esta forma fue comenzando, con las peripecias propias del caso pero sin pausa, el Tramway Rural. Que con los años irá mejorando y desarrollándose, incorporando el vapor en lugar de la caballada. Las locomotoras, los “wagones”. Pasar a ser propiamente un ferrocarril, dejando el tranvía. El Central Buenos Aires, el empalme con el Ferrocarril de Entre Ríos y sus ferrys, la reconstrucción de vías y estaciones, la conexión mesopotámica, el aumento del tráfico, el notable cuadro de desvíos industriales y muelle en el bajo zarateño, la nacionalización, el “Urquiza”, la lenta decadencia, el Complejo Ferrovial Zárate-Brazo Largo, el “ferrocidio” impune, el desguace de gran parte de la línea, la actual lucha por la subsistencia…
    Bueno será el momento en que demos perspectiva y valor a tanta historia, entendiendo desde sus orígenes hace 131 años, que con un modestísimo tranvía traccionado a sangre comenzaba a surcar los campos, alcanzando al pujante partido de Zárate y así lograr ser un servicio inédito, peculiar y que en su tipo sigue siendo cita obligada en toda bibliografía tranviaria del mundo, dando pie a continuación a uno de los ferrocarriles más emblemáticos de nuestra gran red ferroviaria.

    Primitivo itinerario que cumplía el Tramway Rural, 1888/89. Con un servicio diario -de ida y vuelta- entre Zárate y Capital, combinando en Capilla; y otro “corto” entre Zárate y esta última. La estación Pesquería luego pasará a llamarse “Escalada”).