• Hoy 20 - Zárate - 3.9° / 4.7&deg
    • Despejado
    • Presión 1025 hpa
    • Humedad 91%
  • Se normalizó la actividad comercial tras los saqueos

    25/12/2012

    El clima de tensión que se extendió también en Zárate por la ola de saqueos la semana pasada, se disipó este fin de semana cuando los comerciantes, luego de sufrir importantes pérdidas, no solo por los hurtos y destrozos sino por haber permanecidos cerrados preventivamente el viernes en la mañana, intensificaron su actividad para recuperar costos por las ventas de último momento. Locales permanecerán abiertos de corrido en la jornada de hoy.
    Con el propósito de garantizar la seguridad, la Policía reforzó los controles en la zona comercial. Por esta razón, la situación en las calles de la ciudad se normalizó horas después de haberse sembrado el pánico.
    Zárate es una de las ciudades atacadas por el vandalismo que mantuvo en vilo a la población y que comenzó a recuperarse la tranquilidad el mismo viernes en la tarde. Todavía hay cinco personas –dos hombres y tres mujeres- a disposición de la Justicia tras ser detenidos por los incidentes que se produjeron en la madrugada del 21 en el supermercado Los Pinos, ubicado en Avenida Lavalle al 1200.
    La jornada registró saqueos en más de 25 locales comerciales, de los cuales 6 sufrieron pérdidas totales, que forzaron la intervención de la Gendarmería.
    En la mañana del viernes, varios comercios, la mayoría ubicados en la zona céntrica decidieron cerrar sus puertas para evitar conflictos pese a que no se registraron hechos de gravedad después de las 5 horas.
    Tras mantener una reunión con las autoridades municipales y policiales, en la que se garantizó el control de la situación y la seguridad, los propietarios de comercios afectados volvieron a abrir sus puertas.
    La Policía, Gendarmería y Municipio, a través de su DPU (Dirección de Prevención Urbana), desplegaron un operativo de seguridad para prevenir posibles nuevos saqueos. Con su custodia, patrullajes que se observaron en distintos puntos geográficos de la ciudad, los comerciantes trabajaron el sábado y ayer mismo con normalidad aprovechando las compras de clientes de último momento en vísperas de Noche Buena. No obstante, para hoy se prevén más ventas.
    Los agentes patrullan el área comercial y los alrededores en el marco de una tarea preventiva. No se registraron nuevos incidentes.
    Quienes sufrieron las peores consecuencias de los hechos de vandalismo acaecidos la semana pasada en la ciudad, sin resignarse, desarrollaron su actividad mientras recomponían lo que los destrozos y hurtos habían provocado (puertas, ventanas, estanterías, productos, entre otros).
    Las personas que aún continúan a disposición judicial podrían ser citadas a declarar en las próximas horas ante la Fiscalía que interviene en la causa. Después de ello se definiría su situación procesal.
    CAMIONEROS
    NEGO RELACION
    El secretario general del Sindicato de Camioneros Seccional Campana, Ariel Díaz, repudió los saqueos y negó que el gremio tenga alguna relación con los mismos, como acusaron desde el Gobierno nacional.
    Díaz se mostró preocupado por las imputaciones que afectan a los más de 5 mil afiliados que el gremio tiene en Campana. “Les aseguró a toda la ciudad que nuestra organización, nuestra seccional no participó, ni participará de ningún acto de este tipo. Por eso nos duele que nos estén castigando sin poder defendernos y sin tener absolutamente nada que ver”, manifestó.
    Para el secretario seccional del gremio que también abacarca a la Delegación de Zárate y que lidera Hugo Moyano a nivel nacional, las imputaciones son claramente con el objetivo de atacar al líder camionero.

