• Hoy 28 - Zárate - 27.4° / 30.3°
    • Nublado
    • Presión 1012 hpa
    • Humedad 61%
  • Un camión chocó y quedó colgando del puente

    1/2/2016

    Una historia ya repetida en los últimos años para todos los zarateños, otro camión chocó las barandas y quedó colgando del puente. Esta vez sucedió en la subida al puente General Urquiza, km 110,5 de la Ruta 12 en dirección a Entre Ríos. Allí un camión cargado de cal que se dirigía rumbo a Misiones quedó montado sobre el guardarrail y la baranda de contención del puente, prácticamente colgado sobre el vacío en el margen derecho del puente. El conductor, de 24 años, viajaba acompañado por su hermano de 18 y una menor de 11 y verdaderamente pudo ser una tragedia ya que por escasos centímetros el peso de la carga del rodado pudo haberlo arrastrado hacia el precipicio. Si bien el choque fue fuerte no se lamentaron heridos, sólo uno de los pasajeros resultó con un golpe en el pecho que no revistió gravedad.
    El siniestro se produjo el sábado por la tarde, alrededor de las 13 horas, y por un término de seis horas la ruta permaneció asistida por el personal de Gendarmería Nacional. En virtud de ello hubo demoras durante la tarde en la Ruta Nacional 12 en el sentido Buenos Aires- Entre Ríos.
    Varios accidentes de camiones
    Como se mencionó anteriormente, y de forma inusual, desde hace cinco años que se vienen registrando este tipo de accidentes sobre el complejo Zárate- Brazo Largo, y en todos los hechos son los camiones sus protagonistas. Para algunos es insólito que sucedan este tipo de accidentes porque se producen sobre el puente, cuando la velocidad permitida es muy baja comparada a la de la Ruta 12 que es autopista.
    El primero de ellos ocurrió en marzo de 2010, también en el puente Justo José de Urquiza. Un camión de la empresa brasileña “Transrebecca” cargado de neumáticos perdió el control y quedó contenido por las vallas de protección. El chofer del rodado resultó ileso pero el vehículo se incendió parcialmente. Las llamas del camión alcanzaron a varios de los obenques, tensores del puente, y esto obligó a prohibir la circulación vehicular en todo el complejo por una semana.
    El 12 de julio de ese año un camión cayó al vacío desde el Puente Bartolomé Mitre; su chofer perdió el control y el rodado se precipitó desde una altura de casi 40 metros. El vehículo de gran porte también cargaba neumáticos y pertenecía a la misma empresa de origen brasilero.
    El 20 de enero de 2011 otro camionero brasileño perdió el control del rodado y chocó contra las barandas de contención. El vehículo quedó atravesado desde las vías férreas hasta el carril central. A raíz de esto las colas de vehículos alcanzaron los 10 kilómetros en sentido a Capital Federal. El chofer resultó ileso.
    Una semana más tarde, otro camión perdió el control en la misma zona pero a diferencia del anterior quedó, literalmente, colgado en el aire. Toda la carga del camión quedó atravesada en la ruta y las barandas de contención seriamente dañadas, por lo que se debió cortar el puente en ambos sentidos de circulación. El camión Ford Cargo provenía de la provincia de Santa Fe y transportaba repuestos de bicicletas con dirección a Buenos Aires. El rodado quedó en el aire sostenido por la carga, mientras el chofer fue rescatado ileso.
    El quinto accidente ocurrió poco más de seis meses más tarde, el 30 de agosto de 2011, cuando un camionero cayó desde 45 metros de altura en el primer puente del Complejo Zárate-Brazo Largo y salvó su vida de milagro, al sufrir sólo la fractura de la pierna derecha y golpes. El camión venía de Bahía Blanca con dirección a Uruguay, atravesó la valla de contención y se precipitó al vacío, cayendo en un sector de la costa. “Nací otra vez”, dijo el chofer, Carlos Eper, de 50 años. Al ser consultado sobre si el accidente fue producto de una falla en un neumático, Carlos agregó; “La verdad no sé, si te digo te miento”.
    Dos años más tarde, el 14 de agosto de 2013, un camión quedó colgando sobre el puente Mitre y con sus ruedas delanteras en el aire, tras perder el control a la altura del kilómetro 86 de la ruta nacional 12. Vialidad Nacional informó que luego de atravesar el peaje, y en plena subida, el vehículo de gran porte perdió el control, se incrustó contra la baranda de contención y quedó con sus ruedas colgadas, con un 80% de la cabina suspendida en el aire. Fue en la mano Zárate- Entre Ríos y el vehículo era de una empresa brasilera al igual que su conductor; que resultó ileso pero que debió ser rescatado porque no podía bajarse de la cabina, la cual pendía sobre el precipicio.
    El 23 de junio de 2014 otro vehículo de carga se despistó y cayó en la subida del puente Urquiza, a la altura del kilómetro 109 de la ruta 12. En esta oportunidad la caída fue de cinco metros de altura y el rodado quedó apoyado transversalmente, con la trompa apoyada en una calle de tierra y con la cola del semiacoplado sobre el puente. Este camión se dirigía hacia la Capital Federal y su chofer resultó ileso.
    El último, antes del originado el sábado por la tarde, fue el más trágico, cuando una mujer y un niño murieron el 25 de noviembre de 2014. En esta oportunidad, se produjo el choque entre una camioneta y un camión, que terminó cayendo al vacío. El trágico hecho ocurrió en la bajada del puente Mitre sobre el río Paraná de Las Palmas. Ambos vehículos circulaban en dirección Buenos Aires- Entre Ríos y en la bajada del puente, por razones que aún se investigan, el camión embistió en la parte trasera a la camioneta que perdió el control. El camión llevaba un semiacoplado el cual, tras el violento impacto, terminó volcado sobre la calzada. La cabina, rompió la baranda de contención y quedó pendiendo sobre el vacío, la cual segundos después se desprendió y cayó de 40 metros contra la tierra. Iban tres personas a bordo del camión, el chofer, que fue trasladado al hospital local en grave estado; y una mujer y su hijo que fallecieron en el acto. Los ocupantes de la camioneta no sufrieron heridas graves dado que el choque fue en la parte trasera del rodado.
    Por último, otra constante es que en todos los hechos se termina conociendo poca información sobre los motivos del accidente. Hay hipótesis de descompensación de sus conductores, o que el chofer directamente se durmió o, en muchos casos, aducen fallas técnicas. Pero de todos los casos se termina conociendo poco de las causales de tales accidentes que en el último tiempo fueron una constante para los zarateños.

     

    puente