• Hoy 27 - Zárate - 11.8° / 12.2°
    • Despejado
    • Presión 1017 hpa
    • Humedad 69%
  • El desarrollo nuclear debería prever la construcción de un hospital de alta complejidad

    20/8/2020

    A principios de julio la Justicia Federal ordenó al municipio liberar los accesos a las centrales nucleares, los cuales estaban obstruidos con el objetivo de controlar el tránsito en el marco de la cuarentena.
    De ese modo, el Municipio debió ceder dado que la empresa Nucleoeléctrica -a cargo de las operaciones en las centrales nucleares Atucha I y II- tiene sus propios protocolos de seguridad que indican que no se pueden bloquear los accesos a una planta. Y esto lo establece mediante la Ley Nacional 24804 y mediante el plan de emergencia nuclear de la Municipalidad, ratificado por ordenanza 4341 del Concejo Deliberante de mayo de 2015. En los anexos de esa ordenanza se especifica que no se pueden bloquear los accesos a la planta.
    Pero teniendo en cuenta que hoy el concepto de sanidad está muy utilizado por la mayoría de la clase dirigente política, y en base a la ordenanza 4341 citada; se debe volver sobre un viejo proyecto que nunca vio la luz en Zárate y Lima, la necesidad imperiosa de que se construya un hospital de alta complejidad teniendo en cuenta que existen dos centrales nucleares, con vistas a construir una tercera, el Carem 25 y que, además, se prevé la extensión de vida de Atucha I por otros veinte años más como mínimo.
    En el año 2014 los concejales aprobaron una ordenanza para que se convoque a una “Comisión de Estudio de Pre Factibilidad de un hospital público subzonal de complejidad media” en Lima. Esto en reclamo de muchos vecinos que querían un hospital público teniendo en cuenta que allí funcionan dos centrales nucleares y una importante cantidad de empresas e industrias de logística.
    “El crecimiento demográfico de Lima no es acompañado con la provisión de los equipamientos y servicios en salud pública recomendados por organismos internacionales y nacionales”, establecen los Considerandos de la Ordenanza.
    Ante la negativa del gobierno de confirmar fondos para una obra de este tipo, el Municipio reequipó la unidad sanitaria municipal Aurelio Alleotti, convirtiéndola en un Hospital Intermedio. Una gestión muy valedera pero todavía insuficiente teniendo en cuenta tal situación sanitaria vinculada a la emergencia que pudiera llegar a suceder con tres centrales nucleares.
    Esta comisión, que debería conformarse teniendo en cuenta la ordenanza vigente, preveía requerir asesoría y aportes ministeriales como así también buscaba involucrar a colegios de profesionales de la salud y casas de estudio en estudios científicos, administrativos, contables, legales y técnicos.

    La unidad sanitaria fue reformada y convertida en un Hospital Intermedio por el Municipio.