    LOS HECHOS

    En la sesión del Concejo Deliberante del jueves pasado algunos concejales oficialistas comentaban que le habían llegado rumores de que luego del mediodía se habían notado movimientos “raros” en los barrios de la periferia y en algunos asentamientos. Camiones, grupos de vecinos que iban tocando puerta por puerta anunciando a los frentistas, “que se iban a saquear supermercados de la zona y que estén atentos para salir”.
    Esos eran los rumores que corrían en el HCD ayer por la noche durante la segunda sesión de prórroga. Con la concreción de los saqueos en Campana los celulares comenzaron a sonar. Pasada la medianoche ya los comentarios eran inevitables; y todos consensuaron dar por finalizada la sesión sin llegar a aprobarse el estacionamiento medida y la reforma del código de nocturnidad.
    El primer foco de conflicto fue en el supermercado Carrefour. Allí, minutos pasados de la medianoche un grupo de no más de cincuenta personas comenzaron a reunirse en ambas esquinas. La policía ya estaba allí, advertida por los hechos en Campana.
    Luego llegó un grupo de Infantería y se apostaron todos en la playa de estacionamiento. Al ver esto, el grupo de personas que se había agolpado frente al supermercado decidió cambiar su blanco y comenzó a tirarle piedras a la carnicería “El Anglo”, ubicada frente al supermercado. De la misma manera apedrearon a la panadería de 24 horas vecina.
    El nivel de violencia fue escalando hasta llegar a ser una situación “incontrolable”, al recibir a más grupos de vecinos que se acoplaron a los actos vandálicos.
    Minutos pasados de las 1:10 horas cortaron la avenida Lavalle. A raíz de esto, y para reforzar a la policía y a la infantería, llegaron móviles de Gendarmería, dispuestos a cubrir el flanco del supermercado y liberar a la infantería para que libere la avenida y disperse a los 200 vecinos que ya se encontraban en el lugar.
    Ni bien llegó gendarmería, la infantería salió del playón de estacionamiento tirando balas de goma y con los escudos antidisturbios. Así se pudo dispersar a la gente y finalmente el Carrefour no fue saqueado.
    Una parte se retiró por Laprida, otra por Lavalle y otra por Arribeños hacia Villa Carmencita. Una de las columnas se dirigió hacia el Centro y en avenida Lavalle al 1200, en el supermercado chino “Los Pinos”, protagonizó el segundo foco de conflicto de la zona sur.
    Personas ya con capuchas y remeras atadas en sus rostros empezaron a romper los vidrios del local e intentaron levantar la persiana. Finalmente lo consiguieron. De esta manera comenzaron a llevarse mercadería que encontraban a mano. Claro que solamente pudieron saquear el comercio unos minutos porque la infantería venía siguiéndolos en contramano por Lavalle, al ver esto comenzaron nuevamente las balas de goma y las corridas.
    Parte de este grupo de gente que se juntó originalmente en el Carrefour siguió, luego de saquear el supermercado “Los Pinos” por calle Alem, Justa Lima, Lavalle y Gallesio hacia el Centro.
    En el camino también hubo denuncias de destrozos en el supermercado chino de calle Dorrego, en Villa Fox, otras tiendas sobre Justa Lima y una carnicería en Alférez Pachecho al 1000.

    SAQUEOS EN EL CENTRO
    Cuando las columnas llegaron a la zona comercial céntrica, la situación se tornó aún más violenta y “confusa”, porque comenzaron a llegar otras personas de diferentes lados.
    Según testigos, el “modus operandi” en la zona céntrica fue más “organizado”. Había motos y automóviles “de apoyo”. Algunos de los saqueados iban armados con palos, masas y fierros aunque identificaron a otro grupo más reducido de personas con armas de fuego. Es más, la vidriera de Pardo recibió disparos.
    De acuerdo a lo informado por testigos, circulaban personas, la mayoría jóvenes encapuchados, en motos. Grupos de ocho o diez motos, en cada una de ellas iban dos personas. Detrás de ellos, dos automóviles “de apoyo”. Los motociclistas se bajaban, barroteaban persianas, rompían vidrios e ingresaban a los comercios que podían y se llevaban una primera parte de la mercadería.
    En los autos, luego, se cargaba parte de las cosas robadas. También hubo gente de a pie que participó de los saqueos.
    Algunos locales que sufrieron actos de vandalismo, y a los que llegaron a saquear parte de sus vidrieras fueron: “Ala Moana”; “Punto Límite”; “Chofi”, ubicada en Castelli y Lavalle; “Penta Music”; “Giro Didáctico”, en la esquina de Brown y Ameghino; las casas de electrodomésticos “Pardo”, “Bringeri”, una tienda de ropa ubicada en Brown casi Independencia e intentaron ingresar al supermercado “El Viejo Almacén”.

    SAQUEOS EN VILLA MASSONI

    Por otro lado, desde la zona norte también se vinieron registrando varios destrozos e intentos de saqueos, un local de calzados en Juan J. Paso y Félix Pagola, el supermercado “LIN” de Félix Pagola al 1400. También hubo registros de intento de robo en una casa quiniela de Anta y De la Torre y otro en De la Torre y Quirno y el kiosco Cavalchini, en Villa Masonni.
    En tanto, desde la policía informaron que en la zona oeste los saqueos se produjeron más a la madrugada, y que todo se concentró durante las primeras horas en Villa Fox, Villa Massoni y en el Centro. No obstante, el primer supermercado saqueado fue el súper chino de San Jacinto y el más grave fue el del supermercado de Carriego y España.
    Durante toda la madrugada más de cien efectivos de Gendarmería se distribuyeron por toda la ciudad, actuó el Grupo de Apoyo Departamental, policías de la Comisaría Primera, Distrital y personal de Infantería que tenía la orden de cubrir predios estratégicos y de dispersar intentos de saqueos.

