• Hoy 30 - Zárate - 26.7° / 27.5°
    • Despejado
    • Presión 1006 hpa
    • Humedad 42%
  • Coimas en los negocios a Venezuela: los primeros embarques con maquinaria salieron de Zárate

    28/4/2010

    El ex defensor del pueblo de la Nación, Eduardo Mondino, planteó que la aparición de un “arrepentido” podría servir para provocar un “giro” en la causa en la que se investiga el supuesto pago de coimas para comerciar con Venezuela durante el gobierno de Néstor Kirchner.
    “Cuando hay un negocio que es una pantalla, usted tiene que encontrar un arrepentido. Si alguien está dispuesto a manifestar con claridad que lo que aparecían como comisiones legales que se enmarcan dentro del marco del comercio exterior no lo eran, seguramente esta causa va a tener otro giro”, sugirió Mondino. “Cuando hay una operación de esta magnitud, cualquier irregularidad va a aparecer si hay alguien que la denuncia”, añadió.
    El ex funcionario reiteró que en todas las transacciones bajo investigación, concretadas entre 2007 y 2008, participaron como intermediarias las empresas Palmat International, con sede en Miami, y Madero Trading SA, domiciliada en Puerto Madero. Ambas cobraron, según afirmó Mondino, alrededor del 15 por ciento del monto de las operaciones, mientras que en el comercio exterior se acostumbra que esas comisiones no superen el cinco por ciento.
    Mondino aseguró que de los informes elaborados por la defensoría del pueblo mientras él estuvo a cargo del organismo “surgen muchos elementos” que la Justicia podría tomar para avanzar en la causa en la que se investiga a Néstor y Cristina Kirchner y a su entorno por supuesta asociación ilícita.
    “El juez y el fiscal tienen la oportunidad de preguntarles a los participantes de las operaciones comerciales con Venezuela. Tal vez en la declaración de uno de ellos esté la punta que lleve a determinar lo que significaba esta operación”, sugirió.
    En el mismo sentido, completó: “En las actuaciones de la defensoría hay muchos elementos que pueden ser de mucha utilidad para el juez y el fiscal para encontrar la ruta del dinero, si se comprueba que ese dinero no se pagaba por servicios, sino por coimas”.
    EL EXPEDIENTE
    El expediente que lleva adelante el juez federal Julián Ercolini, se reactivó hace una semana con la declaración del ex embajador en Caracas Eduardo Sadous. Bajo juramento, el ex funcionario dijo que empresarios argentinos del sector de la maquinaria agrícola le habían asegurado que en el Ministerio de Planificación les habían exigido “retornos”. Sadous declaró entonces que la relación comercial con Venezuela la manejaba Uberti en forma paralela a la Cancillería. En las últimas horas, la pesquisa giró hacia Claudio Uberti, un ex funcionario de llegada directa a la Casa Rosada. Ercolini pidió a la Dirección Nacional de Migraciones un detalle de sus reiterados viajes a Caracas desde 2003 en adelante.
    En lo formal, Uberti dirigía el Organo de Control de Concesiones Viales (Occovi), pero era, además, el que manejaba los negocios con el gobierno de Hugo Chávez. Le había delegado esa función el ministro de Planificación, Julio De Vido.
    Junto con el pedido a Migraciones, Ercolini firmó también, a última hora de ayer, un oficio dirigido a la Secretaría de Agricultura de la Nación para que le remitiera “todas las constancias” relativas a las exportaciones realizadas en el marco del Convenio Integral de Cooperación entre Venezuela y la Argentina.
    La primera exportación se hizo desde Zárate
    En el puerto local de TZ se realizó el 23 de agosto de 2006 el acto de presentación de la primera exportación de maquinarias agrícolas rumbo a Venezuela, que saldría la semana siguiente desde esta terminal portuaria. En ese momento el Gobierno de Néstor Kirchner, a través del ministro de Planificación Julio De Vido anunciaba el fabuloso negocio con el país caribeño. Decía De Vido, que presidió el acto en TZ que “las exportaciones de maquinarias agrícolas pasarían de 113 millones a 150 ó 200 millones de dólares en 2007 y que en cinco años, rondará los 500 millones de dólares”.
    De Vido anunciaba también su próximo viaje a Venezuela para definir la segunda etapa (de cinco) de exportaciones en el contexto de un acuerdo de cooperación económica entre ambos países.
    En los playones de la Terninal, como pudo presenciar LA VOZ esa tarde, había decenas de maquinarias esperando embarcar. Eran 483 unidades de 39 empresas argentinas que formaban parte de la primera entrega parcial de 4.000 equipos por 113 millones de dólares para el año 2006, cifra que por entonces representaba un 20 % de la facturación del sector.
    De Vido llegó a Zárate acompañado por el cuestionado coordinador de las relaciones bilaterales con Venezuela de su cartera, Claudio Uberti (ex OCCOVI) hoy destituido tras el affaire de  la valija de Antonini Wilson, el ex subsecretario de Agricultura Javier de Urquiza y el titular del INTA, Carlos Cheppi, además de la entonces ministra de la Producción bonaerense, Débora Giorgi, (hoy funcionaria de la Nación), el presidente de la Cámara Argentina de Maquinarias Agrícolas y aquí se le sumó el ex intendente Omar Bernués.
    El acto fue glamoroso y terminó con un lunch servido en una carpa instalada en el playón aunque el negocio presentado, para quienes ya no eran ingenuos, tenía un cierto tufillo a negociado a favor de su más ferviente impulsor, el ministro De Vido, mano derecha del presidente Kirchner y su sucesora.
    Frente a las actuales denuncias desde distintos sectores, el ministro De Vido mandó ayer cartas documentos al ex embajador de Venezuela, Eduardo Sadous, al senador nacional Luis Juez y al titular de la FAA, Eduardo Buzzi para que rectifiquen sus denuncias de “coimas” que debían pagar los empresarios de maquinarias agrícolas para ingresar en el negocio exportador.