• Hoy 23 - Zárate - 23.2° / 24.1°
    • Nublado
    • Presión 1021 hpa
    • Humedad 40%
  • El Municipio justificó la implementación de las “estampillas alimentarias”

    24/6/2020

    A partir de la trascendencia mediática que tuvo la iniciativa de la Municipalidad de implementar un sistema de estampillas alimentarias para paliar la emergencia social en el distrito, tanto el propio intendente Osvaldo Cáffaro como los funcionarios de gabinete tuvieron que salir explicar la idea, luego de que circulara la versión sobre el lanzamiento de una “cuasimoneda”.
    En diálogo con LA VOZ, el secretario de Gobierno Juan Manuel Arroquigaray, brindó detalles sobre el programa Huella Solidaria que a grandes rasgos, consiste en la impresión de una serie de estampillas que, aquellas personas que se encuentren en situación de vulnerabilidad, podrán cambiar por mercadería en los comercios que decidan adherir a la propuesta. Estos comercios, luego podrán presentar las mencionadas estampillas ante las autoridades municipales en concepto de pago por tributos vencidos o a vencer en el futuro.
    En principio, el funcionario remarcó que llamó mucho la atención el tratamiento de la información con algunos casos de medios nacionales que mencionaron el tema con tono burlesco, pero sobre todo de la oposición local, dado que, según refirió, “si había alguna duda o algo que charlar, se podía hablar porque nunca nos cerramos al dialogo, todo lo contrario”.
    Pero yendo puntualmente a la explicación de la propuesta, Arroquigaray definió: “Este programa tiene su fundamento en el marco de la emergencia sanitaria, que a su vez conlleva la emergencia social y alimentaria que estamos atravesando yforma parte de un programa integral. La Municipalidad está asistiendo en puestos fijos y móviles, en forma permanente, de manera conjunta con la Armada. También tenemos la entrega de bolsones de alimentos y los Precios Populares Solidarios. Con esto, se proyectó el programa Huella Solidaria, que es un mecanismo que la Municipalidad está autorizada a realizar a razón de la Ordenanza Fiscal vigente y que permite que la Municipalidad pueda compensar la deuda de tasas o tasas afuturo en productos o servicios”.
    En este sentido, el Secretario de Gobierno apuntó que se acercaron de manera particular a distintos comerciantes y supermercados del rubro alimenticio, para invitarlos a formar parte de la propuesta y conocer la respuesta a la iniciativa. En este marco, sostuvo que desde el Ejecutivo pensaron el mecanismopara darle la posibilidad al vecino de que vaya a su comercio de barrio con las estampillas y pueda retirar el producto que necesite. “La única finalidad que tienen las estampillas es que el comerciante pueda presentarse en la oficina de Hacienda de la Municipalidad y decir que en base al programa al cual se adhirió de forma voluntaria, entregó alimentos equivalentes a determinada cantidad de dinero, para que pueda ser descontado de la deuda o de tasas futuras”, sintetizó Arroquigaray.
    Al respecto, remarcó que se trata de una adhesión voluntaria y no obligatoria.“Es una herramienta de compensación, si los comercios no se quieren sumar, no se suman y se seguirán los caminos normales de cobro de la deuda”, indicó el funcionario y agregó: “Hay supermercados chinos que se han sumado y nos acompañan. En vez de que el señor del supermercado vaya a la Municipalidad con una bolsa de alimentos para compensar su deuda, decidimos que el beneficiario vaya al comercio y que el comerciante solo venga con las estampillas”. Al momento, son aproximadamente 30 comercios que expresaron su beneplácito a la medida, pero desde el Ejecutivo auguran que en los próximos días se puedan incorporar otros.
    Hasta el momento, definió el Secretario de Gobierno, no está establecido cuantas estampillas entregarán a los vecinos, dado que eso depende de las particularidades de cada núcleo familiar; por eso, aclaró que el número que circuló en distintos medios acerca de la impresión de estampillas por un total cercano a los 7 millones de pesos, corresponde a una estimación del total de la deuda que tienen los comerciantes con el Estado Municipal.
    “Es un programa que se viene trabajando hace meses, y que ahora salió a la luz por esta información falsa. Tenemos casi todo el circuito terminado y pronto estaremos en condiciones de lanzarlo. Por ahora se está instrumentando y es algo de suma utilidad para los vecinos de Zarate”, refirió Arroquigaray. El Decreto deberá ser refrendado por el Concejo Deliberante y la medida sería aplicada durante tres meses, con posibilidad de prorrogarla por el mismo plazo.