• Hoy 7 - Zárate - 10° / 15.4°
    • Despejado
    • Presión 1026 hpa
    • Humedad 80%
  • La presencia de Menem en Zárate

    16/2/2021

    Durante las dos presidencias de Carlos Menem, la inversión extranjera directa rozó los u$s 75.000 millones. Unos u$s 55.000 millones fueron por compras de empresas. Hubo grupos nacionales que se consolidaron y crecieron aunque otros sucumbieron.
    Los grandes jugadores internacionales, de todos los sectores, retornaron al país después de décadas o, directamente, se animaron a aterrizar en esa nueva tierra soñada que se había convertido la Argentina para el capital foráneo.
    La industria automotriz fue uno de los ejemplos más concretos.  La empresa japonesa Toyota se radica en Zárate, y durante el proceso de su construcción Carlos Menem participó de los actos de las inauguraciones en etapas de la planta, que se llevaban a cabo con ceremonias marcadas por el ritual japonés, a veces junto a Duhalde y otras  acompañado por su hija Zulemita y finalmente inaugurada el 21 de marzo de 1997.
    No fue un fenómeno aislado. Muchísimas empresas no querían perderse el tren de la historia, impulsado por la locomotora de la eliminación de aranceles, inflación cero y las compras en cuotas. En otros sectores, llegaron a radicarse a Zárate grandes empresas como la cervecera Quilmes en la Ruta 9 que lo hizo en 1992; y a pocos kilómetros de allí, la cervecera alemana Isenbeck inaugurada en 1994; la papelera Protisa una inversión de Pérez Companc inaugurada en 1994 (luego sería Papelera del Plata y hoy  Softys); Dak Américas fabricante de pet;  otras, se expandieron tal es el caso de Supermercado Norte que fue adquirido por Carrefour; la instalación del Hotel Howard Johnson en la Ruta 9, que abría  o ampliaban plazas en el país. También inauguró la instalación del reactor de la Central Nuclear Atucha II, aunque más tarde  redujo drásticamente el presupuesto de la Comisión Nacional de Energía Atómica, mientras intentaba privatizar las centrales existentes quedando así  construcción de Atucha II interrumpida en 1994.
    LAS CAMPAÑAS POLÍTICAS
    Las campañas políticas electorales lo trajeron a Zárate en dos oportunidades. Todos conocían ya el carisma y la popularidad de Menem cuando lanzó su candidatura presidencial a fines de los 80, tras ejercer como gobernador de La Rioja en dos períodos 1973-1976, y luego desde 1983 a 1989. Aún así, parecía sorprendente que con su “look” extraño y con propuestas contradictorias, pudiera vencer al aparato peronista que se encolumnaba detrás de un candidato más tradicional y formal como era Antonio Cafiero quien, además, venía ejerciendo la gobernación en Buenos Aires. Esa campaña de la interna peronista, lo trajo a Zárate poco antes de las elecciones que fueron en julio de 1988. Después de pasar por el local partidario, visitó la Municipalidad y fue recibido por el intendente Aldo Arrighí quien le entregó una plaqueta. En esas internas, venció a Cafiero y consiguió la candidatura por el PJ y la presidencia  en 1989 llevando a Eduardo Duhalde como compañero de fórmula.
    Ya como presidente,  nuevamente en campaña electoral, en el Menemóvil recorrió la ciudad. Ese día 17 de abril de 1995 llegó en avión al Club Ferroviario (donde hizo unos “jueguitos” de pelotas con los chicos) para luego en el vehículo de campaña junto a Carlos Ruckauf, Fernando Galmarini y Oscar Morano candidato a intendente del peronismo, desfiló por las calles de la ciudad para luego ir a Campana donde se sumó Jorge Varela, el candidato a intendente de esa localidad, con todo el despliegue del folklore peronista que generaban los bombos de Tula.
    EN EL DEPORTE
    Amante de todos los deportes, Menem no se perdió de practicar o disfrutar de ninguno. Apoyó a Daniel Scioli en motonáutica y llegó con él en la Argentina, a Zárate donde descendió en el C.O.M. allí improvisó un acto en el que estaba acompañado por Zulema Yoma. Fue el 4 de diciembre de 1989, poco después Scioli  sufrió un grave vuelco con su lancha en el Río Paraná, a la altura de Ramallo, y le amputaron uno de sus brazos.
    El golf también lo trajo a Zárate, fue un día de verano de 1994 cuando vestido con pantalón rojo y remera blanca, jugó en la cancha del  Smithfield Golf Club. Repitió la visita el 11 de septiembre de 1998, acompañado por el sindicalista Luis Barrionuevo y dos empresarios, jugó 9 hoyos luego almorzó en el Club con la presencia del Soldado Chamamé contando cuento.

    A %d blogueros les gusta esto: