• Hoy 13 - Zárate - 3.8°
    • Despejado
    • Presión 1015 hpa
    • Humedad 62%
  • Preocupa la interrupción de tratamientos médicos

    25/7/2020

    Una de las principales advertencias de los profesionales que trabajan con niños, niñas y adolescentes al inicio de la cuarentena, fue que no se suspendieran los cuidados de salud. Si bien contemplaban las limitaciones que imponía el aislamiento social, preventivo y obligatorio por la pandemia del COVID-19, recomendaban prestar atención a las cuestiones médicas de los chicos, por ejemplo.
    Frente a esto, el Observatorio Social de la Deuda Argentina de la Universidad Católica Argentina (UCA) realizó un encontró en su informe sobre las infancias en cuarentena y encontró que bajaron un 44% las consultas pediátricas por el aislamiento. Además, un 22% postergó la aplicación de vacunas obligatorias por esta situación.
    Y parte de esto preocupa a los profesionales médicos locales, en palabras del titular del Círculo Médico Zárate, Marcelo Schiavoni; quien en diálogo con LA VOZ brindó un panorama detallado de la vida de un médico en esta situación de excepción. “De esto hablamos todos los días con los colegas, y estamos convencidos de que los médicos cardiólogos tuvieron muchos pacientes que han fallecido y no los mató el Covid sino que los terminó afectado la interrupción del tratamiento al permanecer los consultorios cerrados. Es decir, se suspendieron los tratamientos, las consultas, el paciente se automedicó o abandonó su medicación directamente por miedo a salir o por el decreto de aislamiento y así suspendió el tratamiento médico iniciado antes de la pandemia. Por lo tanto creo que no se midió el daño colateral que provoca una cuarentena, yo mencionaría el daño psicológico de quien no es trabajador esencial y permanece en su casa cobrando un porcentaje de su salario, y principalmente creo que el error fue no estimular el control médico de los enfermos que venían teniendo un tratamiento pre-pandemia. Pero esta situación no es sólo de Argentina, sino de todo el mundo. En todos lados sucedió tal situación”, comenzó expresando el traumatólogo.
    GRUPOS DE RIESGO
    “Todos los países generaron miedo en lugar de empoderar a la gente a enfrentar el miedo. Es decir, tendrían que haberle dicho a la gente que la enfermedad existe, que es muy grave por la rapidez de su transmisión y cuáles son los grupos de riesgo. Y estas personas pertenecientes a los grupos de riesgo son quienes deben estar aislados. Y al mismo tiempo buscar los medios para seguir cada uno de los tratamientos médicos en marcha, porque de lo contrario termina siendo peor el remedio que la enfermedad; más aún teniendo en cuenta que íbamos a estar más de cien días aislados en función de garantizar el derecho a la salud como derecho universal de quienes ya padecían una patología previa”, evaluó el titular del círculo.
    Y luego habló de su propio caso particular, al cual dijo en tono de broma que protagonizó el “colmo del traumatólogo”. “Tuve una lesión ligamentaria en enero, me operaron, estuve con la bota ortopédica y cuando debía empezar la rehabilitación decretaron la cuarentena. Entonces teniendo en sociedad con otros colegas una clínica de rehabilitación traumatológica tuve que rehabilitarme en mi casa porque los kinesiólogos no estaban habilitados para atenderme. Y como mi caso, hubo cientos de personas, desde pacientes cardíacos hasta kinesiológicos”, reveló Schiavoni. Además confirmó que muchas obras sociales no autorizaron intervenciones quirúrgicas que, si bien no revestían gravedad, eran necesarias de hacer, como una operación de meniscos rotos a un trabajador que no podía caminar.
    CONSULTAS POR VIDEOLLAMADAS
    Pero, en realidad, no fue que las consultas no existieran; sino que se dieron por videollamadas en algunas ocasiones. Y sobre ellas pesa una gran discusión “puertas adentro” del círculo. “No el ideal de una consulta porque nosotros al paciente lo revisamos, y sabemos que toda atención debe ser presencial. Pero en algunos casos tuvimos pacientes que mandaban audios o nos consultaban de forma virtual. Y este nuevo medio, significa estar más tiempo en la atención de alguien a raíz de que no lo estamos viendo. Aparte muchos pacientes llaman a cualquier hora. Entonces nos preguntamos de qué forma tal consulta se puede cobrar, dado que es nuestra profesión y venimos de facturar cero pesos en los primeros meses de pandemia. De hecho rechazamos como círculo, por ejemplo, una propuesta de Osde de cobrar al paciente el 80% de la consulta común, presencial. Esto lo rechazamos porque se trata de una consulta que conlleva más tiempo que el presencial. Si no atendemos al paciente, lo perdemos. Y si lo atendemos debemos atenernos a cobrar un porcentual de la consulta o no cobrar nada, ya que muchas obras sociales no dan la alternativa de poder cobrarlo. Son situaciones nuevas para muchos profesionales a las cuales debemos atender como lo que somos, profesionales”, opinó Schiavoni.

    El presidente del Círculo Médico de Zárate, Dr. Marcelo Schiavoni,

    Facturando a la mitad

    Los médicos y enfermeros eran aplaudidos todos los días a las nueve de la noche, el gobierno los destacaba en cada uno de sus discursos pero la realidad es que se trata de una profesión con muchas aristas y complejidades, como cualquier otra.
    “No nos esperábamos que a raíz de la pandemia se estableciera una cuarentena tan dura y estricta, más aún después de las declaraciones del ministro de Salud Ginés González García, en el mes de febrero; quien había manifestado que la pandemia no iba a afectar a Argentina como en los países asiáticos o los europeos. Por lo tanto, podemos identificar dos etapas a nivel profesional y en relación a la subsistencia de los propios médicos como trabajadores autónomos. La primera, de marzo a abril, que fue muy dura ya que cayó a cero la facturación, por lo tanto el médico terminó siendo un caso similar de aquel comerciante que tuvo que cerrar un bazar y no tuvo ingresos para sostenerse él y su familia. Nosotros, aparte, tenemos personal empleado, desde las secretarias a quien procesa los estudios de laboratorios, el técnico de radiología y que alcanza al personal de maestranza. Aparte como autónomos tenemos un gasto muy grande en asesoría contable. Tuvimos apoyo del Estado con los ATP pero recién el mes pasado, y nos avisaron que ya no se pagarán más para este rubro profesional”, relató Schiavoni, respecto a los pormenores económicos del médico en medio de una cuarentena estricta que les impidió abrir sus consultorios.
    SITUACION DE LA CAJA DE PREVISION
    “Por otro lado, la caja de previsión de médicos tardó una eternidad en analizar ideas y ayudar a los profesionales médicos de forma concreta, teniendo en cuenta tal situación económica apremiante. Recién en junio pudieron generar una propuesta que, en realidad, se trata de un adelanto de nuestra jubilación. Es dinero nuestro, por lo tanto es una ayuda relativa. Luego hubo otro tema, que ninguna prepaga nos está ayudando, nadie contempló el gasto extra que implica adquirir alcohol en gel, alfombras que tenga cloro y no manche para los pies, el sanitizante, los guantes, las máscaras o los barbijos. Aparte para atender hoy en día, el médico debe cumplir un protocolo particular que plantea la utilización de un uniforme especial. Por lo tanto cuando el profesional comienza a sumar, termina saliendo una fortuna la adquisición de todos estos elementos que no estaban contemplados. No decimos que el gobierno se tenga que hacer cargo, pero nadie se hizo cargo de nada”, subrayó el traumatólogo, presidente del círculo local.
    Aparte aumentaron los alquileres un 20% de cada uno de los consultorios y sólo por mencionar la baja en la facturación y en las atenciones, el mes pasado confirmó sólo registraron un 45% de la facturación habitual; “luego se da otra situación en esta fase de la cuarentena, y es que estamos trabajando a media máquina, somos profesionales esenciales de la salud, los pacientes necesitan del médico y nosotros también necesitamos vivir de nuestra profesión”, esgrimió. “Hoy la preocupación de un médico es la preocupación que tiene cualquier Pyme, y el desafío actual es ver cómo reaccionará la gente, el médico necesita del paciente y viceversa. No sabemos cuánto tiempo pasará hasta que la gente pierda el miedo instaurado más allá de los protocolos sanitarios que establezcamos”, concluyó Marcelo Schiavoni, presidente del Círculo Médico local.
    Por último aseguró que mantienen un diálogo constante con clínicas, profesionales, el municipio y otros organismos propios de la profesión.