• Hoy 27 - Zárate - 12.1° / 13.5°
    • Despejado
    • Presión 1016 hpa
    • Humedad 58%
  • La violencia es una constante en la guardia del Hospital

    14/2/2012

    Desde hace una década representantes del Ejecutivo municipal, y de la propia policía, vienen asegurando que el distrito tiene las mismas necesidades en materia de seguridad que otras ciudades del Conurbano.
    De allí surgió la necesidad de instalar cámaras de seguridad; de crear la Dirección de Prevención Urbana (DPU) y de traer más patrulleros. Más allá que ninguna de estas medidas ha dado un resultado concreto, la violencia se puede notar a la salida de los boliches, en la calle, en las escuelas y, en otra escala, en el comentario de gente víctima de robos, saqueos y hurtos.
    Por si fuera poco, además del comentario diario y de la sensación generalizada, la violencia también se manifiesta en ámbitos públicos; por ejemplo el hospital.
    No es casualidad que a la dirección del hospital le resulte “complicado” contratar médicos pediatras para trabajar en la guardia ya que a los profesionales son amenazados constantemente.
    Este problema ya lo había evidenciado el director del hospital local, Miguel Lotti, en noviembre del año pasado. En su momento reconoció que existen muchos médicos pediatras amenazados y hasta agredidos por los padres de los chicos; algo característico de hospitales del Conurbano con mucha conflictividad social.
    A raíz de todo esto, la cooperadora del hospital debió reponer varias veces las puertas de la guardia pediátrica porque son destrozadas a patadas por mucha gente violenta que atenta hasta contra la atención de su propio hijo. Tampoco hay más vidrios en la guardia porque se tomó la medida de reemplazarlos por un material plástico ya que todos los fines de semana los rompían.
    Los viernes a la noche es el día más complicado y casi una preocupación constante para la administración en función de cubrir los médicos en la noche de este día particular. En un caso particular, el padre de un menor de edad tomó del cuello al médico de guardia. Otro amenazó de muerte a un profesional. “Si le pasa algo a mi hijo te mato”.
    En este clima trabajan los médicos, por eso se optó el año pasado, en contratar médicos foráneos porque ninguno del plantel estable del hospital quería hacerlo los fines de semana.
    Finalmente se contrató a dos médicos de Rosario, a quienes se les pagaban los viáticos y hasta un plus sobre el sueldo pero, dada esta realidad, no quisieron venir más a Zárate.
    Según lo averiguado por este medio, la violencia se genera en casos de familias disfuncionales o de bajos recursos. Y hay una constante que se repite; llega un adolescente golpeado por un accidente en una moto, lo atiende el médico de guardia y verifica que había consumido alcohol o drogas. Luego llega el padre, en evidente estado de alteración, y también los médicos se dan cuenta que está bajo los efectos del alcohol o de alguna droga. Entonces tanto padre como hijo demuestran tener la misma problemática.
    En consecuencia, se instalaron cámaras de seguridad en la guardia, se contrató a un personal de seguridad y se ha firmado un convenio con la provincia para que envíe a un policía para quedarse durante todo el fin de semana en la guardia, sin embargo desde el ministerio de Seguridad aducen falta de personal para cubrir tal puesto.
    Esta situación, también muchas veces denunciada por gremios docentes luego de generarse en las escuelas, es parte de una realidad que afecta directamente a la calidad en la atención. Hoy docentes y médicos deben lidiar con este problema nada nuevo pero que aún no es atendido con la seriedad que merece por el Estado provincial en el hospital local.

    La Guardia del Hospital Zonal "Virgen del Carmen" de Zárate.