• Hoy 24 - Zárate - 32° / 35°
    • Nublado
    • Presión 1010 hpa
    • Humedad 42%
  • El Carnaval de Vencia se presentará este lunes en el Paseo de la Ribera de Zárate

    9/2/2013

    El lunes 11 de febrero, desde las 16 horas, en el recientemente inaugurado Paseo de la Ribera, se realizarán los Carnavales de Venecia en Zárate, que se transformó, junto a Tigre, en las dos sedes elegidas por el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires para desarrollar este evento.
    Las actividades libres y gratuitas se iniciarán en el horario mencionado con la participación de distintas áreas municipales como Cultura, Juventud, Deportes, Medio Ambiente y continuarán con el desarrollo del Carnaval de Venecia en el Delta.
    El Carnaval se vivirá a través de la presentación de 90 trajes y máscaras venecianas originales. Gran cantidad de ellas fueron adquiridas en el atellier que realizó las máscaras para la película Ojos bien cerrados (de Stanley Kubrik, con Nicole Kidman y Tom Cruise). Habrá Desfile náutico de las tradicionales embarcaciones del Delta ornamentadas con motivos y colores propios del espíritu del carnaval, más de 60 actores venecianos en escena, acompañado por un coro de 100 voces y los chicos tendrán la posibilidad de hacer sus propias máscaras venecianas.
    La música llegará a través del ritmo y hermandad de la murga rioplatense “La Cotorra” y los shows de “Urraka” y “Arbolito”, cantando con la voz del pueblo en cada carnaval con el estilo propio del Río de la Plata. Actores, bailarines, músicos, coros, sopranos y tenores con trajes y máscaras venecianas interpretarán arias popularmente reconocidas: Casta diva, Nessun dorma, Carmen, Madame Butterfly, Vesti la giubba, O sole mio, La donna e’ mobile. El cierre de esta celebración de El Carnaval de Venecia en el Delta con entrada libre y gratuita, llegará junto a un gran espectáculo con pantallas de agua.
    El Carnaval de Venecia es único en el mundo y su tradición se remonta al siglo XI, aunque no se declaró festividad pública hasta dos siglos después.
    Alcanzó su máximo apogeo en el siglo XVIII, época en la que acudían a la festividad algunos aristócratas llegados de lugares muy diversos, y lo más normal era que los príncipes y nobles se escaparan a disfrutar del acontecimiento.