• Hoy 17 - Zárate - 9.4° / 9.9°
    • Nublado
    • Presión 1031 hpa
    • Humedad 54%
  • Tomas Contte en la Vuelta Ciclística a Algarve

    6/5/2021

    La 47ª edición de la Vuelta a Algarve portuguesa (2.Pro UCI) comenzó ayer miércoles y cotninuará hasta el domingo 9 de Mayo -tras la cancelación en sus fechas iniciales-, sobre 765,8 kilómetros, repartidos en cinco etapas.
    La carrera comenzó en Lagos y termina en la cima de Malhão, en el municipio de Loulé.
    Dos etapas tienen final de montaña, otras son aptas para velocistas y una contrarreloj individual completa el menú.
    La etapa inaugural fue para velocistas, con salida en Lagos y llegada a Portimão, tras recorrer 189,5 kilómetros.
    Portimão, que ha acogido la salida de la Vuelta a Algarve en los últimos años, no recibía un final de etapa desde 2012, año en que Bradley Wiggins se impuso en una contrarreloj, meses antes de ganar el Tour de Francia.
    La segunda etapa (hoy) comienza en Sagres, Vila do Bispo, y termina en el punto más alto del Algarve, Fóia, en Monchique, tras 182,8 kilómetros.
    Los corredores se enfrentarán a un ascenso acumulado de 4.100 metros. Tres montañas en los últimos 30 kilómetros prometen calentar la lucha por la general.
    La línea de meta coincide con una montaña de primera categoría. La subida de Monchique a Fóia (7,5 kilómetros con un 7,3 por ciento de pendiente media).
    A 6,2 kilómetros del inicio de la subida de Fóia, los corredores pasarán por Pomba, una subida de segunda categoría con 3,6 kilómetros y una pendiente media del 8,2 por ciento.
    La tercera categoría, en Alferce (5,7 kilómetros al 6,2 por ciento), a 26,4 kilómetros de la meta, marca el inicio de la fase dura del recorrido. La Fóia será la primera oportunidad para que los candidatos se muestren, en una subida en la que, en los últimos tres años, el ganador de la etapa se convir-tió también en el vencedor de la Vuelta a Algarve: Michal Kwiatkowski, en 2018, Tadej Pogačar, en 2019, y Remco Evenepoel, en 2020.
    En la tercera jornada, los velocistas volverán a estar llamados a ser protagonistas, en un recorrido que comienza en Faro, recorre el interior del Sotavento y la frontera del Algarve antes de terminar en el corazón de Tavira.
    Será el viaje más largo de la competición, con 203,1 kilómetros.
    La cuarta etapa (el sábado) será muy importante para escalar en la clasificación general.
    Se trata de la contrarreloj individual de Lagoa, que tendrá el mismo recorrido, de 20,3 kilómetros, ya cubierto en las tres ediciones más recientes de la carrera.
    La quinta y última etapa es un enlace de 170,1 kilómetros entre Albufeira y el alto de Malhão, en el municipio de Loulé, donde la meta coincide con un premio de montaña de segunda categoría. El recorrido hasta Malhão ofrece un ascenso acumulado de 3280 metros, y una hora final de carrera que se asemeja a una clásica, con subidas cortas pero empinadas, con una sucesión de ascensos exigentes, antes de la subida de Malhão (2,6 kilómetros con una pendiente media del 9,2%).
    El resto de las subidas están en Vermelhos (3,2 kilómetros al 5,9 por ciento, a 43,1 kilóme-tros de la meta), Plumeira (1 kilómetro al 14 por ciento, a 32,2 kilómetros de la meta) y Alte (2,1 kilómetros al 5 por ciento, a 14 kms del final).

    Tomás Contte analiza lo que fue su participación en la Vuelta de Asturias

    En comunicación telefónica, con la redacción de Diario La Voz, el ciclista Tomás Contte analizó lo que fue, el fin de semana anterior, su participación en la Vuelta a Asturias.
    Al respecto Contte indicó que “me fue bastante bien. Fueron tres etapas de montaña que obviamente no es lo mío. Pero como tenemos un objetivo grande que es la Vuelta a Algarve, que es una prioridad para el equipo acá en Portugal, tenía que correr algo antes de esa vuelta y era la única carrera que había previamente.
    Me tuve que “comer” tres etapas de montañas. El primer y segundo día los pasé relativamente bien, tranquilo, sin hacer locuras para cuidar el cuerpo, cuidar todo. Y en la última etapa, el domingo, me tuve que bajar a los 50 kilómetros porque me agarró algo en la rodilla. Y si bien hubiera podido seguir, decidí parar para no romperme nada…”

    A %d blogueros les gusta esto: