• Hoy 30 - Zárate - 12° / 13.6°
    • Despejado
    • Presión 1008 hpa
    • Humedad 84%
  • Cómo se vive la cuarentena en la ciudad (GALERIA DE IMAGENES)

    27/3/2020

    En menos de una semana la población zarateña debió adquirir nuevos hábitos, hacer colas para ingresar a los comercios, prever ciertas recomendaciones a la hora de circular por la calle, organizar las compras y generar un nuevo esquema de hábitos con su familia, en virtud de la cuarentena obligatoria por el coronavirus.
    De alguna forma, entendió que debió comenzar a fijarse en el “otro” y frenar su ritmo de vida a la fuerza.
    Como contrapunto, las redes sociales, las pantallas y sus “fake news” provocan un estado de alerta y temor contraproducente; sumado que las noticias hablan todo el día de la pandemia y que la capacidad intelectual de un ser humano no está preparada para interpretar tal situación de excepción.
    En medio de este combo de sentimientos, sensaciones y sentires; la mayoría de los habitantes de Zárate entendió que debe quedarse en su casa hasta tanto el Estado nacional informe lo contrario. Cada persona también está entendiendo que debe ser “flexible” a la situación y paciente; así también lo piden los representantes políticos.
    En cuanto a la calle, sólo se percibe mucho movimiento en horas de la mañana y hasta el mediodía en zonas y calles comerciales. Un poco menos por la tarde y ya para las 21 horas no queda nadie. Tampoco gente en las paradas y sólo se ven remises con pasajeros y motos de delivery. Cajeros, supermercados, farmacias y almacenes son los comercios más concurridos. Así como también casas de artículos de limpieza y rotiserías y pizzerías, locales en los que se ve movimientos en su interior pero un claro automatismo entre un teléfono que suena y una moto que sale.
    RenaciO la naturaleza
    Cuando no está la presencia del hombre la naturaleza aflora; vibra de otra manera. Si hay algo positivo en esta pandemia es el respiro que tomó la naturaleza. La bocanada que está tomando el río Paraná, la costa, los peces y las aves. Fue una primavera anticipada.
    Así como en otras partes del mundo se ve ovejas caminando por las calles, aguas más claras en canales; en la costanera local el sonido del ambiente cambió. Es el Río Paraná que retornó a su ronroneo especial, a su correntada habitual y sus remansos, sin estelas de barcos que presuman movimiento. Tampoco se divisan los espineles de pescadores y hasta el puente ruge sus metales con el viento, y no con el peso de los vehículos.
    Chingolos, benteveos, zorzales, teros y horneros coparon la ribera. Grandes manchones blancos y grises de heces de palomas ocupan parte de la vereda y la bicisenda debajo del viejo puente trasbordador de Celulosa. Allí arriba decenas de nidos parecen recubrir los huecos triangulares de los hierros.
    Seis perros callejeros hurgan una bolsa de basura, aprovechando que los cestos quedaron con bolsas y residuos como muestra de la desidia municipal.
    Seis prefectos para todo el frente costero son la única preocupación para los pájaros que caminan y tratan de buscar comida en el verde césped.
    La última sudestada barrió restos de basura del piso, se la llevó lejos y resultará difícil encontrarla otra vez sin basura y tan verde.
    A la noche todo cambia; es la hora de los seres nocturnos. Los grillos reemplazan con fluidez el canto de las aves y los sapos y las ratas salen a comer como atraídos por la falta de movimiento.
    Ayer por la mañana, en el Parque Urbano, una cuadrilla de una empresa privada que contrata el municipio para mantener los espacios verdes, parecía quejarse del trabajo que les tocaba realizar. Nunca habían visto tan verde al parque, con tanto pasto para cortar. Los pelones de tierra están siendo recuperados por el color verde y el lago amanece sin plásticos ni botellas.

    Costanera cerrada

    Parte de la presencia de estos seis efectivos de Prefectura en todo el frente costero se debió a una nueva disposición del Municipio, de vallar el acceso a la costanera. Y lo hizo, precisamente, con vallas en Hipólito Yrigoyen y costanera, en Rivadavia y costanera y en el ingreso a la costa por debajo del puente.
    Pero también con barricadas de tierra, como ensayaron otros partidos bonaerenses, en calle Caseros, en la arteria del tránsito pesado. Allí una retroexcavadora colocó un gran montículo de tierra para obstaculizar el paso de camiones. Por ende todos los vehículos deberán desplazarse por el punto de control de acceso ubicado en Lavalle y Teodoro Fels.
    “Estas acciones, que se siguen ampliando, tienen que ver directamente con el objetivo de prevenir y contribuir, para tratar de reducir la circulación interna injustificada en la ciudad, teniendo en cuenta los protocolos de prevención, diferentes operativos y controles vehiculares que realiza el municipio por disposición del Intendente Cáffaro, quien junto a su equipo y apelando a la responsabilidad y acompañamiento de los vecinos busca evitar con estas importantes medidas, la propagación del coronavirus”, explicaron desde el Municipio.
    Vale recordar que estos cortes se suman a los recientemente anunciados, los mismos son: España y Colectora Ruta 9; Pellegrini y Colectora Ruta 9; Paso nivel Rómulo Noya y Vías del Ferrocarril; España y Vías del Ferrocarril;-Croacia y Larrea.

    Largas filas para comprar en farmacias y supermercados

    Ante la posibilidad de que se endurezcan las restricciones para circular a través de una cuarentena total y obligatoria para evitar una mayor cantidad de contagios por el coronavirus, la gente se amontonó en los supermercados y farmacias para comprar mercaderías.
    Ayer, se pudieron observar largas filas en comercios del rubro supermercados y farmacias, que limitaron la cantidad de personas que pueden permanecer dentro de los locales, lo que obligó a hacer filas afuera.
    A muchos clientes se los pudo ver con alcohol en gel en mano como también personas que eligieron usar barbijos o simplemente taparse la boca con pañuelos.