• Hoy 8 - Zárate - 6° / 7.2°
    • Nublado
    • Presión 1024 hpa
    • Humedad 59%
  • Se suspendió la movilización de la Uocra luego de un principio de acuerdo entre el gremio y las empresas

    8/6/2020

    Fuentes de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (Uocra) confirmaron que la movilización de 400 trabajadores que se iba a realizar hoy se suspendió a raíz de un principio de diálogo y acuerdo entre el gremio y Nucleoeléctrica y la CONEA, que administran las obras de Atucha y el Carem respectivamente.
    Dos días antes del decreto de aislamiento social obligatorio a raíz de la pandemia de Covid-19; el gobierno nacional decidió reactivar las obras en el reactor nuclear de potencia CAREM 25 y en el edificio para el ASECQ en Atucha.
    A raíz de esto, el sector de la construcción celebró tal decisión pero luego la pandemia “suspendió” todo hasta nuevo aviso.
    Por lo tanto y con el permiso de la presidencia para que se reactiven las obras públicas con las normas sanitarias correspondiente, es que la Uocra salió a reclamar que se continúen tales proyectos en Lima.
    En el medio, el gremio liderado por Julio González, acordó con la operadora de Atucha I y II, Nucleoeléctrica (NASA), y con la Conea, que tiene a su cargo la construcción del Carem, el pago de un salario de emergencia para 400 trabajadores afectados a tales obras que debieron ser suspendidas. Dicho “salario de contigencia” era para que los obreros atraviesen la cuarentena con un sustento mínimo para sus familias a la espera de que dichas obras se retomen. Finalmente, y según el gremio, nada de eso ocurrió, pese a las promesas de la Conea y NASA.
    A raíz de ello es que los propios trabajadores pidieron al gremio movilizarse para reclamar el reinicio de las obras y el pago de este “salario de contingencia”.
    Sin embargo las empresas contratistas, dispuestas a retomar tales proyectos de montaje civil, se han comunicado con el gremio local y la movilización se “levantó”. Al mismo tiempo, se abrió un canal de diálogo para esta semana con el objetivo de dialogar sobre tales proyectos y su continuidad.
    La cuarentena frenO el impulso inicial
    Una de las dos obras que se iban a retomar en marzo era el proyecto Carem 25; el primer reactor nuclear de potencia íntegramente diseñado y construido en la Argentina ubicado al lado del complejo nuclear de Atucha.
    La ley nacional 26.566, promulgada en diciembre de 2009, declaró de interés nacional el diseño, ejecución y puesta en marcha del Prototipo de Reactor CAREM bajo la órbita de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), facultando al organismo a celebrar los contratos que resulten necesarios con Nucleoeléctrica Argentina.
    Por otro lado, la segunda obra de envergadura para este año era la construcción del edificio para el Almacenamiento en Seco de los Elementos Combustibles Quemados (ASECQ); un proyecto clave para la continuidad de la operación de las centrales nucleares Atucha I y Atucha II, en tanto que el proyecto de extensión de vida de la Central Nuclear Atucha I permitirá que la primera central nuclear de potencia de América Latina continúe operativa. Pero para ello se debe construir un edificio para almacenar allí los combustibles radioactivos quemados.
    Allí también el ritmo se desaceleró en el marco de la pandemia pero Nucleoeléctrica está avanzando en dialogar con diferentes empresas contratistas que estarían en condiciones de culminar piletas ASECQ. Allí, la idea es que se reincorporen a todos los trabajadores que quedaron cesantes a partir de la desvinculación de las firmas Techint y Caputo.