• Hoy 24 - Zárate - 28.4°
    • Nublado
    • Presión 1006 hpa
    • Humedad 51%
  • Tipas: árboles que lloran y no da pena

    22/11/2019

    Sus lágrimas
    no son de agua.
    Es lo que segrega
    un insecto que se alimenta
    con la savia de sus hojas.

    Las enormes tipas de la Plaza Italia (foto) tapizan la vereda de la calle 19 de Marzo de amarillo y de lágrimas. Son altas, bellísimas, y no pasan desapercibidas en estos días. En esta época del año, casi al borde entre primavera y verano, el “llanto de las tipas” -ese árbol enorme de pequeñas flores amarillas-aparece como un extraño evento que sorprende a los transeúntes pero sobre todo a los automovilistas que ven en sus vehículos las “lágrimas” pegajosas de las tipas. Ese “llanto” tiene que ver con un fenómeno que sólo afecta a esta especie y a quienes pasan en estos días confiados y despreocupados por debajo de sus copas.
    Las tipas (en científico: tipuana tipu), esos altos ejemplares que embellecen veredas y parques, llegan a medir más de 30 metros con un follaje perenne y buena sombra. Vienen de la familia de las leguminosas y fueron traídas por Carlos Thays, el paisajista que a principios del siglo XX hizo de Buenos Aires un festival para los sentidos, con ceibos lapachos, tipas y jacarandás.
    Dicen los científicos y agrónomos que “el llanto de las tipas” tiene una explicación. Que sí, que llueve, pero que no es agua . Betina Guaimicheli, docente de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires cuenta, con máxima objetividad, que el fenómeno se da “por el ataque de un insecto que se llama chicharrita de la espuma ” y que “en esta época del año aparece como plaga para pinchar la hojas y beber la savia de las tipas”. La savia que no absorben, dice la experta, la excretan. Y ese líquido es lo que va formando una espuma que, cuando ya pesa demasiado, cae y moja como lluvia. A veces, mancha, ensucia y molesta , y afecta, sobre todo, a los autos que duermen a su sombra.
    En Argentina a fines del siglo XIX e inicios de siglo XX, Carlos Thays difundió el uso de este árbol para el adorno de los parques, paseos, avenidas y bulevares de las principales ciudades.

    Las tipas en flor en la Plaza Mitre.