• Hoy 20 - Zárate - 6.9° / 9.9°
    • Despejado
    • Presión 1025 hpa
    • Humedad 49%
  • NASA y la UOCRA acordaron reincorporar trabajadores a las obras del sector nuclear

    16/6/2020

    El lunes pasado, la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA) Seccional Zárate iba a movilizarse desde la rotonda hasta el Centro de la ciudad para reclamar el cobro de un salario de emergencia para a400 trabajadores que en marzo iban a incorporarse a diferentes obras en Atucha 1 y el proyecto nuclear Carem-25; ambos en Lima.
    Dos días antes del decreto de aislamiento social por la pandemia de Covid-19; el gobierno decidió reactivar las obras en el reactor nuclear de potencia CAREM 25 y en el edificio para el ASECQ en Atucha I. A raíz de esto, el sector de la construcción celebró tal decisión pero luego la pandemia “suspendió” todo.
    En tanto, lo que habían prometido tanto Nucleoeléctrica Argentina (NASA) y la Comisión Nacional de Energía Nuclear (CONEA), administradora de la centrales nucleares y del Carem respectivamente, era que los trabajadores iban a cobrar un “salario de contingencia” para quienes se encontraban trabajando bajo las firmas Caputo y Techint; que fueron desvinculadas de los trabajos en el sector nuclear por el nuevo directorio de NASA conformado luego de la asunción del nuevo gobierno de Alberto Fernández.
    El cobro de dicho “salario de contigencia” era para que los obreros atraviesen la cuarentena con un sustento mínimo para sus familias a la espera de que dichas obras se retomen. Finalmente, y según el gremio, nada de eso ocurrió, pese a las promesas de la Conea y NASA. A raíz de ello es que los trabajadores pidieron al gremio movilizarse para reclamar el reinicio de las obras y el pago de este “salario de contingencia”.
    Sin embargo la movilización se suspendió a expensas de la apertura de un canal de diálogo que tuvo sus frutos; dado que esta semana se firmó un acuerdo para que, a partir del primero de julio, ingresen al predio nuclear entre 70 y 100 trabajadores para que comiencen con las tareas de reacomodamiento de obra. En tanto para el resto de los trabajadores que no puedan ingresar de ese total de 400; se les abonará el 75% del salario de un empleado de la construcción bajo el convenio de energía nuclear.
    El acuerdo tendrá un plazo de tres meses y, mientras tanto, NASA designará a empresas contratistas tras una licitación pública, para que se hagan cargo de las obras.
    Las obras
    Una de las dos obras que se iban a retomar en marzo era el proyecto Carem 25; el primer reactor nuclear de potencia íntegramente diseñado y construido en la Argentina ubicado al lado del complejo nuclear de Atucha.
    La ley nacional 26.566, promulgada en diciembre de 2009, declaró de interés nacional el diseño, ejecución y puesta en marcha del Prototipo de Reactor CAREM bajo la órbita de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), facultando al organismo a celebrar los contratos que resulten necesarios con Nucleoeléctrica Argentina.
    Por otro lado, la segunda obra de envergadura para este año era la construcción del edificio para el Almacenamiento en Seco de los Elementos Combustibles Quemados (ASECQ); un proyecto clave para la continuidad de la operación de las centrales nucleares Atucha I y Atucha II, en tanto que el proyecto de extensión de vida de la Centra Atucha I permitirá que la primera central nuclear de potencia de América Latina continúe operativa. Pero para ello se debe construir un edificio para almacenar allí los combustibles radioactivos quemados.