• Hoy 20 - Zárate - 12.1° / 14.1°
    • Nublado
    • Presión 1023 hpa
    • Humedad 50%
  • Los reclamos vecinales no cesan en cuarentena

    30/6/2020

    Vecinos de los barrios 6 de Agosto, Orsi y Malvicino vienen reclamando trabajos de mantenimiento, ya que muchas de sus calles de tierra están intransitables.
    Desde calle Pinto hasta Noya, todas las transversales de tierra presentan grandes baches, pozos, zanjas desbordadas de aguas servidas, pastizales y, por la noche, falta de iluminación pública.
    De hecho la calle Pividal marca un “límite” hasta donde llega el asfalto y más allá, hasta calle 10; los frentistas viven entre la basura, el agua servida y el barro.
    Es por ello que reclaman obras en el barrio ya que las mismas están eximidas del decreto de aislamiento social obligatorio para mantener a los vecindarios; “somos ciudadanos de cuarta o quinta categoría. Ningún funcionario viene para estos lados porque sino le daría vergüenza. Pero nosotros vivimos así, nos acostumbramos pero somos laburantes y queremos algo mejor, somos conscientes de que se puede vivir mejor pero parece que es el propio intendente el que no quiere ayudarnos porque si se decide hacer pavimento, toda la cuadra diría que sí”, explicó un vecino de Castelli al 3100.
    Finalmente sobre Calle 10, el límite ya de la urbanización, existe todo un monte con yuyales, de propiedad privada, en donde en uno de sus rincones se está conformando un verdadero basural clandestino.

    EN LOS POMELOS 2
    En la mañana de ayer, los vecinos del barrio Los Pomelos 2 llevaron a cabo un nuevo corte de calle Pellegrini al 3900, luego de no tener respuesta ante el deficiente suministro eléctrico que tienen en el vecindario.
    Fueron varias familias las que tomaron la decisión de interrumpir nuevamente el paso por la calle que conecta Ruta 9 con el casco urbano de la ciudad.
    La problemática que manifiestan padecer los habitantes del barrio, tiene que ver con los constantes cortes del servicio eléctrico que sufren hace tiempo y que, a pesar de los reclamos, hasta el momento no han tenido solución ni una respuesta.
    Muchas de las familias que hoy residen en la zona fueron reubicadas a través de un programa llevado a cabo por la Municipalidad de Zárate durante el año pasado; algunas llegaron al lugar en octubre, otras en noviembre, y desde esos días vienen luchando –sin suerte- para regularizar la situación del tendido eléctrico.
    El suministro que llega al vecindario es una línea eléctrica que baja de manera directa a las casas. Por esta razón, los vecinos insisten en la necesidad de contar con medidores, una gestión que había comenzado a realizarse antes de la llegada de la pandemia de Covid 19, que contó con entrega de documentación y demás papeles, pero que desde hace algunos meses se encuentra detenida.
    La preocupación más grande de los vecinos radica en dos situaciones: por un lado, los prolongados cortes eléctricos, que afecta la vida diaria de decenas de personas, más aún ante la llegada del invierno donde el servicio es muy requerido para calefaccionar los hogares. Por otro lado, la intermitencia del suministro y los constantes cortes, provocan que muchos artefactos de uso hogareño se quemen y dejen de funcionar.
    En esta oportunidad, el corte de calle Pellegrini fue de manera total por parte de los vecinos que colocaron neumáticos y realizaron una fogata en medio de la calle como señal de protesta, para lograr que alguna autoridad del Municipio o de la Cooperativa Eléctrica de Zárate atienda el reclamo para regularizar la situación.

    Ayer cortaron el paso en calle Pellegrini por problemas con el suministro eléctrico.
    Baches hacen intransitable la zona de Rómulo Noya y Pividal