• Hoy 17 - Zárate - 11.7° / 16.4°
    • Nublado
    • Presión 1022 hpa
    • Humedad 87%
  • Prevención de accidentes en piletas y otros espacios: la mejor conducta para salvar vidas

    5/1/2021

    Muchos niños pequeños, curiosos, activos y ansiosos por explorar sus alrededores se sienten atraídos por el agua. Aunque tengamos una mirada atenta, los niños pueden desaparecerse en minutos de nuestra vista, y esto es muy frecuente diario. Por lo que es fundamental que todos prestemos atención para prevenir los accidentes.
    Desde el Servicio de Pediatría y Emergencias Pediátricas del Hospital Universitario Austral señalan que la prevención es la mejor conducta para salvar vidas.
    ESCENARIOS
    La mayoría de los niños se ahogaron cuando, deambulando, se alejaron de sus casas y se cayeron en una pileta que no tenía una valla instalada independientemente de la casa. Salieron por la puerta, o treparon y se subieron a una ventana y salieron. La pileta de la casa no es la única a la que los niños pueden ir de forma inadvertida; puede ocurrir en la casa de un amigo, familiar o vecino.
    Pero también recordar otros lugares que pueden ser igualmente peligrosos y pasan más desapercibidos: inodoros, bañaderas de niños, bañeras y jacuzzis.
    El agua no tiene que ser profunda para ser peligrosa para un bebé; se pueden ahogar en tan poco como 2 a 5 cm de agua.
    CUIDADORES
    Es fundamental que exista una visión permanente del niño. Debe haber un adulto responsable designado para supervisarlo y que quede a cargo del cuidado porque cuando todos miran, nadie mira. La observación atenta por parte de un adulto responsable es la mejor forma de prevenir el ahogamiento en los niños.
    Nunca deje solo a un niño menor de 5 años en el agua o cerca de donde haya agua, ni un solo momento. El adulto debe estar “al alcance de la mano” y en forma constante. Su atención debe ser absoluta, por lo que es necesario evitar hacer cosas que le dificulten mantenerse concentrado, como usar el celular, trabajar en el jardín o beber alcohol. Respecto de esto último, y en caso de un accidente, se debe estar físicamente e intelectualmente apto para realizar el rescate.
    Esté preparado para saber cómo responder cuando haya un problema. Siempre es recomendable aprender RCP (reanimación cardiopulmonar) y técnicas de rescate seguro para proceder ante un accidente de ahogamiento. Si lamentablemente se debe asistir a una persona, lo primero al sacarlo del agua es llamar al servicio de Emergencias (911 o 107) e iniciar las maniobras de RCP.

    Es fundamental que exista una visión permanente del niño.
    A %d blogueros les gusta esto: