• Hoy 19 - Zárate - 9.7° / 12.5°
    • Nublado
    • Presión 1018 hpa
    • Humedad 69%
  • Cooperativas eléctricas piden aumentar tarifas o préstamos accesibles para invertir

    15/1/2021

    Aún sabiendo que la inflación anual es del 40%, que el precio del cobre, del aluminio y del acero acomodan sus valores en función del aumento del dólar, con un dólar que en agosto de 2019 estaba 75 pesos y hoy 150, con un año duro de pandemia en donde las cooperativas no obtuvieron ATP para su personal, con una suba significativa de la nafta, de los salarios, los insumos y los costos operativos; el gobierno provincial y nacional pide inversiones en materia eléctrica.
    Que lo pida para empresas como Edenor, Edesur y Edelap es una situación, pero que lo demande para cooperativas del interior de la provincia de Buenos Aires, es otra; y genera malestar en todo el territorio bonaerense.
    Ante esto, las cooperativas responden; “si quieren que invirtamos, que nos den los medios”; ya que no pueden salir al mercado para conseguir préstamos y tampoco les autorizan aumentos de tarifas; las cuales siguen congeladas desde febrero de 2019.
    O sea que tal situación incide en las prestaciones de este servicio básico y esencial ya que se resienten las inversiones. De hecho, los expertos estiman que ya no hay compensación de pérdidas de las empresas, lo que da paso a un proceso de descapitalización. Además, subsisten diferencias en la distribución de subsidios entre la zona metropolitana y el Interior del país.
    Desde la propia Cooperativa Eléctrica mostraron su reclamo al no poder invertir en proyectos grandes de transformación en relación a seguir dando respuesta al crecimiento poblacional. No obstante, se focalizaron en mantener la red para evitar cortes y garantizar el servicio.
    Finalmente, anunciaron que desde el gobierno de Kicillof se encuentran evaluando un aumento de tarifas para este año de forma conjunta con el Organismo de Control de la Energía Eléctrica (OCEBA). Esto, según la Cooperativa Eléctrica de Zárate (CEZ), permitiría un desahogo financiero para las entidades cooperativas del interior bonaerense, a las cuales no les queda otra que tomar deuda con la empresa estatal que se encarga de la distribución troncal de la energía, Cammesa.
    TARIFAS: LOS FUTUROS AUMENTOS
    El secretario de Energía, Darío Martínez, reafirmó que el Gobierno pretende llegar a marzo con una tarifa de transición definida que no reflejará un esquema dolarizado ni tampoco mantener un proceso de congelamiento permanente.
    La idea de readecuación tarifaria que impulsará el Gobierno nacional tiene que mantener “una relación entre las tarifas, los salarios y las jubilaciones” y como parte de esa definición clara sumar como herramienta “la utilización de los subsidios de manera mucho mas eficiente”, sostuvo Martínez.

    Sede de la Cooperativa Eléctrica de Zárate en Bolívar y Andrade.

    Deudas con Cammesa

    En diciembre, el rojo creció un 9,2% y la tasa de cobrabilidad fue del 55%, contra un 84% registrado en el mismo mes del año pasado. Y sin certezas sobre lo que sucederá con las tarifas en 2021, las distribuidoras protegen su caja y acentúan sus deudas con el sistema.
    Mientras las tarifas residenciales de gas y electricida permanecen congeladas desde 2019, las distribuidoras de electricidad elevaron su pasivo con Cammesa, la empresa que administra el mercado eléctrico mayorista (MEM). Era previsible: sin una recomposición de tarifas a la vista, las empresas eléctricas de todo el país incrementaron su deuda con Cammesa para afectar lo menos posible su situación de caja.
    El índice de cobrabilidad de diciembre se ubicó en el 55%. La tasa es superior al momento más duro de la cuarentena, cuando en abril de este año llegó apenas al 30%. Pero sigue siendo inferior con respecto al mismo mes del año pasado, ya que diciembre de 2019 alcanzó al 84 por ciento. La tendencia es clara: la cobrabilidad del sistema viene en caída. Por lo que la cadena de pago del sector eléctrico es cada vez más endeble.
    De acuerdo al informe oficial, Cammesa debería haberle cobrado a las distribuidoras 26.845 millones de pesos por las transacciones correspondientes al mes de octubre que vencieron el 8 de diciembre. Pero percibió sólo 14.774 millones.
    Las distribuidoras que más deben son Edesur, con un rojo acumulado de más de 20.800 millones de pesos. Edenor, la otra gran distribuidora del AMBA, tuvo un desempeño diferente: no sólo abonó todo lo que compró en octubre sino que también pagó $1.140 millones para achicar su deuda total.
    La tercera distribuidora que más le debe a CAMMESA es la santafecina EPE, que acumula un rojo de $15.356 millones y en diciembre pagó apenas el 23,8% de lo que consumió de electricidad.
    Las distribuidoras del Noreste Argentino son las que acumulan las deudas más altas en términos relativos. Por ejemplo, la misionera EMSA desembolsó un 58% de lo que le correspondía en el último pago y acumula una deuda de $12.623 millones. En una situación similar se encuentra la chaqueña Secheep que apenas abonó un 10% en diciembre y registra un rojo de casi 10.000 millones de pesos. Cooperativa Bariloche, Energía San Juan y la jujeña EJESA son las únicas distribuidoras de todo el país que están al día con CAMMESA.

    A %d blogueros les gusta esto: