• Hoy 28 - Zárate - 18.8° / 20.3°
    • Despejado
    • Presión 1012 hpa
    • Humedad 45%
  • Cáffaro recibió a gremialistas y hoy se esperan respuestas

    23/4/2010

    El intendente Osvaldo Cáffaro se reunió ayer en la mañana con los dirigentes de ATE (Asociación de Trabajadores del Estado) en el Palacio Municipal, que volvió a funcionar aunque con restricciones. En el encuentro ya no se habló de porcentajes de incremento salarial ni de modalidades de pago sino de cómo retribuir los días caídos por las medidas de fuerza y de priorizar a las categorías más bajas en la oferta oficial de recomposición de haberes. Ambas partes evaluarán lo manifestado y volcarán su decisión en una nueva reunión que se desarrollará hoy a las 10.30 horas.
    El mandatario municipal ratificó a los gremialistas que no discutirá el tema de los descuentos aunque sostuvo que los mismos podrían ser compensados a través de horas de trabajo. Por su parte, el sindicato propuso que sean las categorías más bajas las que reciban en un sólo pago el 23% de aumento, no así el resto del escalafón que lo podría hacer en forma escalonada.
    Aunque básicamente, al finalizar el encuentro, ambas partes estaban planteadas en el mismo lugar se destacó el grado de racionalidad con el que se retomó el diálogo. De la reunión sólo participaron el intendente, la subsecretaria de Legal y Tecnica, Laura Fangio, la secretaria de Hacienda, Patricia Fernández, el secretario general de ATE Zárate, Juan Carlos Zabala, y un referente provincial del mismo gremio. Se evitó la presencia de grupos de manifestantes tanto dentro como fuera de la Comuna.
    El encuentro se produjo como un preacuerdo entre las partes el día miércoles, después de que los trabajadores irrumpieron en el Palacio Municipal pidiendo que no se descontaran los días de paro, y transitó por los mismos carriles que hasta el momento había transitado la negociación que se vio cortada dos semanas atrás.
    Sin embargo, habría un eventual acercamiento entre las partes involucradas en este conflicto salarial, ante la posibilidad de que 270 trabajadores, correspondientes a las dos categorías más bajas del escalafón municipal puedan cobrar en un solo pago el aumento. Una propuesta surgida desde el gremio y que el equipo técnico contable del Ejecutivo evaluaba ayer para dar una respuesta en la jornada de hoy.
    “Hubiera sido interesante que esta propuesta se formulara mucho tiempo antes porque no es mala”, dijo el secretario jefe de Gabinete, Pablo Giménez, al finalizar la reunión, “lo que sucede es que ahora tenemos dificultades técnicas y de tiempo para responder, por eso tenemos que evaluar”.
    Mientras tanto, el sindicato se comprometió a evitar las manifestaciones en el Municipio y a analizar en asamblea con sus afiliados la posibilidad de compensar los días no trabajados durante la conciliación obligatoria a través de horas laborales.
    “Tenemos expectativas de que este conflicto se solucione”, sostuvo Giménez aunque reconoció que los sindicalistas no vieron viable la propuesta de compensar los días de paro con más trabajo. “El procedimiento de implementación, de aceptar el gremio, para el Ejecutivo es practicable”, agregó el funcionario, “creo que la gente puede llegar a entenderlo porque es viable y se puede hacer rápidamente”.
    Así lo manifestó también la directora de Recursos Humanos, Beatríz Frenkiel, quien informó que si bien no hay aún un diseño programado de recuperación de jornadas laborales, se evaluaría caso por caso con cada trabajador.

    LAS PUERTAS SEGUIRAN CUSTODIADAS

    El jefe de Gabinete informó que por una cuestión de preservación del patrimonio municipal y de seguridad de quienes no se mantienen en conflicto, dado los antecedentes, las puertas del Palacio Municipal permanecerán cerradas y custodiadas por personal policial.
    Mientras el acceso de calle 3 de Febrero será habilitado en el día de hoy, la puerta principal de Avenida Rivadavia no será abierta hasta tanto no se llegue a un acuerdo definitivo.
    Ayer la actividad interna del edificio municipal se retomó con normalidad aunque no se atendió a vecinos. En ese marco, desde el Ejecutivo se indicó que las jornadas de conflicto que impiden el acceso de contribuyentes repercute diariamente en la recaudación de la Comuna.
    “Sabemos que esto resiente la recaudación pero consideramos que se va a resolver prontamente”, concluyó Giménez.

    El Municipio seguirá hoy custodiado y cerrrado