• Hoy 28 - Zárate - 18.8° / 20.3°
    • Despejado
    • Presión 1012 hpa
    • Humedad 45%
  • Volvió a estancarse el acuerdo en el conflicto municipal

    24/4/2010

    Aunque el jueves el conflicto municipal parecía encaminarse hacia una solución tras la reunión del intendente Osvaldo Cáffaro con los representantes gremiales de ATE (Asociación de Trabajadores del Estado), la relación volvió a agrietarse.
    Si bien ayer ambas partes volverían a reunirse con el objetivo de avanzar sobre los puntos pre acordados el jueves en el que ambas partes se comprometieron a debatir por su lado y dar una respuesta al día siguiente, la negociación quedó trunca debido al descuento de aproximadamente 300 pesos -en ticket canasta- que se aplicaron a cerca de 200 trabajadores. Según se informó, deberían haber sido percibidos el 15 de abril.
    Los dirigentes gremiales consideraron esta medida como “una retención en castigo a los reclamos y manifestaciones”. En ese contexto, un grupo de empleados volvió a concentrarse en el interior del Palacio Municipal en horas de la tarde de ayer solicitando que se retrotraiga la decisión. Ahí permanecían hasta caída la noche.
    La reunión había sido programada para las 10.30 horas pero se retrasó hasta el mediodía. Ese sería un indicio de lo que sucedería en el resto de la jornada. El Ejecutivo no pudo responder sobre la posibilidad de otorgar el aumento de un 23% en un solo pago a los trabajadores de las dos categorías más bajas y los gremialistas no pudieron contestar sobre la posibilidad de compensar los días caídos por paro durante la conciliación obligatoria con horas laborales. Es que los descuentos ejecutados fueron el principal eje de discusión en la jornada de ayer.
    Al notar que cerraba la jornada bancaria del último día de la semana y aún no podían percibir sus tickets, los trabajadores se descontentaron y decidieron reclamar dentro de la Comuna.
    “De lo que arreglamos un día se cambió el discurso al otro”, indicó Juan Carlos Zabala, secretario general de ATE Zárate, “no hay reglas claras y esto hace desconfiar a la gente”.
    El gremialista se reunió ayer con el secretario y subsecretario de Gobierno, Ariel Ríos y Alan Fortune respectivamente quienes no tuvieron palabras para responder sobre las nuevas circunstancias pero le informaron que entre el lunes y el martes de la próxima semana podría ser reintegrada la cifra que reclamaban los trabajadores.
    No obstante los manifestantes no se movieron del hall de entrada de la Comuna esperando una señal positiva concreta y contundente para desalojar la sala.
    “Estamos tratando de calmar a los trabajadores y de convencerlos que la negociación sigue”, dijo Zabala al cierre de esta edición, cuando aún no se definía si pasarían la noche en el Palacio o si esperarían hasta la semana que viene.
    De acuerdo a lo señalado por los funcionarios municipales no habría mecanismos técnicos para restituir los descuentos hasta el próximo martes y esto había generado el descontento de los afiliados al gremio quienes mantenían la esperanza de concluir la semana con un hálito de positivismo.
    “Se trata de una retención que aplica el Ejecutivo a los trabajadores por reclamar lo que es justo, es lamentable que esto no haya permitido avanzar en los temas que se habían hablado el día anterior”, agregó Zabala, “habíamos suspendido los reclamos por más porcentaje de incremento salarial y de otras mejoras porque veíamos una nueva posibilidad de diálogo pero esto volvió a trabar todo; hay que ver ahora cómo se recupera la confianza de la gente”.

    CARTELES CONTRA EL INTENDENTE

    En el ingreso al Palacio Municipal, sobre la calle Rivadavia, se pudieron observar carteles contra el intendente Osvaldo Cáffaro pegados por trabajadores municipales.
    En los mismos, decían frases como: “Cáffaro, ésta es la dignidad que nos habías prometido”; “Sueldos: intendente $ 25.000, empleados $ 1.386, ¿hasta cuando con sueldo de hambre?”; entre otros mensajes.

    Carteles pegados por los trabajadores en la entrada al Palacio Municipal