• Hoy 30 - Zárate - 14.1° / 17.5°
    • Despejado
    • Presión 1008 hpa
    • Humedad 51%
  • “Se recupera un predio muy importante”

    11/1/2011

    La licenciada en Higiene y Seguridad, Liliana Garrigó, se encuentra desde agosto del año pasado trabajando en recuperar ambientalmente todo el predio de la ex planta de agua pesada, que se construyó (aunque nunca funcionó) en un terreno lindero a la Central Nuclear de Atucha I.
    Allí, la Comisión Nacional de Energía Atómica planea construir un “polo tecnológico nuclear” en el marco de su proyecto CAREM (Central Argentina de Reactores Modulares).
    En la actualidad, la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) se encuentra desarrollando un primer prototipo del reactor CAREM- 25 que tendrá una capacidad de generación de aproximadamente 25 MW eléctricos, potencia que por ejemplo alcanzaría a abastecer de energía eléctrica a una población de alrededor de 100 mil habitantes.
    LA VOZ tuvo acceso al predio y dialogó con Luciano Turina, encargado de las Comunicaciones Institucionales del CAREM- 25 de la CNEA, y con la licenciada Garrigó sobre los trabajos que se vienen llevando a cabo en la zona.
    “Había mucho pasivo ambiental, lo propio de una planta de agua pesada. Había tambores de aceite; que se habían comprado como insumo para la planta; mucho asbesto, que era utilizado como aislante en las paredes; transformadores con PCB, formados por un compuesto químico con cloro, carbono e hidrógeno; baterías de níquel y demás contaminantes que fueron quedando y para sanear toda la zona debimos aplicar todo un protocolo ambiental y administrativo tras realizar un relevamiento general de la planta, luego del desmantelamiento general”, informó la licenciada en Higiene y Seguridad, Liliana Garrigó.
    Asimismo, destacó que se han recuperado las redes cloacales, se han limpiado los ductos pluviales, se reacondicionaron y se está descontaminando una planta de efluentes cloacales. “Todo el trabajo realizado en esta planta de agua pesada, en donde próximamente se emplazará el edificio del CAREM, conlleva una carga administrativa muy fuerte. No obstante, se tomaron todos los recaudos necesarios y se cumplieron con todas las leyes ambientales de Provincia y de Nación para desmantelar la ex planta de agua pesada, descontaminarla y reciclarla para comenzar con las construcciones civiles”, aseguró Garrigó, quien agregó que trabajaron bajo tres conceptos, recuperación, adaptación y remodelación del predio.
    “Esta es la otra tarea relevante más allá de la construcción del CAREM en sí; la recuperación ambiental de este predio para la comunidad, la cual es muy importante. La CNEA eligió este lugar para recuperarlo y luego construir un polo tecnológico nuclear aprovechando el impulso de la zona con la central nuclear de Atucha I, Atucha II en construcción y el resto de los proyectos vinculados a la actividad. Estamos muy entusiasmados con este proyecto y la Comisión Nacional de Energía Atómica está poniendo todo su trabajo en esto”, expresó el encargado de Comunicaciones Institucionales del CAREM-25 de la CNEA, Luciano Turina.
    El detalle del predio
    En la edición de ayer, se anunciaba la construcción de este polo tecnológico nuclear que contará, además del edificio del reactor, con un centro de visitas, un microcine, laboratorios, aulas de capacitación para 65 personas, una sala de servidores informáticos, talleres de maestranza, vestuarios para los operarios, un centro de servicio para las centrales nucleares y un simulador de entrenamiento para operadores de centrales nucleares. Además, se está evaluando instalar también paneles solares para aprovechar la energía natural, aparte de un proyecto vinculado a la energía eólica.
    Todas estas actividades generarán un ámbito propicio para el desarrollo de futuras centrales CAREM para la formación de las próximas generaciones de profesionales nucleares y apuntarla el crecimiento económico y social de la ciudad de Lima, de Zárate y de su zona de influencia.
    Cronograma
    Promediando el año pasado, la presidenta de la Comisión Nacional de Energía Atómica, Licenciada Norma Boero, anticipó una inversión, desde el reinicio del proyecto CAREM en el año 2007, hasta su terminación en el 2014 de 1.300 millones de pesos, el 70 % de la cual corresponde a servicios y productos de la industria nacional dando participación a operarios, técnicos y científicos argentinos.
    En materia de recursos humanos, había asegurado que trabajan en el ámbito de CNEA más de 200 personas vinculadas de mara directa a este proyecto.
    En cuanto a las fechas programadas para las tareas, la CNEA estima que el inicio de la obra civil, de todo lo que será el edificio del reactor, será en el primer cuatrimestre de este año; luego de que se hayan terminado todas las tareas de recuperación ambiental propiamente dichas.
    El inicio del montaje electromecánico será para enero del 2012, la finalización de la obra civil está prevista para abril del 2013, la finalización del montaje electromecánico para junio del 2014 y la finalización de las pruebas preliminares en febrero del 2015. Se cerrará el ciclo de las tareas de ingeniería con la etapa de “Criticidad” durante el segundo cuatrimestre del 2015.