    Diez detenidos por saqueo a un supermercado

    El responsable de la Jefatura Distrital, Jorge De Negri, informó que como consecuencia de los saqueos y destrozos de la madrugada de ayer 10 personas fueron aprehendidas, de las cuales 5 eran menores de edad. Además, tras el estado de pánico en el que quedaron los comerciantes locales como consecuencia de lo sucedido, el funcionario policial garantizó la seguridad para que desarrollen su actividad con normalidad.
    Tras el operativo conjunto montado por la Municipalidad a través de su Dirección de Prevención Urbana (DPU), Policía, Gendarmería y Prefectura, De Negri señaló que la ciudad volvió a la normalidad el viernes a las 6 horas. Informó que el plan de prevención y represión de delitos se mantendrá reforzado para mantener la paz social que en las últimas horas se vio quebrantada.
    “La Policía, con colaboración de otros grupos de elite de la fuerza, como Infantería, reforzó la recorrida”, informó sobre el operativo, “se dividió la ciudad en dos y con Gendarmería permitió que la situación fuera mejor controlada”.
    “La situación está controlada”, expresó el jefe distrital de la fuerza de seguridad bonaerense. “Hay presencia policial, de Gendarmería y estamos acudiendo a cualquier llamado, no solo de la DPU sino también del 911, dando respuesta al vecino”, añadió.
    En el mismo orden agregó: “garantizamos las 24 horas de presencia policial en la calle, siempre”. “Con colaboración de la DPU, todos los días se está trabajando en la seguridad y el bienestar del vecino, esa es la garantía que damos”, sostuvo.
    Además de contar con la colaboración del brazo preventivo municipal y de las fuerzas federales de seguridad, De Negri indicó que el personal policial de la Comisaría Primera de Zárate fue recargado con horas extras. “Son los recargos lógicos de estas fechas por los horarios comerciales”, indicó.
    DETENIDOS
    Respecto a las personas que fueron detenidas, De Negri indicó que se trata de vecinos de Zárate que participaron del saqueo del supermercado Los Pinos ubicado en Lavalle al 1200.
    De los 10 aprehendidos en el lugar, 5 recobraron inmediatamente la libertad por tratarse de menores que fueron entregados a sus progenitores. Los 5 restantes, mayores, 3 mujeres y 2 varones, permanecen a disposición de la Justicia por la causa que fue caratulada: “Robo en Poblado y en Banda”.
    OPERATIVO ESPECIAL DE GENDARMERIA
    Efectivos de Gendarmería enviados por el Ministerio de Seguridad de la Nación, muchos de ellos del denominado “Cinturón Sur del Conurbano y del “Escudo Norte”, comenzaron a llegar a Zárate ayer a la madrugada. La razón es que la propia policía pidió refuerzos por la falta de recursos ante la situación que se avecinaba teniendo en cuenta los saqueos en Campana.
    En las primeras horas de la mañana de ayer, todos los comercios céntricos comenzaron a abrir sus persianas cerca de las 8:30 horas. Sin embargo, al escuchar comentarios, ver la televisión los saqueos en Campana y al darse a conocer las primeras imágenes en Zárate, empezaron a cerrar.
    Así lo hizo el comercio vecino, y el siguiente. Cerca de las 10 una gran parte de los comercios céntricos cerraron por seguridad. Desde el Centro del Comercio comenzaron a tener contacto con la policía para exigirles garantías a todos los comerciantes.
    La policía dijo que Gendarmería estaba también encargada de estas tareas.
    “Queremos que la psicosis no se extienda”
    La orden fue proteger a todos los comercios del Centro. Cerca de cien gendarmes llegaron a Zárate por orden del Ministerio de Seguridad y montaron custodia de a pares a lo largo de toda la calle Justa Lima y en otras zonas comerciales.
    La hipótesis de conflicto, según los propios gendarmes, era “muy latente” a pesar de que la psicosis entre los comerciantes era mucha por la posibilidad de nuevos intentos de saqueos. Promediando la mañana del viernes estaban apostados en Musimundo y Frávega. Luego se dispersaron por todo el Centro. Entrada la tarde continuaron charlando con comerciantes y cerca de las 16 horas ayudaron a los propios comercios a abrir sus puertas.
    Cerca de las 14 horas los gendarmes sumaban un total de 220. Al ver toda la zona un poco más tranquila, 60 se fueron hacia San Fernando, en donde había amenazas de saqueo en un supermercado sobre la Panamericana. “Queremos que la psicosis no se extienda”, expresaron fuentes policiales. Cerca de las 16 horas del viernes varios comercios de la calle Justa Lima comenzaron a abrir sus puertas y lo mismo hicieron el resto de los locales durante toda la tarde.

