Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 17 - Zárate - 18° / 18.6°
    • Lluvia
    • Presión 1013.39 hpa
    • Humedad 91%
  • Juan Insúa: Un Zarateño entre la revolución Radical y el poderoso Ferrocarril inglés

    9/9/2019
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    (*) Damián Vidal
    [email protected]

    En una carrera casi meteórica, de apenas 10 años en el ferrocarril, Juan Insúa ya es convertido en jefe de la exigente estación San Martín, de la creciente y vigorosa empresa inglesa del ferrocarril al Rosario. Lleva consigo el haber sido también un joven adolescente radical dispuesto a tomar armas si era necesario en favor de “la causa”. Enfocará ahora su vida al empleo y la familia, moldeando por completo su personalidad y estirpe.
    En una entrevista dada a la Revista del Ferrocarril Central Argentino (FCCA), se lo recuerda modesto, muy ordenado y de marcada rectitud. Dice tener gran amor por lo que hace. Las siguientes reflexiones que expresó pinta claramente su personalidad, vocación y potente vínculo con el ferrocarril: “Yo considero a la Empresa como mi segundo hogar. No en vano me he hecho hombre sirviéndola. Inútilmente no han pasado los años para mí. Yo experimento verdadera vocación por mi puesto porque sé que al defender los intereses de la Empresa defiendo los míos. No crean ustedes que es fatuidad o jactancia en mí el decir que solo vivo para el cuidado de mi estación y para mi familia. En los doce años que aproximadamente llevo en esta estación de San Martín no he estado doce veces en el pueblo”.
    Juan era casado; con tres hijas mujeres y dos varones, sobre quienes expone que son toda la recompensa de sus afanes y los motivos de su alegría: “El calor de mi nido, la confianza de los superiores y el aprecio y respeto de mis subalternos me halaga y me da cada día nuevas energías para seguir trabajando con fe”. Fuera de su rutina, era un aficionado a la fotografía.
    Claramente se lo veía a Juan Insúa como uno de los jefes más caracterizados del poderoso FCCA. No fue fortuita su próxima designación, la más destacada en su carrera. Pero antes de ello es importante citar que para 1901, en una movida empresarial que dejaba más sospechas que otra cosa, el FCBAR compra al FCCA, dejando este último nombre para toda la nueva empresa. De esta forma prácticamente se la acusa al FCCA de monopolizar las más importantes líneas del norte bonaerense, Santa Fe, Córdoba y Tucumán, es decir que queda prácticamente en un solo grupo el control del transporte las zonas más ricas de la Argentina. Esta unión fue resistida y tardó varios años en terminar de aprobarse por el Estado Nacional; lo cual sucede para 1908. Entre algunos puntos que se les exigió al FCCA fue realizar la doble vía Bs As-Rosario, y las nueva estaciones de Retiro, Campana, Rosario y Córdoba. Lo de Retiro era imperioso, ya que en 1897 un incendio había destruido la Estación Central de Buenos Aires (cercana a la Casa Rosada) y se requería una nueva estación terminal acorde a las necesidades. Así, en 1909, se comienzan las obras de la nueva estación Retiro, magnánima, acorde a la época y a la demostración del poderío imperante.
    En Julio de 1915, aún como jefe de la estación San Martín, Juan Insúa es notificado de su designación para la jefatura de Retiro, próxima a inaugurarse con todas las miradas del país y de los inversores ingleses puestas en ello. Un gran banquete se celebra en un prestigioso club porteño en honor a Insúa por su nombramiento. Así, el 2 de Agosto de 1915 se inaugura la imponente estación, con la presencia del Presidente de la Nación, Victorino de la Plaza, funcionarios y altos mandos del ferrocarril; ente ellos estaba el flamante jefe: nuestro zarateño Juan Insúa, quien espera el ingreso de la formación que trae a la comitiva y entrega a la misma una llave de oro fabricada para tal ocasión, a fin de que el Presidente de la Nación inaugure oficialmente la apertura de la terminal.
    El diario local “El Debate” en su edición del 5 de Agosto de 1915 notició: “LA NUEVA ESTACION RETIRO. BRILLANTE INAUGURACIÓN. Dio lugar a una brillante ceremonia la inauguración oficial de la nueva y monumental estación Retiro, del ferrocarril Central Argentino, efectuada el lunes último. La empresa ha designado jefe de la nueva estación al señor Juan Insúa, hijo de Zárate, y sinceramente estimado en nuestra ciudad, premiado así en mucho méritos contraídos en largos e inteligentes servicios prestados a la poderosa compañía ferroviaria”.
    De esta forma, el gurrumín que más de veinte años antes renunciaba al mandato del negocio familiar para iniciarse en su sueño ferroviario como aprendiz en la estación de su pueblo, alcanzaba la más importante jefatura operativa que quizás se pudiese ostentar: ser el Jefe de la terminal más importante de uno de los ferrocarriles más importante de la Argentina; en las décadas de mayor esplendor para los ferrocarriles, que se encontraban entre las redes más destacadas del mundo.
    En los años siguientes Juan Insúa, aún en posición de privilegio y ambientado en las altas esferas del poderoso ferrocarril inglés, aseguran que siguió recibiendo a viejos correligionarios zarateños que le caían de visita, donde remembraban aquella revuelta popular de 1893. Eso habla de su vínculo con el terruño y sus ideales en la vida…
    Quedan estas líneas en puntos suspensivos, y abriendo la posibilidad a que si existiese hoy familiares o allegados a este destacado personaje de nuestra historia, puedan aportar mayores datos y precisiones, para enriquecer este intento de biografía y anecdotario de Juan Insúa, un zarateño que llegó a ser uno de los más distinguidos jefes que tuvo el ferrocarril en la “época de oro” que supieron tener las empresas del camino de hierro. Bienvenido sea si ello sucede.

    Juan Insúa, década de 1910. Luego será nombrado Jefe de la nueva e imponente Estación Retiro del FCCA, en Agosto de 1915.