Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 24 - Zárate - 18.4° / 19.9°
    • Nublado
    • Presión 1012 hpa
    • Humedad 60%
  • El Concejo Deliberante de Zárate adhirió a un programa de educación sexual de la Provincia

    21/11/2019
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Así como el Ejecutivo municipal ha dedicido tomar dentro de diferentes programas la violencia y la nocturnidad que concierne a jóvenes y adultos; también el Concejo Deliberante ha aprobó una Resolución para adherir a un proyecto de ley provincial que aún no fue sancionado en la Cámara de Diputados bonaerense.
    En rigor se trata de un proyecto denominado “Educación Sexual en un Click”, y que tiene como objetivo difundir información sobre enfermedades de transmisión sexual y prevenir embarazos no deseados en los adolescentes.
    El proyecto toma como plataformar a la Ley Nacionak 26.150 del Programa Educación Sexual Integral (ESI) que si bien fue aprobada y reglamentada hace diez años, sólo pudo funcionar durante algunos años previo al macrismo y que por estos días nuevamente es señalada como una normativa a modificar.
    La adhesión del HCD a esta ley tiene como objetivo particular la difusión de información en la vía pública y en las redes sociales, para alcanzar a la mayor cantidad de jóvenes ya que reconocen que muchos adolescentes desconocen que existe una Ley Nacional. Por lo tanto la adhesión del Concejo Deliberante está en que se mejore su promoción.
    Ley de Educación Sexual Integral
    Esta Ley Nacional, aprobada por ambas cámaras de 2006 y reglamentada en 2009, tiene como objetivo garantizar el acceso de alumnos y alumnas a los contenidos e información que se envían a las escuelas y colegios de todo el país de parte del ministerio Ministerio de Educación; entendiéndose como educación sexual integral “la que articula aspectos biológicos, psicológicos, sociales, afectivos y éticos”.
    Los objetivos particulares de la ley son; “a) Incorporar la educación sexual integral dentro de las propuestas educativas orientadas a la formación armónica, equilibrada y permanente de las personas; b) Asegurar la transmisión de conocimientos pertinentes, precisos, confiables y actualizados sobre los distintos aspectos involucrados en la educación sexual integral; c) Promover actitudes responsables ante la sexualidad; d) Prevenir los problemas relacionados con la salud en general y la salud sexual y reproductiva en particular y e) Procurar igualdad de trato y oportunidades para varones y mujeres”, de acuerdo a lo establecido en la ley aprobada durante el segundo gobierno de Cristina.
    Durante los primeros dos años y medio de gestión macrista el Programa Nacional de Educación Sexual Integral, que depende del Ministerio de Educación, sufrió serios recortes presupuestarios y la suspensión de las capacitaciones masivas a docentes que venían realizándose; de acuerdo a lo confirmado por los propios gremios docentes. Recién después del debate por la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, los legisladores “verdes y celestes” coincidieron en la necesidad de garantizar la ESI en las escuelas. Y es por ello que se reanudaron las capacitaciones con acciones que efectivamente están llegando a las aulas, en el marco del Plan Nacional de Prevención del Embarazo No Intencional en Adolescentes (ENIA). Aunque según un estudio sólo alcanza a unas 1500 escuelas de las regiones NOA, NEA y pocas escuelas del Conurbano de la provincia de Buenos Aires.

    La ley 26.150 que implementaba la ESI no era parte de la currícula sino que, especialmente en los colegios privados religiosos, se daban en forma de jornadas.

    Polémicas actuales

    Los grupos «provida» la resisten por considerar que pretende introducir la «ideología de género» en las escuelas y sepultar el ideario de cada institución educativa.
    Lo hacen amparados en una postura de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), entidad que advirtió sobre que la eventual modificación de la ley de educación sexual integral (ESI), debe “respetar la libertad religiosa de las instituciones y la libertad de conciencia”.
    Asimismo, remarca que “son los padres los primeros educadores de sus hijos, y que a la escuela y al Estado le corresponde un papel subsidiario en esa tarea” y añade: “Para todos debe ser una norma fundamental el respeto a las propias realidades, principios, valores, opciones y convicciones”.

    A %d blogueros les gusta esto: