Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 21 - Zárate - 14° / 17.1°
    • Despejado
    • Presión 1019 hpa
    • Humedad 36%
  • Familiares de los zarateños detenidos los visitaron en la alcaldía de Dolores

    31/1/2020
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Minutos antes de las 18 de ayer, comenzó el arribo de familiares de los diez jóvenes zarateños detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa en la primera visita desde que todos están alojados en la alcaldía de la Unidad Penal 6 de Dolores.
    Los padres de Máximo Thomsen junto a un joven que lo acompañaba fueron los únicos que hicieron contestaron a la prensa que hacía guardia desde temprano en el lugar a la espera de la llegada d elos familiares. “Lo lamento tanto por los familiares de la víctima”, dijo Marcial Thomsen, padre de Máximo, el único que dejó unas pocas palabras mientras cruzaba entre periodistas, cámaras y micrófonos. “Esto fue una tragedia, no son asesinos”, repitió, tal como había hecho el sábado último, cuando visitó en la comisaría de Pinamar a su hijo, uno de los principales acusados por el asesinato cometido el pasado sábado 18 frente a la discoteca Le Brique de Villa Gesell.
    “Obvio”, respondió cuando se le preguntó si su hijo y los demás imputados por el hecho están arrepentidos de lo que hicieron aquella madrugada.
    El ingreso en la unidad penitenciaria se hizo en similares condiciones que lo hacen familiares de los demás reclusos, aunque en esta oportunidad se les habilitó un horario especial, posterior al que estaba previsto para las visitas a internos alojados en el sector de alcaidía, donde permanecen aquellos detenidos que no tienen prisión preventiva.
    Todos llegaron con alguna bolsa cargada con distintos elementos para los imputados,se podía advertir que cargaban con alimentos, artículos de limpieza y también vajilla plástica.
    Los familiares de los diez detenidos debieron pasar por la oficina de recepción de mercaderías, donde se realiza la correspondiente inspección a efectos de detectar el ingreso de cualquier elemento que pueda perturbar la seguridad del penal.
    Luego realizaron la fila en una dependencia lindera, donde entregaron su DNI para generar una ficha de visita. Y luego, por primera vez desde que sus hijos fueron acusados en este caso, debieron someterse a la requisa individual para que el personal del Servicio Penitenciario se asegurase que no ocultaban materiales prohibidos bajo sus prendas.
    Los jóvenes zarateños fueron ubicados en una celda acondicionada con cinco camas cuchetas y un único baño en un primer piso entre los pabellones 9 y 10 de los prisioneros evangelistas, donde hay menos tensiones ya que ellos mismos evitan las situaciones conflictivas.
    No mantendrán contacto con otros presos y cada vez que deban abandonar la celda, serán escoltados por guardias.
    El abogado de los imputados, Hugo Tomei, expresó al juez de Garantías, David Mancinelli, su preocupación por el trato que puedan llegar a recibir los detenidos en Dolores. No hizo un pedido en concreto, pero entiende que “si se toman las medidas necesarias y el Estado las tiene”, los imputados tendrían que seguir el proceso judicial en libertad. De todos modos, tal posibilidad quedaría desechada ante la pena en expectativa que es prisión perpetua.

    A %d blogueros les gusta esto: