• Hoy 8 - Zárate - 6° / 7.2°
    • Nublado
    • Presión 1024 hpa
    • Humedad 59%
  • Los acusados del crimen del jefe de Gendarmería se negaron a declarar

    20/6/2020

    Los jóvenes de 16 y 19 años permanecen detenidos luego de haber sido capturados horas después del hecho en distintos allanamientos. Durante los últimos días se conocieron elementos que favorecen el esclarecimiento del hecho.
    El imputado menor de edad, se encuentra a disposición del Juzgado de Garantías del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil y, tal como informó este medio días atrás, se negó a declarar ante el fiscal de menores, Dr. Gustavo Ancurio. La misma decisión tomó el otro imputado, quien fue identificado como Pablo Arcel, quien se negó a brindar su testimonio ante la fiscal de la UFI 7.
    La calificación del hecho se mantiene como “Homicidio en ocasión del robo agravado por el uso de arma de fuego”. La autopsia realizada sobre el cuerpo del Jefe de Escuadrón de Zárate, Cte. Marcos Castillo, reveló que el hombre recibió dos impactos de bala en su cabeza, que le provocaron la muerte. En este marco, la fiscal de la causa ordenó las pericias de barrido electrónico que arrojaron resultados positivos sobre los imputados, así como también sobre la víctima; aún restan conocerse resultados de otras medidas, como pruebas de balística o el examen minucioso de las cámaras de seguridad.
    EL CRIMEN
    Según se pudo reconstruir a través de las pesquisas realizadas por los investigadores que siguen las órdenes de la fiscal Dra. Andrea Palacios, de la UFI Nro. 7, el último tramo hasta llegar a su domicilio, Castillo lo hizo recorriendo en bicicleta la calle Justa Lima, para luego tomar Independencia. Al parecer, los malvivientes lo seguían también en una bicicleta, al menos durante las últimas cuadras.
    Cuando Castillo llegó a su domicilio ubicado donde se encuentra la sede de la Sociedad Española, fue abordado por uno de los malvivientes que descendió de la bicicleta mientras el otro aguardaba a pocos metros. Según consta en los registros fílmicos de la zona que pudieron obtenerse, casi sin mediar palabra el delincuente le efectúa dos disparos en el rostro al gendarme, que muere casi de manera instantánea. Ambos agresores escaparon por calle Brown hacia Rómulo Noya y luego sentido a Gallesio; si bien fueron perseguidos durante algunos metros por el personal policial caminante de la zona, finalmente pudieron darse a la fuga.