• Hoy 24 - Zárate - 35.3° / 37.8°
    • Nublado
    • Presión 1007 hpa
    • Humedad 35%
  • Consternación en la ciudad por el homicidio de Villa Gesell

    21/1/2020

    Las calles de Zárate no tuvieron ayer el mismo ritmo que el resto de los días; en los cafés del centro, en las filas de los bancos o en los almacenes de barrio las conversaciones parecen haberse quedado trabadas en un solo tema: el homicidio de Villa Gesell que tiene como involucrados a 11 zarateños.
    “Es sorpresivo porque ahora todo el mundo habla de eso, pero la violencia entre los pibes es cada vez más grande y eso se ve acá, en Villa Gesell y en todos lados”, dice un vecino a este medio mientras descansa del fatigante calor a la sombra de una palmera en Plaza Mitre.
    Las opiniones y miradas son tantas como personas hay en la ciudad y los debates giran en la búsquedas de responsables: la falta de seguridad y prevención en la localidad balnearia, los excesos de la juventud, la cultura machista que mide cuánto daño puede una persona infligir sobre otro cuerpo, la educación, la contención. Nadie tiene una respuesta, por eso el estado general es de consternación.
    Porque las consecuencias del hecho hoy son asunto de los acusados y sus familias; pero en Zárate sobrevuela un profundo pesar que roza algo muy parecido a la vergüenza, aún entre aquellos que nunca conocieron a la víctima Fernando Báez Sosa. Las imágenes sobre lo sucedido que se repitieron durante los últimos días en los principales medios televisivos calan hondo, porque ese cuerpo inerte que continúa recibiendo ataques podría ser el de cualquier joven.
    “Yo no conozco a los chicos, pero algunos apellidos son conocidos. Es increíble que no puedan medir su temperamento y lleguen a matar a una persona. No habrá razón que los justifique”, comenta Mario, otro vecino mientras termina su café en un bar céntrico. Y agrega: “Van a tener que pagar y asumir las consecuencias, porque el dolor a esa familia que perdió un chico y de esa manera, no se lo saca nadie”.
    Ante tanta opinión vertida no deja de sorprender el silencio de la dirigencia política en su totalidad, que al cierre de esta edición no había emitido opinión ni postura al respecto, ni siquiera para expresar su repudio.

    Un video registró el momento de la agresión mortal.