Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 17 - Zárate - 18° / 18.6°
    • Lluvia
    • Presión 1013.39 hpa
    • Humedad 91%
  • Aseguran que “el consumo de cerveza cayó un 30%” pero en la planta se mantiene la estabilidad laboral

    4/9/2019
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    En marzo del año pasado el mercado de la cerveza a nivel mundial cambió, impactando fuerte en el Partido de Zárate; ya que la compra de SAB Miller (Isenbeck) por AB InBev (Quilmes, Brahma y Stella Artois, entre otras marcas) se llevó a cabo y finalmente se autorizó a principios de este año. Por lo tanto, la empresa Isenbeck pasó a ser parte de Quilmes.
    Para evitar distorsiones en el mercado se llegó al acuerdo de que AB InBev se quede con Budweiser a cambio de la cesión de Isenbeck y otras marcas a la empresa CCU. Por lo tanto, CCU Argentina incluye en su portafolio las marcas Isenbeck, Iguana, Norte, Diosa y Báltica e incorporará las licencias de las marcas Warsteiner y Grolsch.
    En tanto la marca Budweiser, que comercializaba CCU Argentina, retornó al grupo AB InBev, titular de esa marca a escala global.
    Sin embargo esta serie de transacciones millonarias no incluyó a la planta productiva de Cervecería Argentina S.A. Isenbeck, ubicada en nuestro Partido; que continúa operando bajo la titularidad de AB InBev.
    Actualmente la planta Isenbeck emplea a 230 empleados que, a diferencia de la situación de otras plantas y otros trabajadores, se encuentra en un estado de reestructuración productiva.
    “Con la fusión global de AB InBev, muchos compañeros pasaron a ser parte de la planta Quilmes, es decir que cambiaron físicamente de planta pero hacen exactamente lo mismo. En tanto nosotros quedamos como una unidad productiva pero sin ventas. Por lo tanto estamos transitando un proceso de readecuación”, explicó a LA VOZ Horacio Romero, secretario general.
    “En estos momentos se están llevando a cabo pruebas de distintos productos que no eran lo que veníamos produciendo; por ejemplo los productos Patagonia y Brahma; y toda la línea de latas. En nuestro caso, y tras la fusión global de las cerveceras, aún tenemos la suerte, si se le puede llamar a esto suerte, de seguir con la misma dotación de trabajadores que en el año 2015; ya que estamos readecuando toda nuestra planta a la necesidad de Quilmes. Es por ello que seguiremos en pleno proceso de adaptación a sistemas de trabajo diferentes y también atentos a un proceso de ampliación productiva”, evaluó el gremialista.
    En este sentido, subrayó; “lo positivo es que por más que hayan cambiado los interlocutores, el diálogo con la empresa sigue siendo fluido. De nuestra parte buscamos conseguir más puestos de trabajo; y este es nuestro objetivo principal como sindicato. Una vez que se lance la producción, seremos refuerzos de Quilmes Zárate para abastecer al mercado interno”, anticipó Romero.

    Comisión Directiva

    La Comisión Directiva de este gremio de Isenbeck, fundado el 17 de octubre de 2005, se compone de Horacio Romero, secretario General; secretario Adjunto, Gabriel Lucero; secretario de Actas, Martin De Agostino; secretario De Finanzas, Walter García; secretario Gremial, Cesar Rivero; Vocal Titular, Ronaldo Castillo y Vocal Suplente, Patricia Alegre.

    Horacio Romero, sec. General.

    Temporadas más cortas y baja del consumo de cerveza

    Al igual que el sindicato de Cerveceros Quilmes, los trabajadores de Isenbeck han afirmado que las temporadas de consumo son cada vez más cortas, “antes las temporadas altas arrancaban en septiembre de un año y terminaba en marzo o abril del otro año. Eran seis meses de producción plena pero ahora las temporadas ocupan sólo dos o tres meses. La baja en el consumo interno nos ha tocado de cerca a todos y por la crisis económica se ha perdido un 30% del consumo de cerveza en los últimos años ya que la cerveza, como todos sabemos, no es un producto de primera calidad, no es algo imprescindible en la mesa a diferencia de otros productos de la canasta básica.
    Finalmente, Romero confirmó que el sindicato Isenbeck no deberá fusionarse con el sindicato de Quilmes pese a que algunos productos del portfolio sí se han fusionado. “El grupo empresarial está haciendo el trabajo de poner en condiciones todas sus plantas, aguardando lo que sucede en el país con esta incertidumbre económica y a medida que vaya definiendo su futuro nos irá comunicando a los gremios y nosotros a los trabajadores; mientras tanto nosotros seguimos consensuando capacitaciones al personal en los nuevos procesos productivos y en diálogo permanente con la firma”, concluyó.