• Hoy 19 - Zárate - 9.8° / 10.4&deg
    • Nublado
    • Presión 1025 hpa
    • Humedad 62%
  • La discusión por las clases presenciales llegó al Concejo Deliberante

    10/5/2021

    En la última sesión del Concejo Deliberante los bloques de Juntos por el Cambio y Cambiemos se cruzaron en un tenso debate en plena sesión a raíz de una resolución ingresada por el bloque opositor.
    En dicho documento, requerían al gobierno bonaerense el cumplimiento del artículo 14 de la Constitución Nacional, tratados internacionales y de la Ley de educación nacional 26.206 con el fin de que se garantice en el Partido de Zárate el pleno acceso a la educación presencial “mientras no se hayan comprobado que la permanencia de los establecimientos educativos abiertos sea causal de propagación y contagio del virus COVID-19”.
    La concejal Natalia Blanco comenzó el debate señalando que “el Estado debe garantizar este derecho. La realidad es que las familias necesitan que sus hijos e hijas vayan a la escuela porque de lo contrario pierden el contacto con sus compañeros y compañeras, olvidan conocimientos, resienten sus hábitos diarios en cuanto a niños y niñas con ciertas patologías, la falta de presencialidad va en detrimento de su aprendizaje. De hecho, los ministros bonaerenses han asegurado que las escuelas no contagian por eso evaluamos que esta decisión ha sido tomada de forma inconsulta y con total falta de empatía por el presidente. La escuela no es un foco de contagio y los propios alumnos y alumnas necesitan sociabilizar. Las escuelas deben ser las primeras en abrir y las últimas en cerrar”, opinó la edil de Juntos por el Cambio.
    Con una perspectiva contraria, la presidenta del bloque de Juntos por el Cambio, Tania Caputo, salió al cruce; “estamos en una pandemia, que condiciona esos derechos educativos y lo que prima hoy es el derecho esencial a la vida. Y en función de ello, se deben establecer políticas públicas para garantizar tal derecho a la vida. Todos los otros derechos están supeditados a ello”. Y aclaró; “dentro de las escuelas no hay contagios, sino en la transitabilidad, ya sea en el transporte o en las puertas de los colegios”.
    Por su parte, la concejala radical, María Elena Gallea, opinó; “estuvieron todo un año para planificar cómo podría desarrollarse un seguro desplazamiento y cómo aportar a la circulación de familias a las escuelas, y no lo hicieron. Aparte la mayoría de los niños y niñas son de proximidad a esos colegios”, criticó.
    En tanto el edil, y médico cirujano, Gustavo Morán; defendió las medidas sanitarias y el decreto tomado por el presidente. “Es una pérdida de tiempo discutir, se pueden hacer 400 burbujas pero esas burbujas se mueven. Quieren poner más camas, más respiradores, los compramos. Pero quien va a contratar a un terapista que tarda diez años en formarse. Entonces la propuesta es la siguiente; se aplana la curva, se abren las escuelas. En cambio, suben los contagios, se cierran las escuelas. Es simple. Es cierto que se vacunó poco, claro que se vacunó poco. Pero las vacunas son un bien escaso. Y que la experiencia nos sirva para la siguiente ecuación, baja la curva, volvamos a las clases. Suben los casos, suspendamos las clases. Basta de decir Cambiemos no hizo esto y nosotros hicimos esto que prometió Cambiemos. Basta de eso, miremos hacia el futuro”.
    Por último, el concejal de Juntos por el Cambio, Marcelo Matzkin; también criticó al gobierno nacional, provincial y municipal por sus políticas en el marco de la pandemia; aduciendo una “falta de criterios”.
    “El gobierno debe establecer parámetros sobre cuándo cerrar y cuándo abrir. Desde el 20 de marzo hasta diciembre no hubo clases. Pero hubo vacaciones, fútbol y velatorios masivos. Cómo le explicamos a un niño o una niña que había miles de personas en Mar del Plata pero no había clases. No hay terrorismo sanitario como dicen desde el oficialismo; lo que existe es una incoherencia política. Por qué no hablan, a nivel local, de cómo la gente va como ganado a testearse al Favaloro. Y después me hablan de que los padres se aglomeran en las puertas de los colegios”, esgrimió Matzkin. “En el Favaloro, el que no está contagiado, se contagia en la fila. Pero ahora la culpa es del padre que espera a los hijos en la puerta de las escuelas. Y esa persona no se contagió por Bullrich, Macri o Vidal, sino porque no saben gestionar una pandemia a nivel local, y luego de un año de experiencia y con la experiencia de Europa. Y hoy los chicos no tienen clases presenciales ni 3G, ni 4G. No tienen conexión a internet, ni siquiera computadora o celular. Y ahora vienen a hablar de virtualidad, el alumnado está a la buena voluntad de los docentes. Cuál es el presupuesto en educación local para acompañar la virtualidad; nadie lo sabe a ciencia cierta; pero por ejemplo Zárate Básquet sigue entrenando con fondos de todos los zarateños”, concluyó el edil de Juntos por el Cambio.
    Finalmente el proyecto de resolución para que regresen las clases presenciales en Zárate fue desaprobado ya que el Frente de Todos se opuso como interbloque.

    Las clases presenciales siguen suspendidas por la segunda ola de Covid.