• Hoy 19 - Zárate - 14.4°
    • Despejado
    • Presión 1025 hpa
    • Humedad 36%
  • El futuro de la educación después de la pandemia

    16/7/2020

    El coronavirus está transformando el mundo y las escuelas no son la excepción. Y a medida que la pandemia permite el progresivo regreso a las aulas, se hace necesario reflexionar sobre los desafíos que propone el nuevo escenario y los recursos al alcance de las autoridades, directivos y docentes, así como del sector privado comprometido con el fortalecimiento educativo.
    Repensar y reflexionar sobre la educación fue el objetivo del Ciclo de Conversaciones con Expertos organizado por el equipo global de Relaciones con la Comunidad de Tenaris, Ternium, Tecpetrol y Techint Ingeniería y Construcción, del que participaron más de 300 personas -entre colaboradores y referentes de diversas comunidades donde la compañía opera- conectadas desde la plataforma Teams y a través de la transmisión en vivo realizada por la Escuela Técnica Roberto Rocca. El evento se tradujo en simultáneo al español, portugués e inglés.
    Las charlas estuvieron encabezadas por la directora de CORE, Erika Bienek, y fueron moderadas por Marlene Gras, consultora internacional en Educación y Políticas Públicas.
    El primer bloque abordó los sistemas de enseñanza remota montados por diversos países y los protocolos seguidos en la paulatina reapertura de escuelas, brindado datos y casos concretos para una mejor toma de decisiones.
    En ese sentido, Emiliana Vegas –doctora en Educación por la Universidad Harvard y codirectora del Centro Educación Universal perteneciente al The Brookings Institution repasó desde una perspectiva global los efectos de la pandemia en la educación, distinguiendo el impacto entre los países más y menos desarrollados.
    “Se calcula que han sido afectados 1.500 millones de alumnos, pero preocupa más el impacto a largo plazo de aquellos en países más vulnerables. Si no se toman acciones, esa brecha se incrementará no solo entre naciones, sino también entre regiones y comunidades de un mismo país. Por eso es importante seguir invirtiendo en educación más allá de las prioridades que hoy pueda imponer la pandemia”, sostuvo Vegas.
    Por su parte, Gonzalo Baroni, director de Educación de la República Oriental del Uruguay, compartió el plan de retorno a las aulas aplicado en el vecino país (uno de los primeros casos de reapertura de escuelas en la región y el mundo) que implica: jornadas de 4 horas, ingreso escalonado al establecimiento, distanciamiento social y seguimiento especial de los alumnos, entre otras medidas. Y señaló que la pandemia “le exige a nuestro sistema educativo adaptarse a un nuevo escenario: el aprendizaje a través de medios tecnológicos de conexión y trabajo llegó para quedarse, el sistema híbrido entre enseñanza presencial y remota es la nueva normalidad”.
    Para reflexionar sobre los efectos emocionales de la disrupción del COVID-19 en niños, niñas, jóvenes, familias y docentes, y qué se puede hacer para apoyarlos durante el retorno a clases, fue invitado Gil Noam, fundador y director del PEAR Institute Partnerships in Education and Resilience en el McLean Hospital de Massachusetts. Noam propuso centrarse en la aceleración de ciertos procesos provocada por la pandemia –como la enseñanza remota- para pensar nuevas formas de educar.
    “Tal como estaba organizada la educación en la mayoría de la países, enfocada en los resultados, no estaba funcionando. Creo que ahora la atención debe estar puesta sobre los procesos y la relación entre el docente y sus alumnos”, sostuvo. E instó a generar “contextos para brindar acompañamiento a los estudiantes cuando vuelvan a las aulas, donde la flexibilidad permita promover un equilibrio psicológico y socio emocional a partir de la participación activa, la asertividad, la reflexión y el sentido de pertenencia”.
    Para concluir, desde Tenaris señalaron que uno de sus objetivos “a lo largo de su historia ha sido establecer fuertes lazos con las comunidades en las que opera, convencida que el crecimiento sustentable de cualquier proyecto industrial es posible solo a partir del desarrollo y el progreso social compartido”.
    En esa línea, destacaron la promoción de “programas globales y locales con foco en la educación y la cultura, en particular la educación técnica. El 70% del presupuesto anual del área de Relaciones con la Comunidad se destina a educación”.
    “La meta es contribuir a la disminución de los niveles de deserción escolar, apoyar la innovación tecnológica y fortalecer la educación técnico-científica. La compañía pretende también ser un referente de otros actores, en especial de organismos públicos, para que en base a los conocimientos y experiencias acumuladas puedan replicar sus mejores prácticas a gran escala”, señalaron desde la empresa.

    Se debatió sobre el futuro de la educación después de la pandemia.