• Hoy 10 - Zárate - 12.1° / 15°
    • Nublado
    • Presión 1020 hpa
    • Humedad 81%
  • Cianobacterias, las algas tóxicas que ponen en riesgo la salud en el Río Paraná

    8/1/2021

    En Noviembre pasado, tras analizar el agua, se determinó la existencia de cianobacterias que producen algas verde-azuladas en el Río Paraná en la zona de Zárate y Campana.
    En tanto, a mediados de diciembre, la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de Misiones (Unam) y la Entidad Binacional Yacyretá (EBY) informaron que las costas del río Paraná en la provincia de Misiones están cubiertas de floraciones de algas microscópicas potencialmente tóxicas que podrían ocasionar alergias y conjuntivitis, entre otras afecciones.
    Esto es debido a la “detección y análisis de altos registros de cianobacterias (algas) provenientes de la alta cuenca de Brasil y Paraguay en las aguas de la costanera de Posadas”. Esta situación, lejos de aplacarse, podría perdurar todo el verano dadas las condiciones climáticas.
    También fueron observadas en distintos arroyos afluentes del Paraná e inclusive en el río Uruguay. Según dijo Norma Meichtry, científica investigadora del FCEQyN y líder de la investigación, se visualizan como manchas verdes en la superficie del agua. “Son potencialmente tóxicas” para las personas, en especial los niños, la población de mayor riesgo.
    La especialista explicó que “las algas son un componente habitual de fitoplancton de los ambientes acuáticos. Son los productores primarios, como las plantas lo son en la tierra, las algas lo son en el agua. Este es el primer eslabón en las cadenas alimentarias y entre ellas se encuentran las cianobacterias”.
    Puntualmente, las cianobacterias son un grupo de algas que tiene la capacidad de liberar toxinas y cuando están en cantidades mayores a 10.000 o 20.000 células por mililitro suponen un riesgo para la salud en caso de ingesta. La floración de estas algas se vio favorecida por las condiciones climáticas. “Al haber un caudal bastante bajo y escasez de lluvias, se crean las condiciones propicias para que este grupo de algas se desarrolle en forma más importante”, explicó Meichtry.
    En el trabajo científico, Meichtry y su equipo compartieron algunas recomendaciones. La principal, claro, es evitar el contacto directo con el agua en caso de tener un tono verdoso. “Si se meten deben ducharse inmediatamente y no sumergir toda la cabeza”, aconsejó. “Lo que la población tiene que aprender es a conocer estos eventos y a tomar las medidas necesarias para su cuidado personal porque no hay otra cosa que hacer más que monitorear y controlar la cantidad de algas que hay en el río”, aseguró la experta.
    La exposición a estas algas puede provocar desde reacciones alérgicas en la piel hasta nauseas, vómitos y cefalea. Entre las posibles consecuencias también figura la conjuntivitis. Y si uno ingiere agua con cianobacterias por determinado tiempo, está consumiendo toxinas que son perjudiciales para la salud en general, promotoras de cáncer hepático las que tienen microcistinas.
    “En general a estas algas les gustan las temperaturas del agua bastante elevadas, entre 23 y 24º, son las más favorable para ellas. Y otra causa es que haya nutrientes, nitrógeno y fósforo, y la gran bajante del río Paraná, la escasez de lluvias, este creo que es el motivo más importante. Las veces que hemos tenido floraciones grandes han sido en períodos de sequía y bajante del río”, amplió Meichtry aseguró que “se pueden quedar todo el verano, ya que hay mucha densidad todavía en el río”.
    La investigadora anticipó que este problema puede perdurar y empeorar, ya que no hay forma de eliminarlas, sobre todo en un río tan amplio como el Paraná. En Misiones, la presencia de estas algas fue detectada desde la zona de Puerto Libertad hasta Posadas, así como en la vecina provincia de Corrientes, según marcó el monitoreo de la calidad del agua en el embalse de Yacyretá.

    Agua verde: A mitad de noviembre de 2020 las algas llegaron al Delta del Paraná.
    A %d blogueros les gusta esto: