• Hoy 28 - Zárate - 12.2° / 14.8°
    • Despejado
    • Presión 1007 hpa
    • Humedad 62%
  • Cómo fueron los graves incidentes y disturbios en el Concejo Deliberante

    21/10/2016

    En horas del mediodía de ayer, trabajadores de la Cooperativa “3 de Julio” y vecinos del barrio El Progreso se concentraron en las puertas del edificio ubicado en calle Brown 350, donde funciona el Centro Cultural “Tito” Alberti y el Concejo Deliberante, para efectuar su reclamo ante el tratamiento que se disponía dar en la sesión, a los expedientes que promovían la declaración de la emergencia en el transporte público, y la creación de una Sapem de transporte, bajo el mensaje acerca del riesgo que corrían los puestos laborales de la cooperativa.
    Algunas horas antes de la hora pautada para dar comienzo a la sesión, el paso por calle Brown entre Independencia y Rómulo Noya fue interrumpido por la manifestación, que colocó las unidades de transporte en las que se movilizaban los manifestantes, a lo largo de toda la arteria.
    Con bombos, pancartas, y bombas de estruendo, los trabajadores de la “3 de Julio” aguardaban el comienzo de la sesión, aunque en varios pasajes de la tarde, se vivieron momentos de tensión. Mientras realizaban su protesta, otro grupo de manifestantes realizó pintadas en todo el edificio, con mensajes contra el Intendente, así como también a los concejales.
    Dada la tensión registrada en el lugar, las autoridades del Concejo Deliberante decidieron mantener cerradas las puertas del recinto, así como también las puertas del Centro Cultural ubicado en la planta inferior. Allí se ubicó personal policial de civil, y también tomaron intervención efectivos del Grupo de Apoyo Departamental (GAD).
    Con el correr de las horas, y dada la negativa por parte de las fuerzas de seguridad al ingreso al recinto, los manifestantes comenzaron a atacar al edificio, rompiendo los vidrios del Centro Cultural. Luego de varios minutos de empujones, gritos y tensión, un grupo de personas violó la puerta posterior del “Tito” Alberti, y logró ingresar por la fuerza al lugar, venciendo la resistencia de los efectivos de policía que recibieron algunos golpes. En ese momento, se produjo el desmadre total de la situación, en la que los manifestantes lograron abrir la entrada frontal, para luego acceder a la planta superior, aunque la puerta al sector de los bloques del HCD se encontraba bloqueada y custodiada por la Policía de la Provincia de Buenos Aires.
    Luego de vencer el segundo impedimento de paso por parte de la Policía, los manifestaron finalmente poblaron el recinto, obligando a los concejales (excepto a Facundo Ocampo, que se encontraba junto a los manifestando y aseguró que las fuerzas policiales le impedían el ingreso) a recluirse en el despacho de la presidencia del Concejo. Allí, con golpes de puño, los sujetos comenzaron a golpear las puertas de los bloques, exigiendo la presencia de los ediles. La intervención policial, logró desalojar el sector de las oficinas, por lo cual toda la movilización se dirigió al recinto, donde el desborde de la situación, provocó que los manifestantes rompieran –una vez más- los cristales del lugar, una puerta, revolearan los atriles de los concejales y activaran un matafuegos que esparció polvo químico por toda la sala.
    Finalmente, desde el interior del sector de bloques, trascendió la información sobre el pase a un cuarto intermedio de la sesión, por lo cual, si bien los ánimos permanecían tensos, la situación parecía controlada y la prensa fue convocada a una conferencia que llevarían a cabo los concejales.