• Hoy 20 - Zárate - 9.4° / 11.5&deg
    • Despejado
    • Presión 1022 hpa
    • Humedad 57%
  • Cientos de fieles festejaron el día de la Virgen de Luján

    10/5/2010

    Gran cantidad de fieles de los distintos barrios zarateños se reunieron en la tarde del sábado para homenajear a la Virgen María de Luján en su día, y rezar por la Patria en el inicio de los festejos del Bicentenario (1810-1816).
    La Virgen de Luján es la Patrona de la Argentina y también de la diócesis de Zárate-Campana, por esta razón fue la importante convocatoria que tuvo en nuestra ciudad.
    El acto en Zárate se realizó en la parroquia de Villa Massoni a las 15 horas, con una sentida ceremonia en la puerta del templo a cargo del Cura Párroco Osvaldo Monferrand, en la que se destacó la consigna de “unir las voluntades y rezar todos juntos por la Patria en el inicio de Bicentenario”.
    Algunos de los fieles tras escuchar las palabras, quizás, habrá pensado que hoy, en el inicio del Bicentenario, la realidad y el ánimo de todos los argentinos no es el mismo. Quizás sea éste el motivo por el cual resonó entre las muros de la parroquia aquello de… “Nos sentimos heridos y agobiados… Pero queremos ser Nación, una Nación cuya identidad sea la pasión por la verdad y el compromiso por el bien común”.
    Terminada esta ceremonia, todos los vecinos presentes acompañaron la imagen de la Virgen en una procesión por las calles de los alrededores de la parroquia.
    La multitud esperó la salida de la imagen agitando una bandera argentina y portando una vela encendida. A su vez, la Banda de Prefectura se sumó al acto y aquello que había empezado como un ritual religioso adquirió connotaciones cívicas muy fuertes en todos los vecinos.
    La imagen de la Virgen salió del templo y fue recibida con un gran aplauso, luego la colocaron en un carro con la custodia de hermosas paisanitas vestidas con los colores patrios; mientras a su paso se entrecruzaban las banderas argentinas.
    Pasadas las 16 horas, comenzó la procesión por el barrio de Villa Massoni vestido y embanderado de celeste y blanco. De la procesión participaron autoridades, docentes y alumnos del Instituto San Francisco de Asís, de la Agrupación Boy Scouts y representantes de distintas parroquias e instituciones zarateñas.
    Cada vecino fue manifestado sus intenciones, se rezó por la Patria, por las fuentes de trabajo, por las condiciones laborales, por la dignidad humana, por la educación, por las familias, por los pobres y por la inclusión social.
    Terminada la procesión, se celebró la Santa Misa en el templo de la parroquia que albergó a toda la multitud participante de la procesión. La virgen fue ingresada por varios jóvenes paisanos quienes la colocaron en el altar.
    La misa fue presidida por el cura párroco, Osvaldo Monferrand, y  José María Jaime Burmestein, uno de los párrocos anteriores, y el padre Eduardo, de la Parroquia Beata Madre Teresa de Calcuta.
    La gran convocatoria, las intenciones expuestas en la procesión, el mensaje de Montferrand, la agitación de las banderas y los cantos de la gente transmitían un mensaje de esperanza, se mezclaban gritos de “Viva la Patria” con cantos a la virgen pero el mensaje era el mismo, aportar a una mejor Nación, con inclusión social y con trabajo, generar el movimiento para “dejar de ser habitantes y pasar a ser ciudadanos”.

    EN LUJAN

    Frente a la Basílica de Luján, obispos de la  Iglesia católica advirtieron el sábado que los ciudadanos deben exigir transparencia y honestidad a los representantes políticos.
    Incluso, se llamó a no votarlos si no cumplen con esos valores y a “movilizar a la opinión pública a que haga lo mismo”, en un fuerte pronunciamiento, en momentos en que distintos hechos de corrupción son investigados por la Justicia y rozan al Gobierno.  La Iglesia sumó su voz al presentar el “Manifiesto de la esperanza”, elaborado por el Departamento de Laicos del Episcopado y avalado por los obispos, que acompañaron su presentación junto al cardenal Jorge Bergoglio y miles de peregrinos, en una celebración que coincidió con la festividad de la Virgen de Luján.
    Bergoglio presidió la misa, al aire libre, luego del encendido de velas en el que se rezó una oración por la patria. Definió al santuario de Luján como la “casa de los argentinos” y pidió a la Virgen que “cuide a la patria, en particular a aquellos que son los más olvidados, pero que saben que aquí siempre hay lugar para ellos”. Instó a que “la patria crezca en paz y en concordia”.