• Hoy 29 - Zárate - 9.8° / 10.8°
    • Nublado
    • Presión 1017 hpa
    • Humedad 92%
  • El fiscal avanzará con el análisis de las prendas y del tapizado en el caso del remisero acusado de violación

    6/5/2017

    El titular de la UFI Nº 8, Pablo Bueri, es quien se encuentra recogiendo todas las pruebas en relación al caso del presunto abuso sexual de un remisero a una joven de 17 años, ocurrido a principios de marzo en nuestra ciudad.
    El equipo de profesionales que tiene a su cargo, en la unidad especializada en conflictos familiares, violencia de género y abuso sexual, se abocará a realizar el análisis de las prendas que llevaba la joven y del tapizado del automóvil que manejaba el remisero. Ese es el próximo paso que anticipó Bueri como parte de la investigación en curso.
    Al mismo tiempo, el fiscal confirmó que el chofer sigue detenido en la unidad penitenciaria de Campana cumpliendo con el pedido de prisión preventiva que el propio Juzgado de Garantías Nro. 2 de Zárate-Campana dictó a principios de abril.
    La medida de prisión preventiva solicitada por el Dr. Bueri, se enmarca dentro de los tres requisitos necesarios para la solicitud ante el Juez de Garantías: Obstrucción en la Justicia, peligro de fuga y/o coacción a testigos.
    La causa sigue caratulada como “Abuso sexual con acceso carnal en concurso real con robo simple en grado de tentativa”. Esta última parte de la carátula se debe a que, de acuerdo a los testimonios de la damnificada, el chofer intentó robarle la cartera cuando se disponía a descender del automóvil.
    Todos los elementos probatorios que surjan de las pericias serán aportados a la causa, donde ya constan las declaraciones de testigos, de la víctima y del imputado, que se declaró inocente y cuenta con defensor oficial- en el marco de la declaración indagatoria, prevista por el Artículo 308 del Código Procesal Penal.

    El caso
    Según la denuncia, en la madrugada del pasado miércoles primero de marzo, alrededor de las 4:20 horas, la joven fue acompañada por un grupo de amigos hasta la agencia de calle Rómulo Noya, con el objetivo de tomar un remis hasta su casa en barrio San Jacinto. El viaje parecía normal hasta que, según el relato de la madre de la víctima, el chofer del remis cruzó la barrera de calle Rómulo Noya y las vías, y en vez de girar hacia el lado de Antártida Argentina, se dirigió hacia el sentido opuesto, donde manifestó que tenía un desperfecto mecánico.
    Allí, aprovechando la nocturnidad y el estado de indefensión de la joven, finalmente golpeó a su víctima y cometió el abuso sexual; según detalló el fiscal de la causa, también intentó sin éxito, arrebatarle la cartera. En un completo estado de shock, la adolescente corrió hasta su hogar en el barrio San Jacinto con varias lesiones, hasta que fue encontrada algunas horas después por un familiar.