• Hoy 27 - Zárate - 30.8° / 32.6°
    • Despejado
    • Presión 1014 hpa
    • Humedad 36%
  • Preocupación de vecinos por la instalación de un nuevo criadero de pollos

    1/2/2012

    Los vecinos de Paraje Ortiz, Escalada y El Tatú siguen preocupados por la posible instalación de nuevos criaderos avícolas los cuales generan muchas moscas como efecto secundario de estas actividades productivas.
    Esta es una vieja problemática de toda la zona, sin embargo ahora son los propios vecinos quienes denuncian la instalación de un nuevo criadero de pollos.
    En detalle, según denunciaron a este medio los propios vecinos, el nuevo establecimiento se quiere instalar en una zona que no es apta, al encontrarse cerca del casco de Escalada. Se trata de una fracción ubicada sobre el Camino a El Tatú, a 700 metros de la Ruta 193.
    “Lo que llama la atención es que está en una total contravención con la Resolución 542/ 10 del Senasa, organismo responsable de garantizar y certificar la sanidad y calidad de la producción agropecuaria, pesquera y forestal. La norma establece que se deben encontrar a más de mil metros los criaderos de pollos del casco urbano de una localidad, y este nuevo emprendimiento lo quieren ubicar a 943.87 metros; hasta nos tomamos la molestia de medir la distancia”, expresaron los vecinos.
    Por otro lado, y de acuerdo a la zonificación que establece la municipalidad, tampoco le daría la distancia para instalarse en ese predio. “Los criaderos que ya están ubicados trataremos de que se adecúen a las normas vigentes y que se mantengan limpios para no provocar la invasión de moscas; de hecho antes del verano había bajado la cantidad de moscas por varias acciones iniciadas por los propietarios. Hoy en día a lo que nos oponemos es a la instalación de este nuevo criadero que no cumple con las normas vigentes”, explicaron los vecinos.
    En la última sesión ordinaria del Concejo Deliberante, los ediles aprobaron una modificatoria a la Ordenanza N° 4001, que regula la habilitación de granjas avícolas.
    Lo principal de dicha Ordenanza es el siguiente párrafo. “Artículo 12: Los establecimientos deberán ajustar su actividad de manera tal  que el desarrollo de la misma no afecte a los vecinos. Cualquier transgresión a estas disposiciones debidamente constatadas dará motivo a la caducidad de la habilitación.
    No obstante esto, los vecinos presentaron un pedido de informe de habilitación en el Senasa el pasado 25 de enero. También ingresaron por mesa de entrada en la municipalidad, el pasado 10 de enero, a fin de esclarecer como es que se está tramitando este nuevo criadero en total contravención. “Lo que nos preocupa a nosotros es que el dueño de este establecimiento funcionó varios años de manera clandestina a escasos metros de la escuela 13. Fue un problema por mucho tiempo hasta que una inspección determinó su clausura. Además, nuestra inquietud es que las obras en el predio avanzan amén de toda la normativa vigente”, subrayaron los vecinos.
    La tranquilidad de Escalada, El Tatú y del Paraje Ortiz ya no existen. Tosqueras, criaderos de cerdos, de aves, invasión de moscas en verano, un circuito de motocross, otro de autos, un kartódromo e inescrupulosos que buscan adueñarse de terrenos ajenos con fines especulativos, son parte de un mismo paisaje que se desarrolla sin ningún tipo de planificación de parte del Estado. En este contexto, la única medida que aplicó el gobierno provincial, con apoyo del municipio, fue la declarar a Escalada “Pueblo Turístico Rural”, como si fuese la alfombra perfecta para arrojar debajo de ella todo tipo de contradicciones que genera el crecimiento de una zona que pugna por políticas públicas y más infraestructura para los vecinos.

    USURPACIONES

    Otra preocupación: cabe recordar que días atrás vecinos de Escalada y Paraje Ortis denunciaron haber visto autos desconocidos que circulan por las calles, mirando detenidamente toda la zona y personas sospechosas se bajan a preguntar sobre los dueños de algunos campos de la zona.
    El problema está en un campo de seis hectáreas, el cual tiene una dueña que se encuentra terminando de hacer la escritura de este predio. Esta propiedad siempre se utilizó para sembrar y cosechar pero, últimamente, no está siendo utilizada ni visitada.
    No obstante, estas maniobras continuaron en el tiempo cuando otro grupo de personas se acercó al lugar y mostró a los vecinos, en forma aislada, supuestos papeles que acreditaban la propiedad sobre los terrenos.