• Hoy 17 - Zárate - 9.4° / 9.9°
    • Nublado
    • Presión 1031 hpa
    • Humedad 54%
  • Preocupación en los barrios Smithfield y CAP por la proliferación de asentamientos y basurales

    20/5/2010

    Desde hace diez años, en Zárate se está produciendo un proceso de Conurbanización con la proliferación de barrios precarios en las periferias a la ciudad.
    Ante esta realidad, el Concejo Deliberante ha creado una Comisión Municipal de Asentamientos Irregulares del Partido de Zárate con los siguientes Considerandos, “que estos asentamientos efectuados en forma irregular tienen consecuencias negativas en la planificación y la organización de la Ciudad; Que muchas veces los mismos son alentados por personas inescrupulosas con intereses mezquinos y particulares; Que esta problemática avanza cada vez más y a pasos agigantados sobre todo el territorio del Partido de Zárate; Que esta problemática implica una falta total de previsión social, falta de servicios básicos y riesgo de accidentes para sus ocupantes; Que por otra parte, resulta latente las altas posibilidades de conflicto social con los habitantes originarios amedrentados por el riesgo de mayor inseguridad: Que bien sabemos, la toma de tierras son situaciones violentas, que en muchos ocasiones están motivadas por causas como la falta de vivienda. Sin embargo las ocupaciones se convierten en una situación de injusticia para los que hacen lo posible para acceder a una vivienda dentro del marco de las normas establecidas para tal fin”.
    Más allá de esta Ordenanza, que los concejales desconocen si en verdad funciona esta comisión por parte del Ejecutivo, nuevamente problemas de esta índole volvieron a surgir en la zona sur.
    En esta oportunidad son los vecinos de Smithfield, Barrio CAP y Copiapó los que notan con preocupación la proliferación de un gran asentamiento en toda la zona cercana a la Unidad Académica Nº 4 (ex colegio Nacional).
    “Hace cinco años que comenzaron a construirse una casilla de madera al lado de otra y hoy son cientos de viviendas precarias que ya se conformaron un gran asentamiento sobre lo que antes era un monte de Eucaliptus. La intención que tienen es seguir creciendo hacia la calle Teodoro Fels, por eso hablamos con los dueños de estas tierras y les pedimos que hagan algo ya que desde el Municipio no se hace nada”, expresó una vecina de la zona.
    El asentamiento que indican los vecinos está ubicado en la calle Justa Lima hacia el sur, al lado del Colegio Nacional.
    Las viviendas, que ya conforman un verdadero barrio, se extienden desde el colegio en línea paralela por debajo del puente Brazo Largo; ocupando una gran porción de uno de los rincones típicos de la ciudad en la zona sur.
    De campo deportivo a basural
    A raíz del reclamo de los vecinos, los propietarios del terreno optaron por colocar montículos de tierra. “Los dueños del predio, en vez de colocar alambrado en toda la periferia del terreno, colocaron montañas de tierra para evitar de que no sigan construyendo las viviendas. Ellos decían que el alambrado se lo iban a robar entonces hoy lo que tenemos es un gran basural con grandes montañas de tierra frente a nuestras puertas. O sea que fue peor el remedio que la enfermedad. Esta fue la única solución que obtuvimos porque desde el Ejecutivo no recibimos ni una devolución de las quejas”, reclamó un vecino.
    “Es impresionante el crecimiento constante del asentamiento detrás del colegio nacional, sin ningún criterio de urbanización ni servicios sanitarios mínimos. Las condiciones sanitarias precarias en las que viven afectan tanto a las personas que allí habitan como a los propios alumnos que asisten al Colegio Nacional y a los vecinos que vivimos en toda la zona”, se quejó otro vecino de calle Teodoro Fels. Y agregó, “a la falta de servicios sanitarios y cloacas del asentamiento, se suman la falta de recolección de residuos en el mismo y el acopio de chatarra, papeles y plásticos generados por las actividades de cartoneo de algunas personas que residen en el asentamiento. A esta situación se le agrega la disposición indiscriminada de residuos en la calle Caseros, desde Arribeños hasta el puente Zárate Brazo Largo, tanto de pésimos vecinos como de empresas de contenedores. Todo esto se desarrolla sin control municipal. Este cordón de basurales que rodea al barrio afecta seriamente la salud de todos nosotros y el impacto en el medioambiente puede verificarse fácilmente, basta con medir el tamaño gigante de los roedores que pululan en los nuevos basurales a cielo abierto”. A su vez, otra vecina de Smithfield, aseguró que hubo que suspender dos veces las clases en el Colegio Nacional para desratizar sus instalaciones.
    Antes, este terreno era un “campo deportivo” a donde muchos chicos se acercaban a jugar al fútbol pero el proyecto se abandonó por falta de fondos y de apoyo de gestiones municipales anteriores, originando el crecimiento de este asentamiento y luego el basural existente.
    “Justa Lima Peatonal”
    Los vecinos volvieron a expresar su preocupación por la proliferación de más asentamientos. “De noche se sienten los martillazos, el movimiento de carros con maderas y al otro día cuando despertamos ya se construyeron dos casillas más. También han abierto una calle de tierra para comunicar el barrio con la Teodoro Fels, como si fuese una continuación imaginaria de calle Justa Lima. Y la verdad es que estamos muy preocupados porque tememos que el asentamiento siga creciendo, lo cual es muy perjudicial para todos porque ya se estaría asentando sobre el basural. En esta situación nos encontramos solos, peleando con los dueños que no saben qué hacer y ante una falta total de control de un Estado municipal que brilla por su ausencia”, concluyó un vecino de CAP.

    Colocaron montañas de tierra en un predio para evitar que sigan construyendo viviendas.

    A %d blogueros les gusta esto: