• Hoy 15 - Zárate - 5.8° / 7°
    • Nublado
    • Presión 1027 hpa
    • Humedad 75%
  • Con destellos de talento y pasión

    6/5/2010

    Si uno no está adiestrado en frecuentar el musical, seguramente no sabrá de lo que hablamos; pero si conoce medianamente el género, sus dificultades, sus parámetros y sus  múltiples exigencias artísticas, se habrá dado cuenta del enorme esfuerzo que significa para un elenco de Zárate llevar adelante un proyecto de estas características. Porque el musical exige destreza en lo actoral, lo musical, lo vocal,  una gran plasticidad corporal,  al mismo tiempo que un gran despliegue visual de luces, elementos escenográficos,  vestuarios, efectos y sonido. Porque básicamente, su misión es la de impactar sonora y visualmente a la platea con una historia simple. Simple de interpretar o de consumir para el público, pero muy difícil de llevar adelante arriba del escenario, diría dificilísimo. Se trata ni más ni menos que del género teatral más completo porque necesita  de los intérpretes una preparación más que amplia en todas las  disciplinas escénicas, el teatro, la danza, la expresión corporal, la acrobacia, el canto.
    “Bienvenidos al Musical 5”, la quinta propuesta de este fabuloso elenco de Comedia Musical que forma parte del Teatro Coliseo, cumple con los requisitos fundamentales: Impacta, conmueve, entretiene, incluso hasta las risas en sus secuencias más divertidas, y deslumbra en todo su despliegue.
    Y lo que proyectó esta vez su director Juan Manuel Zárate fue más que una simple puesta de un musical, fue una apuesta de mucho riesgo, porque planteó –por primera vez- dos obras desconocidas para el público argentino y sin versión en español: “Wicked” (Malvada)  y “Legalmente rubia”, dos musicales exitosos en Broadway, que tuvieron este fin de semana en el Coliseo su primera versión en nuestro idioma, lo cual no es poco mérito. Esto implica un trabajo de interpretación, traducción y adaptación de libros, diálogos, canciones,  realizados por Jimena y Vicky Velli y Juan Manuel Zárate que lo hace mucho más valioso que cualquiera de las otras versiones de musicales famosos de otras temporadas, que contaban  a su favor con el conocimiento previo de las canciones y las historias por parte del público.
    Acá la jugada  es a todo o nada. En “Wicked”,  la historia sucede en el Reino de Oz, donde la lucha entre el bien y el mal está representada por una chica verde que tiene poderes extraordinarios, que cuida de su hermana inválida y que luchará contra el famoso Mago que tiene engañada a la población y sometido al mundo de los animales, a los que les ha quitado el don del habla. Por supuesto, el bien triunfará y la deforme criatura verde se quedará con el galán de la historia, en una vida más allá de la muerte. Obviamente, una historia sencilla, y bastante esquemática, pero no es eso lo importante en un musical.  Lo atrapante no es lo que se cuenta –la anécdota puede ser conocida o no-  lo importante es el cómo. Eso es lo que hace interesante la propuesta, porque desborda de creatividad, de ritmo en la narración, en los efectos simples pero impactantes, en las coreografías, en las escenografías, en el despliegue luminotécnico. Supera a las anteriores no sólo en lo técnico y lo visual,  sino que arriesga más fuertemente  también en  lo actoral  (el punto mas débil en todos los musicales) pero lo abordan con audacia, en diálogos cortos que funcionan como conectores de las escenas, quizá por la necesidad de hacer más  comprensible una historia poco conocida, pero también, supongo, con la idea de enriquecer lo artístico.
    “Legalmente rubia” es más fácil de digerir y más entretenida en cuanto a lo divertido de las situaciones porque la mayoría conoce la película protagonizada por Reese Whitherspoon.  Otra historia sencilla en torno a la típica rubia tonta que, decidida a hacer lo imposible por conquistar a su galán, llega hasta Harvard y allí se convierte, inesperadamente, en una brillante abogada utilizando sus encantos e instintos naturales para ganar aceptación, juicios y, por supuesto, el amor de su vida. Happy End.
    Es más llevadera la segunda parte, quizá porque es más corta la historia, y también porque las canciones, vestuarios y escenografías son más  “light” y coloridos.  Casi lo opuesto a lo oscuro de la primer obra, más contrastante. Desafíos muy distintos, pero interesantes ambos.
    Se podría criticar cosas (pequeños problemas con el sonido o alguna garganta disfónica, que siempre sucede cuando se trabaja con tanto material humano), pero más bien apuntaría  para el futuro una sola: Intensificar el trabajo actoral, la composición del personaje. Pero en su conjunto, Bienvenidos supera las expectativas y demuestra que cinco años no pasaron en vano, el elenco ha alcanzado con creces las metas propuestas y está para  más.
    Pero si algo hay que decir con claridad es que, con pequeños altibajos, lógicos en un grupo tan grande de gente que además está aprendiendo todavía, lo que sobra es talento y pasión. Y eso es lo que transmiten al público desde el escenario, una pasión enorme de un trabajo hecho con mucho esfuerzo y dedicación a puro pulmón, pero con un talento envidiable, moldeable aun por supuesto y por suerte, pero que supera a muchos de lo que uno puede ver en escena en escenarios de la avenida Corrientes.
    Chicos, no los voy a nombrar a todos porque son muchos, pero los felicito porque son un orgullo para el arte zarateño y una promesa a futuro muy grande si le siguen poniendo esa garra y esa pasión que sólo los artistas llevan en sus venas.

    Julio Belando
    JB Producciones
    TE: 0341- 4267678
    155 620592
    www.jbproducciones.com.ar


    A %d blogueros les gusta esto: