• Hoy 25 - Zárate - 19.1°
    • Lluvia
    • Presión 1010 hpa
    • Humedad 98%
  • Comenzaron a abrir gimnasios y hay expectativa en el sector

    10/11/2020

    El pasado viernes, el intendente Osvaldo Cáffaro firmó el Decreto 649 a traves del cual se autorizaron distintas actividades en el distrito, a partir de la nueva etapa en la que entró el AMBA de distanciamiento social preventivo obligatorio.
    Durante casi ocho meses, los gimnasios, centros de actividad física y fitness tuvieron que permanecer con sus puertas cerradas a pesar de las intensas gestiones y la presentación de protocolos presentados ante las autoridades para su funcionamiento.
    En reiteradas oportunidades, detallaron a este medio que se trataron de meses sumamente difíciles donde muchos de ellos tuvieron que bajar sus persianas de manera indefinida, dado que no contaban alternativas para poder seguir generando ingresos que garanticen su subsistencia.
    A pesar de las conversaciones con funcionarios del Ejecutivo Municipal la autorización de aperturas se dilató más de lo previsto, lo que despertó el malestar de los propietarios de gimnasios y centros de actividad deportiva que habían anunciado que, con o sin autorización municipal, abrirían sus puertas a comienzos de esta semana bajo un estricto protocolo que ya había recibido el visto bueno -de manera informal- tanto de funcionarios de gobierno como de legisladores locales y provinciales.
    Desde la Municipalidad detallaron el pasado viernes que el decreto firmado por el Jefe Comunal establece la autorización, entre otras actividades, para “el ejercicio de las actividades de entrenamiento y preparación física, en aquellas instituciones y/o establecimientos, tanto públicas como privadas, que cuenten con la debida y necesaria ventilación natural de sus instalaciones. Permitiéndose como máximo el 20 por ciento de la capacidad autorizada oportunamente a cada uno de estos establecimientos. Será condición necesaria, para comenzar con la mencionada actividad, que los establecimientos alcanzados deban estar registrados, en la plataforma ZaraTEcuida (www.tecuidamos.zarate.gob.ar) a fi n de garantizar una correcta gestión de turnos respectivamente y la fiscalización de las obligaciones y medidas sanitarias que surjan de los protocolos aplicables”. Así, en la jornada de ayer al menos dos gimnasios y un centro de crossfi t abrieron sus puertas con la implementación de los protocolos previstos; el resto, aún se encuentra adecuando sus espacios para la recepción del público.
    En diálogo con LA VOZ, Claudio Rio, dueño de Hidden Club ubicado en Alférez Pacheco 1864 compartió su emoción por la apertura de su local, que ya cuenta con una trayectoria de 30 años en la ciudad. Tras conocerse el decreto de habilitación, los clientes del gimnasio comenzaron a solicitar turnos de forma masiva, por lo que, a partir de las nuevas disposiciones, tuvieron que organizar el arribo de las personas al lugar para garantizar el cumplimiento del protocolo.
    “La gente cumplió a full. Teníamos una ansiedad enorme como cuando abrimos por primera vez”, contó Claudio. Su local, cuenta con alrededor de 500 m2 y un sector al aire libre y por el momento admiten una presencia de entre 10 y 14 clientes en simultáneo, en un rango horario que va desde las 8 hasta las 21 horas y una permanencia de 1 hora por turno, más 15 minutos de limpieza y sanitización del lugar.
    “La gente respondió bien, muy contenta. Nos agradecían por volver, y que se sentían muy cuidados. Estamos continuamente mostrando como es sanitizar una máquina y pidiendo que las manos están húmedas con alcohol y el sanitizante. Queremos hacer todo el protocolo de manera perfecta. Vamos despacio y que la gente se vaya acostumbrando”, agregó.
    Cuando un cliente ingresa al local, luego de reservar un turno, lo primero que debe hacer es inscribirse; para eso, ni bien cruza la puerta de ingreso, la persona se encuentra con un tótem con varias indicaciones sobre cómo manejarse en el interior del local, que cosas se pueden llevar y cuáles no. Luego, debe acercarse hacia la recepción, pero antes tendrá que cruzar por una máquina sanitizante y una alfombra para el calzado. En la recepción encontrará recipientes de alcohol en gel para sus manos y lo atenderá un trabajador del gimnasio del otro lado de un blindex, con el fin de minimizar al máximo los riesgos. Allí, se le tomará la temperatura y deberá llenar por única vez una declaración jurada con sus datos, así como también una planilla con su temperatura. Después de eso, recién podrá entrar a la zona de gym donde encontrará sanitizantes individuales y para circular por el interior, el cliente deberá seguir un camino demarcado y las indicaciones colocadas en los espejos del salón.
    Según contó Claudio, antes de la pandemia el promedio diario era de aproximadamente 450 personas, pero a partir de las nuevas disposiciones ese número bajó a 150; aún así, se mostró optimista por volver a trabajar y garantizar el puesto laboral de sus empleados y los integrantes de su familia que allí se desempeñan.

    Hidden Club fue uno de los gimnasios que reabrió durante la jornada de ayer.