• Hoy 15 - Zárate - 4.9° / 5.3°
    • Despejado
    • Presión 1023 hpa
    • Humedad 44%
  • Cómo son los centros de aislamiento que dispuso el Municipio

    12/6/2020

    El Municipio modificó su organigrama a raíz de la pandemia de Covid-19 y de que su plantel se vio diezmado entre los empleados que se encontraban dentro del “grupo de riesgo”; además porque las oficinas municipales se cerraron al público a partir del Decreto presidencial de Aislamiento Obligatorio.
    En reemplazo del organigrama, se presentaron 19 programas que atienden la pandemia y realiza diferentes abordajes territoriales en coordinación con las distintas áreas. En otras palabras, casi todos los recursos municipales están volcados en el aspecto sanitario; interrumpiéndose obra pública y otras tareas propias del quehacer diario de la Comuna.
    En primera medida, el Municipio tuvo un plazo acotado para reforzar y ampliar la infraestructura sanitaria conforme a las directivas del Ministerio de Salud de Nación y Provincia. La premisa es llegar al invierno con “la curva aplanada” de casos por Covid-19 en la zona metropolitana, denominada AMBA, en donde se encuentra Zárate.
    En cuanto a lo sanitario, y para llevarlo a un esquema más llano, se generó un primer anillo de atención primaria de la salud especializada para casos de coronavirus. Se acondicionaron clubes y la base naval como centros de aislamientos (CEDA) con el fin de albergar a personas con Covid positivo pero no de gravedad. Jóvenes, adultos y niños que no estén dentro de los “grupos de riesgo”, los denominados “casos leves”. Luego se reformó el asilo de ancianos que pasó a ser un centro de complejidad intermedia en este esquema municipal. Y finalmente todos los pacientes graves serán derivados al Hospital provincial, que cuenta con la infraestructura para ello.
    Así se ha planteado el esquema de salud pública que coordina el Municipio; además de contar con el SEMU, como un servicio de emergencia en la vía pública reforzado y con personal capacitado en este contexto de pandemia y con el Hospital municipal Favaloro y la Unidad Sanitaria Alleotti de Lima como epicentros sanitarios para detectar pacientes. De esta manera se prepara el municipio para enfrentar la pandemia durante el invierno, donde además reinan las enfermedades respiratorias; con lo cual todo el sistema sanitario se resiente y la pandemia de Covid-19 se torna más compleja.
    El Municipio firmó un convenio con los clubes de la ribera para disponer de sus gimnasios y allí conformar un gran “sala común” de hospital. El Náutico Zárate con cien camas y el Náutico Arsenal con otras cien.
    El criterio fue que estos centros de aislamientos sociales estén alejados de la zona urbana pero cerca del hospital. Aparte la Armada puso a disposición un espacio dentro de su base naval con 140 camas. Y en Lima, el Lima Football Club, aportó parte de sus instalaciones para colocar otras 30 camas.
    Según confirmó Pablo Giménez, titular de Servicios Públicos y coordinador de los 19 programas en marcha que aplicó el Ejecutivo en este contexto, el protocolo sanitario es de “casco blanco”.
    “Este programa sanitario está supervisado por los doctores Claudio Gregoris y Gustavo Morán y la Base Naval puso a su médico para coordinar las 140 camas de allí. Actualmente estamos instalando la calefacción en el gimnasio del Náutico Zárate, ya que si bien estos establecimientos cuentan con sus camas ya preparadas, vamos a ir habilitando de a uno. Primero será el Náutico Zárate, y si se llena habilitaremos al Náutico Arsenal y la Base Naval. Aparte funcionará Lima Football Club y el ex hogar de ancianos”, confirmó el funcionario en diálogo con LA VOZ.
    “Consideramos que la cantidad de camas es la que debemos tener para Zárate en función de la población y siguiendo el modelo aplicado en Tigre. Estos centros, al igual que el ex hogar de ancianos, se encuentran habilitados”, ratificó Giménez.
    Ex hogar de ancianos
    El otro establecimiento preparado en este esquema es el ex hogar de ancianos, con 45 camas. Allí no solamente hay camas sino que también cuentan con equipamiento médico, oxígeno y una guardia activa de un médico por día y doce enfermeras que realizan turnos de seis horas; con lo cual se encuentra funcionando todos los días, las 24 horas, con un médico y enfermeras. No obstante y hasta el momento, no han recibido pacientes.
    “En general, tenemos un equipo capacitado en todos los protocolos sanitarios vigentes y estos lugares y toda la red sanitaria pública se activa ante un caso de coronavirus positivo. Se informa a las autoridades sanitarias y luego se derivan a los centros de aislamientos sociales si es leve, al ex hogar de ancianos si reviste alguna dificultad o al hospital provincial, en caso de que sea grave”; explicó Giménez.
    Programa de voluntariado
    El municipio comenzó a inscribir a personas para que formen parte de un nuevo “Voluntariado Social”, que trabajará en la contención de los pacientes que sean derivados a los Centros de Aislamiento ubicados en clubes del Partido.
    “Volvemos a aclarar que los gimnasios de los clubes fueron fueron pensados y reestructurados para aquellas personas que tengan síntomas leves o que no puedan cumplir con el aislamiento en sus hogares. Si bien tenemos la infraestructura ya instalada, el plan sanitario, el personal médico y de enfermería, nos falta gente que realice tareas dentro de los clubes, ya sea de asistencia para cualquier cosa que necesiten los médicos o los enfermeros, terminar de preparar viandas, no cocinar, y actividades de contención y de animación social para los pacientes que se ubiquen allí. Por eso abrimos el voluntariado para los centros de aislamientos sociales”, recalcó Giménez
    Conforme a tal propuesta, se ha preparado un programa que va a estar a cargo de la Cruz Roja y que contará con la ayuda del Colegio de Psicólogos y de Trabajadores Sociales, con el objetivo de contener a la gente durante los 12 días que estén aislados en esos gimnasios.
    “Nuevamente aclaro que no tendrán contacto con los pacientes sino con los médicos y enfermeras; siempre bajo un esquema de bioseguridad estricto pero sin contacto físico. Las tareas serán de contención, diálogo y para realizar actividades recreativas instalaremos una pantalla gigante y estos voluntarios acompañarán a los pacientes en este tipo de propuestas. En esta pantalla, que tendrá wifi, la gente se podrá comunicar y relacionar con sus familiares y amigos. Tanto los representantes de la Cruz Roja, como los psicólogos y trabajadores sociales están armando un plan con propuestas lúdicas, como una rutina de entretenimientos y formación, para que transiten los 12 días bien contenidos y ocupados”, amplió Giménez.
    Hasta el momento se inscribieron 79 personas, quienes ahora se someterán a una etapa de selección y capacitación. “En principio será un voluntariado no remunerado pero estaremos abiertos a que sea remunerado una vez iniciado el programa y viendo cómo se desarrolla todo. Estos voluntarios contarán con un seguro, estarán vinculados al municipio y tendrán su correspondiente equipo de bioseguridad”, anticipó el funcionario municipal.
    Quienes pueden inscribirse
    La inscripción se extenderá hasta el próximo lunes 15 de este mes, y todas las personas interesadas podrán inscribirse en la Web del municipio: www.zarate.gob.ar, allí deben completar la preinscripción en un formulario diseñado para este objetivo.
    Como requisito, deben ser mayores de edad, con disponibilidad horaria semanal (teniéndose en cuenta que serían turnos de 4 horas) y no tener patologías crónicas.