    “Son delincuentes organizados que tomaron la calle”

    El intendente Osvaldo Cáffaro, junto a la cúpula policial del distrito y miembros de su gabinete, realizó un informe sobre las actuaciones realizadas en conjunto para frenar la ola de vandalismo sin precedentes que azotó a la ciudad.
    Cáffaro expresó su preocupación por el grado de organización de los saqueos observado en la simultaneidad de los hechos. Sin embargo indicó que aún no se pudo determinar si responden a un sector político o gremial en particular.
    “Esto no se trata de más ni menos que de delincuentes organizados que tomaron la calle”, expresó el mandatario comunal. “En forma casi simultánea y en un parámetro de muy poco tiempo, se produjeron asaltos en 25 locales sin distinción en distintos puntos de la ciudad”, agregó. Informó que un comité de crisis se conformó con las fuerzas de seguridad y que se actuó mancomunadamente desde las 24 horas en la que comenzaron a hacerse más efectivos los saqueos y hasta las 6 de la mañana cuando quedó todo “normalizado”. “Fue muy difícil poder estar al mismo tiempo en todos lados”, indicó.
    El jefe comunal dijo que tanto personas de sectores carenciados y de clase media participaron de los hurtos y destrozos que se registraron en la zona céntrica y barrios como Villa Fox, Villa Massoni, España, entre otros.
    “Al sector de delincuentes organizados se les sumó también algún sector con necesidades”, dijo el jefe municipal, “pero lo que nos llama la atención y me da tristeza como intendente, argentino y zarateño es que había sectores medios que aprovecharon esta instancia para sumarse al saqueo”.
    Para el funcionario gubernamental, los hechos registrados en Zárate responden a una réplica o desplazamiento de lo sucedido en Campana. Aunque en la vecina ciudad sólo uno de los detenidos sería del gremio de camioneros y lideró la barrabrava de Dalmine, en el orden local no se identificaron personas ni se vincularon aún nombres con sectores políticos ni sindicales.
    “Esto ha sido organizado, no tenemos dudas”, expresó Cáffaro e informó que se han iniciado las líneas investigativas para descubrir el detrás de los sucedido. “Estamos investigando”, agregó, “voy a ser el primer denunciante cuando tengamos esa información porque creo que esto no le hace bien al país, a la ciudad ni a la democracia”.

    MAS DE 25 COMERCIOS AFECTADOS

    En horas de la tarde del viernes, los propietarios de distintos comercios afectados por la ola de vandalismo que azotó a la ciudad como a otros puntos del país, se reunieron con las autoridades municipales. El encuentro fue convocado por el Gobierno local a fin de informar las acciones encaradas para prevenir hechos similares y para garantizarles seguridad. “Vamos a garantizar la paz social y que cada uno abra pueda abrir sus puertas”, dijo el intendente Osvaldo Cáffaro antes de la reunión. “Estamos preocupados porque han perdido mucho”, añadió.
    Por su parte, el secretario de Gobierno, Ariel Ríos, añadió: “estamos haciendo un trabajo conjunto para llevar tranquilidad y la búsqueda de la paz social”.
    Luego del encuentro, el presidente del Centro del Comercio e Industrias de Zárate, PabloMartín informó que las autoridades gubernamentales del distrito garantizaron el despliegue de un operativo con 180 efectivos -100 policías y 80 gendarmes- que patrullarán distintos puntos geográficos.
    “Lo único que pedimos es poder trabajar con tranquilidad”, expresó el representante de la cámara de comercio local. “Tampoco queremos que se siembre el pánico, ayer la Policía misma lo hizo”, agregó, “queremos que nos den un marco de seguridad”.
    En la noche de ayer se efectivizó parte del plan preventivo, se montaron puestos de control de motocicletas.
    Por otra parte, a diferencia de lo señalado por el Ejecutivo, Martín indicó que fueron 35 los negocios afectados por los hechos acaecidos en la madrugada de ayer. De ellos, según informó, 6 sufrieron pérdidas totales.
    La mayoría de los locales damnificados estuvieron concentrados en el centro, en un radio comprendido por las calles Gallesio, Arribeños, 19 de Marzo y Valentín Alsina. Rubros relacionados a comestibles como supermercados, panaderías y carnicerías, pero también casas de electrodomésticos, zapaterías y de indumentaria.
    También hubo delitos en comercios ubicados sobre calle España, Urquiza, Belgrano y Marcos Sastre, José Ingeniero, Córdoba, arterias de Villa Fox.