• Hoy 29 - Zárate - 20° / 22.2°
    • Despejado
    • Presión 1008 hpa
    • Humedad 48%
  • El Municipio y la CEZ recaudan entre 30 y 40% menos que antes de la pandemia

    7/9/2020

    Las dos entidades sociales más importantes de la ciudad son el Municipio y la Cooperativa Eléctrica como dinamizadoras de proyectos de infraestructura, culturales y sanitarios.
    Zárate, como partido, es uno de los municipios más importante de la zona norte y oeste del AMBA en cuanto por su nivel económico a raíz del parque industrial; junto a Luján, Pilar, Escobar, Campana, San Nicolás y Cañuelas. De hecho tuvo como presupuesto para el 2020, 3850 millones de pesos.
    En tanto la Cooperativa Eléctrica es, sin dudas, una de las distribuidoras eléctricas más importante de la provincia de Buenos Aires y, por ende, del país en lo atañe al denominado “tercer sector”, el cooperativo.
    Sus recursos por venta y servicios desde el 30 de junio de 2018 al 30 de junio de 2019 fue de 2.073 millones de pesos ($2.073.533.920,68)
    Por lo tanto, de aquí se desprende que son organizaciones políticas que concentran poder por sus potencialidades institucionales, tanto económicas, como políticas y sociales.
    En las elecciones generales del 2011; el actual intendente municipal, Osvaldo Cáffaro, y el titular de la CEZ; José Luis Mangini, fueron rivales políticos y a partir de allí la relación quedó “tensa” entre ambas figuras y, por transición entre ambas organizaciones. Luego con denuncias cruzadas como ente prestador y prestatario del servicio eléctrico.
    Pero hoy la pandemia los encuentra unidos, no de forma literal o política sino ante la crisis económica generada por la pandemia. De alguna forma, ambas organizaciones tienen que timonear sus pesados y burocráticos barcos en plena tormenta económica. Fue la “época histórica” que les tocó; como a otros le tocaron la crisis del 2001 y sus consecuencias económicas los años posteriores.
    LOS GASTOS “EXTRAS” DEL MUNICIPIO
    En este sentido, el secretario de Gobierno, Juan Manuel Arroquigaray; y el secretario de Servicios Públicos municipal, Pablo Giménez, confirmaron que el Ejecutivo municipal debió adaptarse presupuestariamente a una serie de servicios que no estaban planificados para este año, debiendo reemplazar al organigrama municipal por programas vinculados al aspecto sanitario en plena pandemia. Una situación inédita para la Comuna.
    Y existen cuatro grandes rubros por donde está saliendo mucho dinero del tesoro público municipal. Lo sanitario, con el programa histórico de limpieza y desinfección de la vía pública más los programas vinculados a la pandemia y el funcionamiento propio del hospital Favaloro y de toda la cartera; que contó con un presupuesto de 225 millones de pesos para el año en curso aunque con la pandemia estas partidas se vieron reforzadas.
    En segundo orden, la gestión de residuos; en la cual se gasta 4 millones de pesos semanales en la disposición final de los residuos domiciliarios en el CEAMSE; más el costo logístico que realiza la empresa Veolia en llevarlos desde Zárate hasta la planta del Conurbano. Hay que mencionar también la inversión municipal (alrededor de 20 millones de pesos) en la construcción de celdas para relleno sanitario en el predio de Concaro que aún sigue con un impedimento de uso judicial.
    Por otro lado se encuentra el transporte, al cual el Ejecutivo otorga fondos millonarios de forma mensual en función de mantener esta estructura, que tuvo un 90% menos de facturación a raíz de la pandemia. A la par, encaró procesos continuos de limpieza y desinfección de los micros por la pandemia, mantiene al total de empleados y continúa pagando el leasing de 134 millones por la adquisición de los 26 micros que hoy completan la flota.
    Y en cuarto lugar, la entrega de viandas y bolsones de alimentos que realiza el municipio, el cual significan miles de viandas semanales que ya superan ampliamente las 100 mil viandas entregadas desde que comenzó la pandemia; en el marco de una emergencia alimentaria que viene “de arrastre”.
    A la par, el Ejecutivo municipal prorrogó vencimientos impositivos, imprimió “estampillas” para que los comerciantes comiencen a regularizar sus deudas como parte de un programa de recuperación financiera, condonó tasas a los comercios por cuatro meses y continuará con su programa de Precios Populares Municipales, para todos los comercios que quieran adherirse a cambio de una rebaja sustancial en las tasas.

    “El Municipio recauda entre un 30 y un 40% menos”, reveló en diálogo con LA VOZ el presidente del Concejo Deliberante, Ariel Ríos.

    Morosidad

    La morosidad de muchos rubros comerciales por no haber podido reabrir sus puertas o por la baja actividad económica es una situación que preocupa al municipio. Lo propio en la merma recaudatoria domiciliaria.
    “Tuvimos una merma de personal, ya que más de 400 personas no están prestando servicios en el ámbito municipal por ser grupos de riesgo, y luego una importante merma económica dado que ha bajado mucho la recaudación; que se resintió entre un 30 y un 40% en promedio y a nivel general en cuanto al sector comercial y domiciliario, los más impactados por la pandemia”, comenzó asegurando Ariel Ríos, presidente del Concejo Deliberante. “Aparte muchos recursos se destinaron a los programas sanitarios y otras demandas periféricas originadas por la pandemia. Hoy en día es muy importante el programa alimentario y de acceso a la comida que ha encargado el Ejecutivo. También la inversión desarrollada en salud, aunque si bien la erogación inicial fue municipal, luego la provincia y la nación compensaron muchos de estos fondos. Pero todos estos movimientos extras tienen una causa común que fue la pandemia, impensada para todos”, explicó el concejal; quien destacó que las “transparencia y la austeridad” del municipio en todos sus ejercicios económicos pasados, desde la asunción del intendente Cáffaro, permitieron encarar diferentes acciones con muchos recursos para la Comuna. “Aparte, desembolsamos mucho dinero en salud y en las campañas de limpieza y desinfección. Es que la crisis afecta a cada vecino y vecina, a casa hogar y también a todos los municipios, incluso éste. Pero nuestra obligación fue ponerle el pecho y encarar un problema desconocido e inédito y lo tuvimos que hacer con los fondos públicos en un contexto económico adverso profundizado por el anterior gobierno nacional y provincial”, aclaró Ríos.