• Hoy 25 - Zárate - 16.7° / 16.8°
    • Lluvia
    • Presión 1015 hpa
    • Humedad 68%
  • Los robos no cesan y crece la preocupación

    16/6/2020

    A pesar de la cuarentena y de las medidas de aislamiento social preventivo obligatorio por la pandemia del COVID-19, son cada vez más los robos que sufren los vecinos de distintos barrios, que pone de manifiesto una creciente inseguridad que hasta el momento no tiene respuesta.
    El malestar de los vecinos de barrios como Villa Fox, Fonavi, Villa Carmencita, San Jacinto, Almirante Brown o Villa Massoni, por mencionar solo algunos, tiene que ver con que desde hace algunos meses las medidas preventivas contra el delito, como patrullajes y operativos de control, desaparecieron por completo, dando lugar a una nueva oleada de delitos.
    Una de las modalidades más comunes tiene que ver con robos y asaltos en la vía pública; en la noche del pasado sábado, en las inmediaciones del cruce de Soler y Güemes, una joven que circulaba en motocicleta fue abordada por dos delincuentes que la interceptaron cuando regresaba a su domicilio.
    La mujer, de 30 años de edad, regresaba de su trabajo en su motocicleta particular cuando los malvivientes, también a bordo de un rodado modelo Honda Twister color blanca le impidieron el paso, logrando sustraerle una mochila en la que la joven llevaba sus pertenencias, así como también el celular y su billetera con una baja suma de dinero. Si bien los sujetos portaban un arma de fuego, la víctima no resultó herida durante el hecho.
    Pero los asaltos no son los únicos hechos que se registran en la zona. Los habitantes de barrio Almirante Brown notaron también un incremento en la actividad delictiva durante las últimas semanas. De hecho, el pasado fin de semana, un vecino sufrió el robo de varias pertenencias del interior de su rodado en calle Marimón y las inmediaciones de su cruce con Alsina.
    De hecho, la zona cercana a esa intersección, desde hace varias semanas registra numerosos hechos delictivos del tipo asalto a mano armada, generalmente, al caer el sol. En horas de la tarde-noche, las cercanías del lugar registran una gran cantidad de movimiento, dada la presencia de un supermercado, siendo este lugar donde los vecinos se acercan a realizar sus compras.
    MAS ROBOS
    Otro denominador común es que todos estos casos registran el accionar de motochorros que asaltan a vecinos y repartidores con total impunidad.
    Precisamente uno de los hechos se originó en Villa Carmencita, en calle Sargento Cabral al 1500; un joven venía circulando en bicicleta cuando dos motochorros se le pusieron a la par y le robaron las pocas cosas que llevaba, un celular viejo y dos billetes de 50 pesos. Eso sucedió el martes pasado alrededor de las 19 horas. Un vecino llamó al 442288, solidarizándose con el joven, y el móvil tardó media hora en llegar al lugar teniendo en cuenta que un móvil de DPU siempre se encuentra apostado a la vuelta sobre el Parque Urbano. “El otro día me pararon acá en el Parque Urbano porque iba con mi hija, y me dijeron que no podía caminar con mi hija por la cuarentena. Yo hice caso y me fui a mi casa. A los dos días me roban y tardan media hora. ¿Qué tengo que pensar? ¿Que cuidan la vida o que miran para otro lado cuando deben hacer su verdadero trabajo?”, criticó el joven de Villa Ciriaco.
    Por otro lado, comerciantes de Villa Fox han decidido cerrar a las 19 horas porque argumentan que cuando baja el sol es “tierra de nadie” en ese barrio, no anda nadie por la calle y menos aún la propia DPU o la policía. A raíz de la pandemia, el frío y principalmente la inseguridad, decidieron abrir “de corrido” o cortar el horario de atención pero hasta las 19. Lo propio con la oferta de muchos vecinos quienes, apurados por la pandemia y por el simple hecho de sobrevivir, decidieron cocinar y preparar viandas. Ellos optaron por realizar el servicio al mediodía. “La noche de Zárate es un peligro, y estos últimos hechos vienen a confirmar lo que muchos comerciantes y vecinos ya le veníamos reclamando al municipio y a la provincia. Más presencia policial y más compromiso; porque en la muerte del gendarme se dio en el Centro, cuando en la propia calle Justa Lima había más policía que en toda la ciudad”, criticó un verdulero de Villa Fox que decidió cerrar a las 17 horas y hacer horario de corrido.
    En otro orden, la reciente detención de un sujeto que robaba bicicletas en barrio Pitrau no detuvo este delito, que sigue siendo un flagelo en diferentes barrios.
    Finalmente, otro de los hechos delictivos que viene produciéndose es el robo de baterías de autos, mediante un grupo de delincuentes que fuerza el capot, desconecta la alarma del auto desenchufando la batería y se la lleva con total impunidad.