• Hoy 20 - Zárate - 3.1° / 5.3&deg
    • Despejado
    • Presión 1026 hpa
    • Humedad 89%
  • Polémica por 10 toneladas de pilas que iban a ser enterradas en Campana

    7/5/2010

    Diez toneladas de pilas y baterías que el Gobierno de la Ciudad juntó durante ocho meses sigue sin destino  almacenado en un predio estatal del Bajo Flores.
    La Agencia Ambiental porteña firmó un contrato con una empresa llamadaBafesa, por que tiene un relleno sanitario para residuos peligrosos en Campana y que estaba dispuesta por $ 76.000 a enterrar las pilas y baterías.
    Pero el gobierno de la provincia de Buenos Aires advirtió que no admitirá que el acuerdo se concrete, ya que el artículo 28 de la Constitución bonaerense, prohíbe el ingreso al territorio provincial de desechos tóxicos y radiactivos.
    “Lo nuestro es categórico: de ninguna manera vamos a aceptar las pilas. No sólo porque lo prohíbe nuestra Constitución, sino también porque tenemos la decisión política de no aceptar la contaminación.
    ¿Qué puede hacer la Ciudad con las pilas? Que las entierre en su territorio, si diez toneladas son lo que producen de basura en un par de días”, dijo a Clarín el jefe de gabinete de la administración de Daniel Scioli, Alberto Pérez.
    Del lado porteño, la titular de la Agencia Ambiental, Graciela Gerola,  rechazó la interpretación de Pérez: “Los estudios de laboratorio dicen que las pilas no son residuos tóxicos, como serían por ejemplo el PCB o el material nuclear.
    Sí son residuos peligrosos y por eso la empresa los enterrará en un relleno sanitario de seguridad, con una protección tres veces superior a los comunes, para asegurar que no se filtre las sustancias hacia el subsuelo”.
    En el medio, la presidente de la Auditoría General de la Ciudad, Sandra Bergenfeld, anunció que la única solución que ve es exportarlas a países que tienen la tecnología adecuada para darles tratamiento.
    Actualmente, con las pilas comunes, la indicación de las autoridades de la Ciudad es que sean tiradas al tacho de basura, porque tienen una cantidad de mercurio muy reducida con respecto a las antiguas.
    Las baterías recargables, en cambio, son más peligrosas y deben ser llevadas a los fabricantes, para que ellos se encarguen de darles disposición final.
    No todos, sin embargo, están de acuerdo. Greenpeace, explicó: “Nuestra posición es que ninguna pila deber ser tirada a la basura, porque si bien las comunes tienen una cantidad reducida de mercurio, igual son contaminantes. Por ellos creemos que los fabricantes deben hacerse cargo de todas las pilas y baterías cuando éstas ya no están más en condiciones de ser usadas, como lo hacen en otros países del mundo, donde son recicladas”.